EcoNiñez educación centrada en fomentar la Relación Afectiva y Lúdica entre las personas

PorValentina Escurra

EcoNiñez educación centrada en fomentar la Relación Afectiva y Lúdica entre las personas

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Somos seres emocionales, la libertad es real si tenemos seguridad emocional.

Dependemos unos de los otros para ser amados, libres, felices e inteligentes. Y todo esto no se obtiene desarrollando una educación autónoma, sino teniendo seguridad afectiva.

La autonomía solo hay que entenderla como una consecuencia de la seguridad emocional. Si dedicamos nuestra vida a disfrutar de las personas todas nuestras capacidades florecerán.

Nuestra sociedad organizada para la producción y el consumo, nos condujo a centrar la educación en el aprendizaje de las cosas, y ahora con el avance de la tecnología ya ni necesitamos de la relación humana, cada uno con su pantalla, con su smartphone, o con sus cosas a aprender: ya sean intelectuales u otras.

Se dirige al niño a que aprenda mayormente solo -autónomo-, y el afecto que se produce en la interacción adulto-niño, es decidido por el adulto, en muchos casos este determina que se efectúe a demanda del niño. Dirigen al niño a que él sea el guía, pero esto no es natural. En la naturaleza todos los animales adultos son los guías de sus crías, son los adultos los que por naturaleza les enseñan, y si no lo hacen, las crías no tienen ninguna posibilidad de vivir, al menos las crías que tienen largos años de dependencia para llegar a ser adultos.

He visto durante todos estos años los graves problemas afectivos que ha causado el dirigir al niño a una educación que va en contra de su naturaleza. Una cosa es no ser autoritario con el niño, tener en cuenta sus necesidades, escuchar lo que quiere, pero también enseñarle, es parte de un proceso natural; otra cosa es centrase en uno de los factores, la autonomía.

La autonomía es solo uno de los resultados de la relación de seguridad afectiva, generado por una sana relación. Entonces el centro de la educación debe estar en fomentar la sana relación entre adulto y niño, el aprendizaje va a ser mutuo, pero el adulto tiene que educar al niño porque la naturaleza lo puso en dependencia con el adulto, para que aprenda a vivir y pueda vivir.

Si el adulto tiene poca relación con los niños, actúa contra la naturaleza humana, porque somos animales que nos desarrollamos gracias a la interacción social, dependemos de esta para ser humanos sanos. Si hay escasa interacción afectiva entre adulto y niño, se producen carencias, desequilibrios emocionales.

La Metodología EcoNiñez pone como prioridad que la educación se efectúe a través de la interacción entre las personas, principalmente adulto-niño. Mayor atención en que las cosas a aprender ocurran a través de la interacción afectiva humana, que el mundo a descubrir sea a través, por y para el afecto entre las personas.

Si un niño está fascinado descubriendo o creando, es positivo no interrumpir este proceso, pero tenemos que estar seguros de no dirigirlo a que siempre esté más concentrado en las cosas sin la interacción humana, porque así centramos la educación en las cosas y ponemos la relación entre las personas a un costado, en un lugar secundario. Además esto no permite que la inteligencia del niño se desarrolle plenamente, porque nuestro cerebro es resultado del proceso evolutivo que se dio a través de los animales de intensa interacción social. Cuando se aprende en interacción con las personas, no solo se adquiere el saber que se transmiten unos a otros, sino una forma de hablar, de reír, de mirar, de escuchar, de moverse, de valorar, de querer, de sentir, etc. De este modo nos desarrollamos con mayor inteligencia, porque procesamos mucha más cantidad de información que cuando aprendemos con las cosas sin la interacción con las personas.

Cada niño necesita seguridad afectiva, esta la obtiene de la interacción cotidiana de calidad y cantidad de tiempo que pasa con dos o tres adultos significativos, así desarrolla amor e inteligencia sanas. De este modo el niño no vive en estrés, por ende su inteligencia se despliega en plenitud, de lo contrario se deteriora y se bloquea.

Estar pendiente en fomentar la relación presencial afectiva lúdica entre las personas, produce un gran desarrollo intelectual. Las emociones dirigen la percepción y las decisiones, afirma la ciencia, incluso en las matemáticas. Entonces si hay seguridad emocional, el niño se desarrolla con elevada inteligencia, porque todos los seres humanos nacemos inteligentes ¡¡ya que pertenecemos a una especie que lo es!!

Si las emociones son sanas la inteligencia se despliega en plenitud. Si las emociones crecen en estrés la inteligencia se deteriora, y en algunos casos se desarrolla una inteligencia contra el ser humano.

Cuanto más nos centramos en disfrutar de la relación recurrente afectiva y lúdica con nuestro hijo, y le mostramos con hechos de nuestra vida cotidiana que este es nuestro mayor valor en la vida (la relación afectiva hacia las personas) en consecuencia su intelecto despliega. En otras palabras, si todo lo que aprendemos y enseñamos es para amarnos unos a otros, la inteligencia florece en plenitud.

Si nos concentrarnos mucho en disfrutar de la relación humana, el niño no tiene adicciones porque prefiere a las personas y no a las cosas, por lo tanto tampoco hay rabietas, porque el niño está satisfecho con la relación con sus padres, otros adultos y amigos, es decir que está lleno de humanidad. Las personas lo llenan, no las cosas, porque estas solo son una herramienta para amar a las personas. Al no haber adicciones a las cosas no necesitamos decirle “esto no lo haces”.

