Resolviendo las dificultades del aprendizaje natural 3º

PorValentina Escurra

Resolviendo las dificultades del aprendizaje natural 3º

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

EcoNiñez surge porque muchos padres homeschooling y unschooling con todo el mayor esfuerzo se han dedicado a sus hijos, pero aun así se vieron invadidos por problemas angustiantes.

Muchas veces he leído en el homeschooling y unschooling “déjalo ser” como si nuestra relación con el niño no le permitiera ser él mismo. Para no ser autoritario nos alejamos del hecho natural de que nos hacemos con los otros. Inducimos al niño a una soledad interna, recibe poca humanidad, es decir poca relación humana, y especialmente la de los adultos. De este modo en la base de la educación no hacemos algo distinto que el resto de la sociedad, porque nuestra cultura educa para que reproduzcamos el doloroso hiperindividualismo.

Desde Descartes con el “pienso luego existo”, queda definido el ser humano que existe porque razona de forma individual. Los sentimientos quedan relegados al plano de la desconfianza, el amor es irracional, la amistad solo un deber a corresponder, los vínculos afectivos no nos constituyen, sino que el pensar individualmente es lo que nos permite ser.

La educación se instituye en este paradigma En el colegio te van a enseñar a pensar”. Se desgarra al niño de su entorno afectivo natural, familia y amigos, y se lo envía a uno artificial, de extraños sin vínculos afectivos con el niño, Para que aprenda a razonar y llegue a ser alguien en la vida. Piensa, y solo así luego existes”. Lo que el niño siente no importa, porque los sentimientos están en el plano de lo irracional y de la desconfianza “Deja de llorar y madura, niñato. Apartate de tus padres, deja de sentir y aprende a pensar. Válete por ti mismo, ya no necesitas a nadie.Se instaura por definición la soledad interna, un yo individual, contrario al yo-tú, al “yo soy porque nosotros somos”. Pienso por lo tanto ya no necesito al otro que me afirme, que me diga quiero tu existencia, me gusta cómo eres y lo que haces, y porque me quieres puedo pensar en nosotros. Si el Yo no está constituido en vínculos amorosos, no existen los razonamientos que nacen de y para el amor que sentimos unos por los otros. Solo si tengo sanos sentimientos, puedo tener razonamientos a favor de la vida humana y no contra ella.

A partir de Adam Smith se estableció como correcta racionalidad, buena moral y hasta como naturaleza humana, el dedicarse al propio interés individual. Esta racionalidad que en todo el mundo fue y es promocionada y ensalzada con fervor, incluso como eslogan de campañas políticas en USA, hoy la reproducimos cada uno de nosotros, sosteniendo la dictadura económica que vivimos.

Antes predominaba el Persigue tu propio interés y que gane el más fuerte.” pero hoy nos concentramos tanto en el propio interés individual, que hasta estamos perdiendo nuestra capacidad de conexión con los otros, ni siquiera nos interesa competir, sino simplemente estar solos con nuestro propio interés. “El otro no forma parte de mí Yo, no está en mi interés emocional.

Pero el niño nace con la conexión para el yo-tú, su interés es un Yo que desea hacerse con los otros, por eso aprende el idioma y la cultura que le dan los otros. El niño nace con un interés concentrado en las relaciones afectivas entre personas, su naturaleza es intersubjetiva, y nosotros le imponemos sutilmente que se dedique al propio interés individual. Es decir que nos dedicamos a destruir su capacidad innata y luego pretendemos que sea libre y feliz.

La máxima expresión del yo individual, desgarrado de su vínculo, está en los poderosos psicópatas que se han adueñado del planeta, a pesar de las razonables leyes e instituciones de control y vigilancia social que hemos construido, para que garantice la coexistencia pacífica entre individuos separados y mutuamente indiferentes.

