Los Suecos lograron conseguir su mayor ideal “Que cada persona sea muy autónoma”

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

“¿Es posible que la población más autónoma e independiente del mundo esté insatisfecha?”

Los suecos estudiaron y organizaron la política desde 1972 para conseguir que cada persona sea muy autónoma en su vida. El resultado es que “uno de cada dos suecos vive solo. Uno de cada cuatro suecos muere solo… y nadie reclama su cuerpo.” Erik Gandini en su documental “La teoría sueca del amor”, nos muestra este viaje hacia ‘la soledad’ de uno de los países más ricos del planeta. En el manifiesto elaborado en el gobierno de Olof Palme, uno de los valores más importantes a conseguir, era librarse de las estructuras familiares, buscar la autonomía de cada persona.

Dice el narrador de la película “Había llegado el momento de liberar a la mujer del hombre, liberar a la gente mayor de sus hijos, liberar a los adolescentes de sus padres elaborando un manifiesto: La familia del futuro”. La idea era que ningún adulto dependiera económicamente de ningún familiar. “El principio es muy simple: cada individuo debe sentirse como un ente autónomo y no como un apéndice de su cuidador. Para lograrlo hace falta crear las condiciones económicas y sociales.” Pensaron que como consecuencia: “a partir de ahora solo las relaciones auténticas nos mantendrían unidos”. “Las relaciones auténticas entre los seres humanos deben basarse en la independencia entre las personas”.

Es la máxima expresión de la vida centrada en la autonomía de las personas, como si esta fuera la esencia del ser humano, y no la consecuencia de la estima que generan las relaciones entre los que se aman. Porque sentir amor por otro es algo que me quita de mi autocontrol, es un impulso que me dirige hacia el otro, por lo tanto sentir mucho al otro me hace depender, es un riesgo, que no pasa por mi decisión autónoma. Pero pensemos: Si mi profundo amor por los otros está muerto, mi vida está muerta aunque siga respirando. Pero esta es una libertad que me libera sobre todo del otro, el otro es un estorbo para mi libertad.

El endiosamiento de la autonomía deja ver sus resultados, un creciente número de mujeres que acuden a los bancos de esperma para tener hijos sin necesidad de mantener una relación. Este efecto produjo el gran éxito del banco de esperma más grande del mundo en Dinamarca, el cual envía por correo el líquido seminal para su aplicación casera a Suecia. Las mujeres se han liberado de los hombres, han reducido su ser a esperma. La máxima cosificación y utilitarismo humano. Para que amar al otro, tomo lo que necesito del otro, y lo demás lo descarto, no tengo por qué quererlo, no tengo por qué relacionarme, apenas tolero que exista para utilizarlo cuando quiera.

Llegamos a la esquizofrenia de creer que del otro no necesitamos nada, porque con mi dinero soy yo el que hace todo, porque yo compré el esperma con mi dinero, por lo tanto el hijo lo hice yo sola. Es una realidad artificial creada por las personas, que te hace sentir que la dependencia no existe, con dinero ya no dependemos de nadie. Se excluye al otro, todo el ser humano desaparece en el proceso de humanización, el otro no nos constituye. Todo se trasforma en cosas que compro yo solo con mi individualismo, con mi capacidad autónoma de existir. Naturalmente criar un hijo era una acción de vida compartida entre dos personas o más, hoy se concibe como una actividad individual. No necesito a nadie para criar un hijo, solo comprar semen, y servicios de guardería, a los que también compro. Con el dinero cada vez se encubre más que el ser humano es relación humana, que se humaniza con la relación amorosa entre las personas. El aumento de la tasa de suicidios deja bien claro lo que produce, el vacío del hiperindividualismo autónomo.

“En el mundo occidental puedes ocuparte de ti mismo como si fueras el proyecto más importante del mundo”, afirma el narrador de “La teoría sueca del amor”, que sigue el viaje de la autonomía atendiendo a todas las personas que mueren solas, cuerpos que ningún familiar reclama.

La empleada estatal que busca a los familiares de los cuerpos dice “Me pregunto cómo es que somos tan infelices si nadamos en la abundancia. No tienes a nadie que te abrace mientras lloras, solo un formulario que rellenar”, “La soledad está en alza. El ansia de independencia nos ha deslumbrado”.

La vida autónoma, “La teoría sueca del amor”, produjo mucha infelicidad, elevados índices de suicidios, voluntarios buscan a personas desaparecidas todos los fines de semana. Algunas personas huyen a vivir a los bosques en comunidad, tratando de encontrar la felicidad que no tienen.
El doctor Erichssen, un cirujano sueco, huyó del vacío de la autonomía a un hospital de campaña en Etiopía dice: – “aquí he encontrado un sentido a la vida”-,

y las palabras del reconocido sociólogo polaco Zygmunt Bauman terminan, finalmente, por desvelar la clave de tanta infelicidad. “Los suecos han perdido las habilidades de la socialización. Al final de la independencia no está la felicidad, está el vacío de la vida, la insignificancia de la vida y un aburrimiento absolutamente inimaginable”.

La autonomía te despoja de las habilidades de socializar. La sociedad sueca ha llevado al extremo el endiosamiento de la autonomía. Suponían que “Las relaciones auténticas entre los seres humanos deben basarse en la independencia entre las personas”. Lograr la máxima autonomía de cada persona. Ya no dependen unos de otros para vivir, han destruido la naturaleza humana, la capacidad y necesidad de sentir apoyo, amor de unos por otros, creyendo que así serian felices. Pero al destruir la esencia que nos hace humanos, han edificado el vacío que corroe su vida.

Aquí el trailer, y a continuación sigue leyendo el análisis en este artículo

PELICULA COMPLETA

Artículos relacionados

Deja un comentario

Translate »
error: Content is protected !!