Todos los niños nacen con habilidad matemática

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

¿Nacemos con habilidades matemáticas? Sí.

¿Unos mejor que otros? Pues no.

Lo demuestran los resultados del estudio realizado por un equipo de psicólogos de la Universidad Johns Hopkins (USA), dirigido por Melissa Libertus. La capacidad matemática de niños menores de seis años está fuertemente ligada a su innato y primitivo “sentido numérico”, denominado “sistema de aproximación numérica” o ANS.

“El sentido numérico” es básico en los animales, por ejemplo los que recolectan comida lo utilizan para determinar dónde pueden encontrar la mayor cantidad de frutos y plantas, o hacer un seguimiento de los alimentos que recolectan. El Institute for Brain Sciences de la Universidad de Duke (EEUU), comprobó la capacidad innata del sentido numérico estudiando a 48 bebés de seis meses de edad.

Ampliaré este concepto señalando que lo común con los otros animales es que el sentido numérico lo utilizamos para la supervivencia, pero en el caso de los humanos es mucho más complejo.

Explicaré también por qué la lógica matemática forma parte de una lógica más amplia.

El ser humano solo entiende el mundo

a través de ordenarlo según como él lo percibe.

Ordena cuando asocia una cosa con la otra, ejemplo “esta voz es de esta cara que es mi mamá, esta otra voz es de mi papá”.

Clasifica diciendo: esto es alto, bajo, grande, pesado, líquido, grueso, frío, grasoso, verde, rojo, vegetal, animal, violento, agradable, peligroso, justo, conveniente, rechaza, separa, etc.

Clasifica y agrupa, suma, resta, multiplica, divide, verdadero, falso, desarrolla capacidad crítica, ciencia, etc.

Ordenamos para poder entender lo que nos rodea y a nosotros mismo. Es el único modo que tenemos para acceder al mundo, poder interactuar con lo que hay en él y con el resto del universo. Por eso incluso en ocasiones vemos orden en donde no lo hay. Y esta ilusión muchas veces nos lleva a simplificar gravemente la realidad, pero a medida que nos damos cuenta de su complejidad vamos haciendo correcciones en la ciencia. Con ensayo y error, generación tras generación nos vamos alejando y acercando a la realidad.

Ordenamos el mundo de modo inconsciente, desde que nacemos, para poder interactuar con él. Pero nuestra forma de ordenar va cambiando con las emociones que modifican nuestra percepción.

Desarrollamos las matemáticas porque sólo ordenando entendemos el mundo. La lógica matemáticas tienen profunda relación con lo afectivo. Y los adultos no fuimos formados en una sociedad que prioriza el desarrollo afectivo, sino en la que se perjudica nuestras emociones amorosas.

El daño sufrido forma parte de nuestra percepción de la vida, y con esta inevitablemente modificamos las capacidades innatas del niño, porque para vivir necesitamos interactuar, somos una especie social. Nuestros cerebros están preparados para desarrollarse vinculados a los padres, y al resto de la manada.

Nuestras inconscientes contradicciones surgidas del estrés vivido en la infancia, alteran a nuestro hijo en su capacidad lógica de ordenar la realidad, eso es lo que da la sensación de que las matemáticas son difíciles. Las alteraciones emocionales que vivimos perturbaron nuestra lógica innata, y también lo hacen con nuestro hijo, e inconscientemente nos alejamos de las matemáticas pensando que no nacimos para esto.

Pero en realidad sucede como en la adquisición del lenguaje, nacemos con capacidad innata de aprender un idioma, pero si hasta los siete años de edad nadie nos habla, no aprenderemos a hablar. Lo mismo ocurre con las matemáticas y la capacidad de análisis crítico, si no hay un buen ambiente que lo estimule no se desarrolla plenamente, porque somos especie sociales afectivos, es decir que evolucionamos interactuando unos con los otros.