Robert N. Bellah dirigió una investigación en los años 80 en USA, y comprobó que la población no solo había desarrollado un gran individualismo utilitarista, porque al tener cubiertas sus necesidades básicas, no encontrando felicidad en lo material, adquirieron como estilo de vida el “individualismo expresivo”. La gente participa de grupos como unos clubes de ocio y de consumo, que unen a personas que se asemejan social, cultural y económicamente. Uno de sus objetivos principales es disfrutar de la compañía de aquellos que comparten un mismo estilo de vida.

El individualismo expresivo busca maximizar el placer, en el privilegio de los proyectos personales. La identidad del individuo se construye en el aislamiento, abundan libros de autoayuda que recomiendan aislarte, aunque sea provisionalmente, para poder profundizar en tu Yo y descubrir quién realmente eres. Lo importante es que yo me exprese, experimenteEl centro está tanto en conseguir, el espacio de mi expresividad, que el otro ya ni existe, solo si me es útil para la expansión de mi expresividad. Otros que admiren mi arte, que sigan mi causa política, incluso los otros me pueden servir para sentirme buena persona al ayudarlos. Lo principal es el despliegue de mi expresividad, si el otro queda reprimido, inferiorizado, eliminado, ni me doy cuenta, ya que yo estoy concentrado en mi expresión, en mi experiencia.” Autores como Christopher Lasch, Bellah, Paul Vitz explican que el culto a la autonomía del Yo, y la obsesión por la autorealización son identificados como factores causantes de un narcisismo alienante.

Isaiah Berlin la llamaba “libertad negativa” a la libertad comprendida como liberación individual, la posibilidad de elegir sin interferencias externas, de modo que la relación con los otros, las convenciones sociales, las tradiciones, etc. son entendidos como obstáculos en el camino hacia el bienestar o la plenitud. La relación con los otros es percibida como “el otro no me deja ser Yo, el otro no debe intervenir en mi vida para que pueda ser Yo mismo, y expresar mi propio interés individual.

Los teóricos Hobbesianos propusieron una visión atomizada del individuo, considerado en sí mismo un todo completamente autónomo y autodeterminado. Para Hobbes la libertad era ausencia de impedimentos, es decir que lo que define mi vida no es lo que yo elija, sino la capacidad de elegir. La intervención de los otros en mi vida, sean estos relaciones, formas de pertenencia, etc, son obstáculos potenciales para el desarrollo de mi propia vida, que es concebida en términos de un proyecto individual. La libertad se expresa en el hombre que edificó su propio proyecto personal en solitario, sin deberle nada a nadie; de hecho, en tanto la vida económica es entendida como esencialmente competitiva, el otro es un rival, o un sujeto de interés que accede a colaborar conmigo – concertando alguna transacción mutuamente ventajosa, o formando una empresa – porque a través de ello obtiene algún tipo de ventaja personal.

Te liberas de los otros para llegar a tu auténtico Yo. Ahora sin el otro, lograrás ser tú mismo. Atrévete a ser tú mismo. El éxito depende de ti. Yo he logrado todo por mí mismo y no le debo nada a nadie. Esto es una gran mentira, ni mi nombre ha sido elegido por mí, me fue dado por otros. Vivimos una enorme y creciente patología social. Ya hemos leído en el artículo anterior cómo en todo el mundo la soledad nos está matando, y actualmente los grupos más afectados son los jóvenes y los niños

El proceso de personalización que vivimos consiste a la vez en abandono postmoderno de los grandes sistemas de sentidos, y en la hiperinversión en el Yo. Relaciones laxas, distendidas, pero que se puedan deshacer con facilidad, para dedicarse a uno mismo, autoexpresión, autosuficiencia, autonomía, “seguridad en sí mismo”.

Más consecuencias, la imaginación se pierde porque los niños no reciben la suficiente relación con los adultos. El tiempo y la calidad de la interrelación es fundamental, si la relación con los adultos que quieren al niño, no es lo suficientemente interesante, el niño irá a buscar el goce de vivir en otras cosas, películas, vídeo-juegos, móviles, comida basura, etc. se hará adicto, intentando satisfacer el vacío emocional, y se reducirá su capacidad creativa y afectiva.

