Educación para el apoyo mutuo

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Las relaciones mutualistas constituyen la base de la evolución de la vida, son fundamentales en la ecología y en la biología evolutiva.

La vida en un ecosistema se modifica mutuamente, los seres vivos intervienen moldeándose unos a otros en equilibrio produciendo las condiciones para que exista la vida. La Teoría de Gaia del investigador británico James Lovelock dice que dadas unas condiciones iniciales que hicieron posible el inicio de la vida, ha sido la propia vida la que ha ido modificando esas condiciones iniciales, que la vida participa en la modificación de esas condiciones, y las condiciones resultantes son responsabilidad de la propia vida.

La Tierra es un superorganismo, compuesto por una red viviente de organismos que a través de su interacción conforman el delicado equilibrio de la biósfera. En la visión de Lovelock, el planeta es un ser vivo posiblemente inteligente (su inteligencia es la evolución misma), una unidad de la cual todas las formas de vida son parte en “la madre tierra”. La vida interviene con la vida para que haya vida.

En el ser humano por ser un animal social se potencializa la condición de los seres vivos de modificarse mutuamente, e intervenir moldeándose unos a otros en equilibrio produciendo las condiciones para que exista la vida.

Pero como el ser humano ha perdido el equilibrio natural, está poniendo en peligro a todo el planeta.

Nuestra naturaleza social nos permitió evolucionar, desarrollar afecto e inteligencia. Trabajemos juntos para recuperar nuestra esencia social, y nos llenaremos de humanidad. Porque dependemos unos de los otros para vivir, desarrollar inteligencia, ser libres y felices.

Apúntate aquí para saber más sobre el

Método de Aprendizaje EcoNiñez Homeschooling

Artículos relacionados

Deja un comentario

Translate »
error: Content is protected !!