El buen ambiente depende de si las personas que dicen querer al niño tienen una intensa, recurrente y lúdica interrelación con él. Ya que lo imprevisible de las relaciones humanas estimulan la inteligencia, haciendo que emerja espontánea creatividad para responder. La educación centrada en fomentar la interacción padres-hijos junto a otras personas, posibilita un pleno desarrollo porque somos una especie social afectiva, y nos nutrimos unos de los otros alimentando nuestra vida con humanidad.

Es cierto que hay personas que tienen trastornos emocionales, pero en las matemáticas la lógica les funciona muy bien. En general esto se debe a que fueron aceptados y queridos a través de la importancia de las matemáticas, y no por ser ellos mismos. En estos individuos el factor emocional se complica, transcurre en la frustración e insatisfacción de las relaciones afectivas.

Con anterioridad expliqué extensamente en EcoNiñez cómo nuestra organización social deteriora las capacidades innatas de los niños. Con excepción de los que tienen anomalías congénitas, todos los niños nacen dotados pero nuestro sistema social mengua sus potencialidades.

Es lógico que todos los niños nazcan dotados, porque la especie humana es muy inteligente. El problema está en que nuestra sociedad destruye sus capacidades innatas.

Las matemáticas son una abstracción que colabora en nuestra tarea de interpretar la realidad para interactuar con esta.

  • Si las matemáticas son el fruto de una crianza amorosa se utilizarán para cuidar un ambiente de amor.
  • Si las matemáticas son el resultado de relaciones de carencias afectivas y sufrimiento, no serán empleadas para disfrutar de la capacidad de amar y ser amado, sino que se las utilizará como una herramienta para la destrucción emocional.

Ante todo somos seres afectivos, y nuestra historia incide sobre la percepción que tenemos de las cosas. La percepción está muy condicionada por lo que hemos vivido en el pasado.

La ciencia demostró que la capacidad para la matemática es para todos. 1) La capacidad numérica la tienen la mayoría de los mamíferos. 2) Desde que nacemos ordenamos el mundo para entenderlo e interactuar con él. Esta es mi mamá, este es mi papá, esto es grande, aquí hay muchos, aquellos son niños y estos adultos.

¿Cuándo perdemos nuestra lógica matemática? Cuando sufrimos daño emocional, estrés, nuestra lógica entra en contradicción, se desordena.

Mi hija ha tenido un desarrollo y una altísima demanda del conocimiento de las matemáticas, la tecnología informática, la psicología, la sociología, la biología, la actividad física, la música, el dibujo, porque sus emociones le permiten explorar el mundo.

Aprender es una capacidad innata, y ser social también lo es, sin embargo uno puede dirigir al niño a la ruptura del vínculo que lo sostiene y le permite tener un desarrollo saludable, causándole herida social.

EcoNiñez es una Educación centrada en el vínculo emocional, porque los humanos somos seres sociales, nos hemos desarrollado perteneciendo a una manada. La manada con su cuidado y apoyo mutuo, es anterior a la hominización, nuestros ancestros mamíferos evolucionaron en la retroalimentación que permitía el formar parte de una manada. Es decir que nuestros cerebros evolucionaron por estar preparados para desarrollarse conectados a otros cerebros de la misma especie.

Estoy de acuerdo con que el aprendizaje es una capacidad innata. Pero está el niño que desarrolló una soledad interna, y el que tiene a otros en su interior. En el caso de mi hija, nuestro amor está dentro de ella, es decir nosotros interactuamos lo suficiente y por eso somos parte de su vida, eso le da una inmensa fuerza y alegría de vivir. Cuando ella aprende por sus propios medios nosotros vibramos dentro de ella, somos parte de su ser, porque tuvimos la iniciativa de entregarnos, de enseñarle lo que sabemos y sentimos, con errores y con aciertos. Nosotros le enseñamos a ella y ella nos enseña a nosotros, aprendemos unos de otros. No esperamos que necesariamente nos pida, ella tampoco espera que se lo pidamos, cuando quiere nos enseña. Lo natural es que todos queramos enseñar y compartir lo bueno que tenemos. El aprendizaje necesita fluir en el placer de disfrutarnos mutuamente. Centrarse en fomentar la activa relación amorosa y lúdica entre adulto y niño, permite que la inteligencia del niño se desarrolle, porque ante todo es un ser social, una cría con larga dependencia que necesita aprender cómo viven los adultos de su especie. De este modo el niño es feliz, porque se nutre de sus padres, que además de apoyarlo en sus intereses también se entregan a su hijo, son padres atractivos, llenos de vida, y eso, alegra la vida a cualquier persona. Padres que en los momentos difíciles saben amparar a su hijo, así el niño se siente seguro y libre para explorar el mundo. La autonomía del niño, solo es la consecuencia de esta sana relación. Nuestra hija investiga, aprende y enseña de un modo que después de 13 años nos sigue dejando boquiabiertos.                                                              Valentina N. Escurra