Muchas de las cosas de nuestra cultura, tienen que ser analizadas y reinterpretadas junto al niño, para que él vaya adquiriendo capacidad crítica frente al sistema inhumano que nos quieren imponer. Si el niño recibe la información de la cultura sin que le transmitamos nuestra interpretación, es como entregar a nuestro hijo para un sacrificio divino, en este caso es el mercado. Su criterio de vida será el que le imponga el mercado.

Pero os aseguro que nosotros tenemos un poder mucho más fuerte, y es la profunda conexión humana. El placer de nutrirse de las relaciones humanas. Si lo recuperamos, es mucho más poderoso que cualquier otra cosa, porque esta es nuestra naturaleza, sin ella el ser humano no hubiera evolucionado, ni existido.

Hay que tener mucho cuidado a lo que se le llama “natural”, porque muchas veces se incurre en dictadura moral, utilizando la categoría de naturaleza. He escuchado a unas educadoras decir: “Si un niño sabe para qué se ha construido una silla, porque le explicamos su utilidad, respetará la silla con naturalidad”. Esto es ridículo, no respetamos las cosas porque sabemos para qué son. Si un niño no respeta una silla o lo que sea, es porque nos está avisando que algo lo está haciendo sufrir. La utilidad de la silla ni hace falta explicársela, el niño ve cómo nosotros la utilizamos, sabe que la usamos para sentarnos, se lo subestima al explicarle para qué sirve una silla. Este es un ejemplo del daño psicológico que causa nuestra concepción del “pienso luego existo”, porque creemos que el pensar algo, el saber algo, el ser consciente de algo, produce una buena conducta. Como en este caso, suponemos que el niño se comporta mal porque no conoce la utilidad de la silla. Y así invisibilizamos, que algo de lo que hacemos está causando un daño emocional en el niño.

El valor y el aprecio por las cosas pasa por recibir primero el amor de las personas. “Si yo soy una persona enamorada, porque me han amado, por lo tanto razono a través de este amor, y me sale naturalmente cuidar la vida y todo a lo que a ella se refiera, es decir el mundo entero.” En esto los indígenas maternales nos dan cátedra, tanto en la zona polar de Siberia, como en América y África se ha encontrado que a las cosas de la naturaleza se les daba la categoría de sujeto. Ejemplo: En este caso está marcando la relación afectiva “La pachamama” (la madre tierra) ser madre implica tener relación con hijos, El río es gente, la luna es gente” (ejemplo de esto lo podéis ver en la película Dersu Uzala). Cada persona tiene un gran valor afectivo para la vida de cada uno, porque su existencia depende de la relación amorosa con los otros, esto forma y constituye la base de su racionalidad, a través de este aprecio sienten e interpretan todo lo que les rodea. Del amor entre las personas nace el verdadero aprecio por la naturaleza. Del amor entre las personas nace el amor por la vida, y la racionalidad que la sustenta.

Como pensar que mi vida depende de la relación con el otro, porque me construyo con el otro. Si el otro es un infeliz, genera infelicidad a todos. La felicidad del otro me constituye, entonces deseo que el otro también sea feliz porque forma parte de mi persona. Esta no es una regla autoritaria, una imposición moralista, sino que es la experiencia que la vida humana tiene en su origen. La primera experiencia humana es sujeto-sujeto, porque dependo de un tú que me constituye, me desarrollo en alguien, dentro de alguien, me alimento de mi madre, del otro. Me constituyo como ser humano cuando hay vínculos con otros humanos, es decir dependo de otros para ser humano. Hasta en lo material no fabrico todo lo que tengo, sino que al nacer ya hay un código de vida establecido, un idioma hecho por otros con el que me significan las cosas y las interacciones humanas, una tecnología desarrollada, una cultura de significantes. Sin un tú no hay yo, el yo se hace imitando, interactuando, empatizando con un tú. Somos relación, somos un yo-tú o dicho de otro modo: Ubuntu “yo soy porque nosotros somos”.

“La neurociencia demostró que la organización del cerebro y de la mente depende de la calidad interpersonal. … La organización del cerebro es coherente con la lógica del contexto interpersonal de buenos tratos o malos tratos. …Hoy desde la neurociencia las cosas están clarísimas, la personalidad y la salud mental son una construcción social,es decir una construcción interpersonal. Todas estas visiones sesgadas, de imponer la idea de que las personas son el resultado solamente de su genoma, solamente de su biología, es algoque hoy, está totalmente desfasado.” Jorge Barudy

Los niños criados en un vínculo seguro durante sus primeros años de vida, tienen un cerebro con un hipocampo más grande, estructura clave en el aprendizaje, la memoria y la respuesta al estrés. Investigación realizada en el 2012 por un equipo de psiquiatras infantiles y neurocientíficos de la Universidad de Washington Escuela de Medicina de San Louis (EE.UU.), demuestra que los cambios en la anatomía del cerebro de los niños están vinculados a los cuidados afectivos.

Entonces lo que hemos analizado hasta ahora es que el capitalismo-liberal se ha instalado en nuestra forma de sentir a los otros. El otro es un obstáculo que no debe intervenir en mi vida, solo si yo lo demando. Yo soy con lo que yo consigo hacer con mi propio interés. Yo soy conmigo mismo, y las relaciones humanas son un añadido que utilizo. Lo peor es que creemos que hemos elegido libremente esta forma de pensar y sentir, pero no, esta fue impuesta generación tras generación. ¿Cómo? Haciéndonos gozar con artefactos, cosas, servicios, video-juegos, internet, etc. sustituyendo las relaciones afectivas interpersonales. ¡Gozamos con lo que nos hace desgraciados! nos dirigen a evitar la relación humana y en consecuencia “La soledad es la epidemia de nuestra era.”

Pero podemos recuperarnos ya que somos por naturaleza sociales. Transmite a tu hijo la importancia vital de las relaciones humanas afectivas, solo interactuando con él podrá sentir que tiene un nosotros, que lo sostiene y lo ama. El amor se comunica en la acción de relacionarnos. Si evitas la relación, evitas el amor.

Afirma lo que hace tu hijo, si te muestra algo y le dices que es precioso, le estás diciendo que él es precioso, pues, lo que ha hecho, ha salido de él. (En el próximo artículo ampliaremos este tema.)

Ahora veamos la importancia de los grupos:

Hay organizaciones, que te dejan en un vacío emocional, porque tienen una imposición moral que llega a ser utilitarista. Como por ejemplo “Debemos salir a frenar esto. No podemos permitir aquello. Hagamos una manifestación.” O se centran en decirte, “Tal teoría dice que la justicia y la libertad es esto o aquello.” etc. Es decir no te miran primero como persona, no te preguntan por tú vida. Viven todavía en la etapa de la Diosa Razón, razonamientos lógicos sin vínculo afectivo. No les interesa el ser humano integro, solo la parte del “pienso luego existo”, soberbia intelectual, tienen miedo de sentir al otro. Probablemente sufran de un profundo “apego (inseguro) evitativo”, como la mayoría en nuestra sociedad. Nunca se va a llegar a un cambio social si no se parte de generar primero vínculos sanos. Los razonamientos que sirven para sostener la vida, se sustentan en las relaciones afectivas. El filósofo Lévinas, que cité en este artículo dónde amplío más lo que aquí te expreso, vivió cinco años en el campo de concentración nazi, y nos dice que reducimos al otro si no lo miramos como una fuente de misterio infinito, es decir la soberbia intelectual no escucha al otro, no le interesa sentirlo, empatizar con él, solo utilizarlo para decirle cómo debe vivir y lo que debe hacer para que su idea de justicia se realice. Esto es violento, porque es como asesinar parte de la persona del otro en nombre de alguna racionalidad. No aprecia la vida del otro como misterio irreducctible que sobrepasa sus conceptos de lo que es el otro. No toma el contacto con el otro como lo radicalmente valioso, alguien que se encuentra más allá y por encima de mis intenciones de predecir, controlar y representar.