Hola soy Chiara, una niña, y hace 12 años que mi educación es en casa (Homeschooling)

Todos quieren saber como aprende un homeschooler. Bueno les cuento cómo lo hice yo. Todo lo aprendí jugando con amigos y principalmente con mis padres.

Mi mamá y papá me enseñaron jugando y como eran tan divertidos y creativos, yo les decía que quería jugar más. Para mi jugar con ellos era un aventura, siempre salían con cosas nuevas, inesperadas. Y por eso les pedía que continuaran, que me contaran más. “¡¡Quiero más matemáticas!! le decía a mi papá. Y mi padre ya estaba cayéndose de sueño, y yo trataba que abriera los ojos y siguiera con los juegos y cuentos de aventuras de las matemáticas. Luego descubrí el misterio de la tecnología informática, y también quise saber más y más y más. Lo mismo me pasó con otras personas que sabían cosas interesantes y eran divertidas, tanto adultos como niños. … aaah mis padres siempre me dicen que también aprendieron mucho de mí. Lo que yo veo es que todos aprendemos de todos. A mi me gusta enseñar y que me enseñen. Me gusta la gente juguetona, creativa, espontánea que me sorprenda. ¡Vamos! a quien no le gusta que le alegren la vida.

Comencé a jugar con las Matemáticas desde pequeña y hace poco con 12 años:

CREÉ UNA CALCULADORA PARA SABER LA EDAD DEL GATO EN EL EQUIVALENTE HUMANO

Investigué otras calculadoras y noté que no tienen en cuenta algunos detalles como la maduración sexual del gato, etc. Así que decidí hacer mi propia calculadora. Primero construí una función matemática, con muchos términos, que contienen operaciones de logaritmo, raíz cuadrada, coseno, algunas potencias y exponenciales. Y luego, hice la página web, programé el código del servidor, el código JavaScript y el diseño. Creé la calculadora, el gráfico, la tabla, en inglés y en español. Me divertí haciéndolo para mi gatito y ahora lo comparto con todos.

MIRA AQUÍ LA CALCULADORA CAT’S AGE

Creé una aplicación para enseñar a los niños que son los Vectores en matemática

ENCONTRAR NÚMEROS PRIMOS

Desde los 5 años que me apasionan los números primos, por eso hice “Encontrar números primos” Esta aplicación la creé para encontrar primos hasta el número que quieras. Utilicé el lenguaje de software libre ruby.

Mi curiosidad por la programación informática se inicia a los 7 años. Cuando tenía 10 años empecé a enseñar a mis amigos, a los 11 años comencé con los tutoriales, luego creé mi academia de tecnología informática y la concluí a los 12 años de edad, que es cuando la publiqué. Creé un Software para hacer mi academia online “La Academia Chiara” además de haberla diseñado y programado, enseño a adultos y niños a desarrollar Software en lenguajes que utilizan actualmente muchas empresas.

Este vídeo lo creé para la presentación de mi academia:

Esta es mi academia ACADEMIA CHIARA

 

Y si quieren saber más sobre cómo aprendí, lean EcoNiñez Homeschooling 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Translate »
error: Content is protected !!