Busca a personas sensibles, grupos de personas que en primer lugar te miren a ti como lo más valioso. Cada persona es un tesoro infinito que nunca podremos conocer del todo, es mucho más y va más allá de cualquier razonamiento, idea o ideología de libertad, igualdad o de lo que sea. Las ideas pueden ser perfectas, pero nosotros como seres sociales que fuimos tribu en nuestros orígenes, necesitamos la mirada, la complicidad y hasta sentir que somos uno con los otros, como muchos de los pueblos originarios que siguen viviendo así y para los que nunca existirá la soledad, porque como dice Ubuntu “yo soy porque nosotros somos”. Si soy una sola cosa, una unidad con mi comunidad, la soledad no existe, esa es nuestra esencia, nuestro origen al que fue matando la maquina de acumular que hemos creado y no sabemos como parar. Hay gente sensible que busca eso, hay que intentar vivir con ellos una experiencia distinta para ser lo felices que merecemos ser todos.

Lo que aquí explico puedes verlo claramente en la excelente y preciosa película de 1998 sobre la vida de Hunter Adams, llamada “Patch Adams”, quien después de intentar suicidarse, experimenta una relación con los otros que le salva la vida, y luego construye algo maravilloso para todos, que está activo en todo el mundo. Sin embargo los que protagonizan la película Robin Williams y Philip Seymour Hoffman dos actores de enorme éxito, dinero, fama, premios Oscar, recientemente se suicidaron. Si no conectamos con el valor infinito que los otros significan para nuestra vida, no importa que tengamos éxito siguiendo el propio interés ¡¡Seremos Infelices!!

Aquí otro ejemplo sobre el tipo de conexión a la que me refiero. En Reino Unido hace 25 años que se lleva a cabo una metodología para los que sufren de esquizofrenia: “Los escuchadores de voces” son personas que se dedican a relacionarse con los que padecen este malestar, de una forma empática, afectuosa, con ternura. No niegan las voces de la esquizofrenia, sino que tratan de entender el sufrimiento que estas quieren comunicar junto a la persona que la padece. Logrando así dejar la medicación, no la necesitan más y llevan una vida normal, incluso muchos de los recuperados ayudan a otros. Míra los vídeos

 

 

Distintos modos de librarnos del otro

En los tres últimos artículos de EcoNiñez venimos viendo en qué se fundamenta la educación autónoma, qué es el propio interés, y por qué presuponemos que estos son naturales en los niños y no construidos por nuestra sociedades de sufrimiento. En los siguientes vídeos veremos cómo nuestra cultura liberal necesita obsesionarnos con la independencia o autonomía. Estamos tan dominados por esto, que percibimos que “el otro es una molestia para mi realización personal”. En muchos países, pobres y ricos, al otro se lo elimina en relaciones de poder. Uno aplasta al otro, con el machismo, racismo, marginando a la pobreza. Y en algunos países ricos, se han organizado económicamente para que el otro, deje de ser una molestia, ya no dependen unos de los otros, ya no se necesitan, vean cómo son sus vidas.

Artículos relacionados

About the author

Valentina Escurra administrator

Soy creadora de EcoNiñez, Formadora bio-psico-social para la base emocional del aprendizaje y la crianza, investigadora interdisciplinaria en educación, Experta en el Abordaje de Problemáticas Psicosociales, Amplia experiencia en la facilitar a los padres a llevar a cabo la educación de sus hijos, EcoNiñez Homeschooling. Más de 36 años de investigación y comprobación de la construcción afectiva de las personas. Por medio de la Sociología, Psicología, Antropología, Filosofía, Historia y Neurociencia. Realicé talleres y acopañamiento presenciales con Técnicas para el Abordaje de Problemáticas Sociales, Violencia Familiar e Interpersonal, Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar y el Maltrato Infanto-Juvenil, Prevención de Violencia de Género, Prevención y detección del Abuso Sexual Infantil, Promoción de la salud basada en la Teoría de Apego. Impartí charlas sobre “La base emocional para el aprendizaje”. Estudié Bellas Artes: dibujo, pintura, escultura. Y danzas contemporánea, tango-contemporáneo, malambo argentino y danza afro-brasileña. Destaco principalmente mi experiencia como Madre de una niña que ya tiene 14 años, que fue criada desde su nacimiento con el espíritu del Aprendizaje Natural, y con todo mi bagaje personal de prácticas y conocimientos obtenidos antes de ser madre. Nació con el Parto en casa, con una alumna de Michel Odent, la francesa obstetra Vendela Chignac. La crianza de mi hija fue en continuo contacto corporal, caricias, mimos, abrazos, juegos, nos entregamos y nos centramos en la interrelación desarrollando un apego seguro. Llevé a mi bebé en mi cuerpo sujetada con una kepina o quepina -vocablo Kolla: pañuelos para llevar a los hijos y cosas, ternura y cariño- Colecho, lactancia a demanda y prolongada, respeto a la psicomotricidad, y otros. La formación de estos métodos y conocimientos los recibí del Psicólogo y Pediatra Dr. Jorge Díaz Walker que lleva más de 41 años enseñando esta forma de crianza, en Bs.As. Argentina, fundó en 1974 la Asociación de ayuda Materna ÑuÑu. Pero el apego seguro se desarolla con nuestra conexión que comunica seguridad al niño frente a la situaciones de estres que la vida le va presentando. Podemos hacer lactancia prolongada y no generar en el niño un apego seguro. La experiencia de campo en la vida real, me posibilitó ver buenos resultados, y analizar a fondo los problemas y sus posibles soluciones. Por lo tanto este es un libro que surge de la praxis particular y familiar, que nos transformó y constituyó. Colaboré con la Matrona Carmen María Pons en el grupo de crianza, parto y lactancia, y continúo haciéndolo a través de Amamanta Benimamet. Desde el 2006 participo, disfruto y organizo en España, durante todo el año actividades, encuentros con más de 140 familias. Eventos pensados y diseñados para el desarrollo de los niños de familias de aprendizajes innovadores. Esta es la web aprendiendoenfamilia.org

1 comentario hasta ahora

Diego Piccinini

Diego PiccininiPosted on6:13 pm - Ene 13, 2018

El niño construye su yo con su entorno social afectivo. El solo hecho de quitarlo de su ambiente social por la fuerza, es la anulación de su yo natural. En la educación tradicional se anulaba también la relación entre pares, “niño no hables, no juegues, no te distraigas.” Pero eso no era una relación, era una bajada de línea, una imposición. Lo mismo hacen las nuevas pedagogías, imponen con autoritarismo que lo que el niño necesita para ser si mismo son cosas, no relaciones humanas, su yo se limita solo a elegir y lo siguen anulando. Es tan individualista que dicen “el niño se educa a si mismo”, ya no es un ser social. .Eso no es educación en libertad, es la dictadura pedagógica que fabrica individualistas, que viven autoengañados, imponiendo la idea de que estamos solos en la vida y que uno puede salir adelante pensando solo en si mismo., remando solo con sus propias fuerzas se “liberará”. Ni siquiera llegando a la cima de la riqueza y la fama se liberan, están presos de esta construcción y terminan suicidándose, drogándose hasta morir, etc. La expresión máxima de “el ser realizado” de este hiperindividualismo es el suicida, porque una vida sin otros no vale la pena ni vivirla.

You must be logged in to post a comment.

Translate »
error: Content is protected !!