En nuestro caso nuestra hija, por ejemplo las matemáticas las desarrolló jugando con nosotros a ordenar las cosas de la casa, jugamos cuidando sus peluches y juguetes, contamos los escalones, hicimos cuentos con dibujos, jugamos con personajes imaginativos, bailamos, cantamos. El resultado fue que a los seis años creaba cuentas matemáticas con raíces cuadradas y me pedía que yo las resolviera, porque me decía que me había preparado cuentas con divertidos acertijos. Cada creación matemática, programación tecnológica o cuento que ella hace, está impregnada del afecto que recibió en los momentos que aprendimos juntos.

No le gusta jugar con los juegos tecnológicos porque en el centro está el ganar y no el disfrutar presencialmente de las personas. Ve que muchos niños son engullidos por los videojuegos, los teléfonos, inteligentes, tables, etc. Ella quiere que las personas sean para las personas y no para las máquinas.

Los individuos de nuestra sociedad actualmente estamos ávidos de conexiones sociales, redes sociales etc. Pero dice el sociólogo Z.Bauman: que no queremos que esas conexiones estén bien anudadas, para que sea posible desatarlas rápidamente cuando las condiciones cambien. Como las cosas que consumimos y descartamos “…nuestros contemporáneos, desesperados al sentirse fácilmente descartables y abandonados a sus propios recursos, siempre ávidos de la seguridad de la unión y de una mano servicial con la que puedan contar en los malos momentos, es decir, desesperados por “relacionarse”. Sin embargo, desconfían todo el tiempo del “estar relacionados”, y particularmente de estar relacionados “para siempre”, por no hablar de “eternamente”, porque temen que ese estado pueda convertirse en una carga y ocasionar tensiones que no se sienten capaces ni deseosos de soportar, y que pueden limitar severamente la libertad que necesitan -sí, usted lo ha adivinado- para relacionarse…” “Así los vínculos se vuelven frágiles, la unión se desmantela y las dificultades para amar al prójimo son cada vez mayor.” “En nuestro mundo de rampante “individualización”, las relaciones son una bendición a medias. Oscilan entre un dulce sueño y una pesadilla no hay manera de decir en qué momento uno se convierte en la otra.”

Es decir que estamos preparados para generar relaciones de gran insatisfacción, e infelicidad, así nos volvemos esclavos de las carencias afectivas, y en este ambiente viven y se desarrollan nuestros niños.

La teoría del apego: es un estudio interdisciplinario que abarca los campos de las teorías psicológicas, evolutivas y etológicas. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, los huérfanos y sin hogar presentaron muchas dificultades, y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pidió al psiquiatra y psicoanalistan John Bowlby que escribiera un folleto sobre el tema, que él tituló privación materna. La teoría del apego surgió de su trabajo posterior sobre las cuestiones planteadas en 1958.

En el siguiente vídeo podemos ver las demostraciones científicas que fueron desarrollando la Teoría de Apego. Apego seguro y Apego inseguro. Casos concretos de madres y la reacción de su hijo.

 

Artículos relacionados

About the author

Valentina Escurra administrator

Soy creadora de EcoNiñez, Formadora bio-psico-social para la base emocional del aprendizaje y la crianza, investigadora interdisciplinaria en educación, Experta en el Abordaje de Problemáticas Psicosociales, Amplia experiencia en la facilitar a los padres a llevar a cabo la educación de sus hijos, EcoNiñez Homeschooling. Más de 36 años de investigación y comprobación de la construcción afectiva de las personas. Por medio de la Sociología, Psicología, Antropología, Filosofía, Historia y Neurociencia. Realicé talleres y acopañamiento presenciales con Técnicas para el Abordaje de Problemáticas Sociales, Violencia Familiar e Interpersonal, Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar y el Maltrato Infanto-Juvenil, Prevención de Violencia de Género, Prevención y detección del Abuso Sexual Infantil, Promoción de la salud basada en la Teoría de Apego. Impartí charlas sobre “La base emocional para el aprendizaje”. Estudié Bellas Artes: dibujo, pintura, escultura. Y danzas contemporánea, tango-contemporáneo, malambo argentino y danza afro-brasileña. Destaco principalmente mi experiencia como Madre de una niña que ya tiene 14 años, que fue criada desde su nacimiento con el espíritu del Aprendizaje Natural, y con todo mi bagaje personal de prácticas y conocimientos obtenidos antes de ser madre. Nació con el Parto en casa, con una alumna de Michel Odent, la francesa obstetra Vendela Chignac. La crianza de mi hija fue en continuo contacto corporal, caricias, mimos, abrazos, juegos, nos entregamos y nos centramos en la interrelación desarrollando un apego seguro. Llevé a mi bebé en mi cuerpo sujetada con una kepina o quepina -vocablo Kolla: pañuelos para llevar a los hijos y cosas, ternura y cariño- Colecho, lactancia a demanda y prolongada, respeto a la psicomotricidad, y otros. La formación de estos métodos y conocimientos los recibí del Psicólogo y Pediatra Dr. Jorge Díaz Walker que lleva más de 41 años enseñando esta forma de crianza, en Bs.As. Argentina, fundó en 1974 la Asociación de ayuda Materna ÑuÑu. Pero el apego seguro se desarolla con nuestra conexión que comunica seguridad al niño frente a la situaciones de estres que la vida le va presentando. Podemos hacer lactancia prolongada y no generar en el niño un apego seguro. La experiencia de campo en la vida real, me posibilitó ver buenos resultados, y analizar a fondo los problemas y sus posibles soluciones. Por lo tanto este es un libro que surge de la praxis particular y familiar, que nos transformó y constituyó. Colaboré con la Matrona Carmen María Pons en el grupo de crianza, parto y lactancia, y continúo haciéndolo a través de Amamanta Benimamet. Desde el 2006 participo, disfruto y organizo en España, durante todo el año actividades, encuentros con más de 140 familias. Eventos pensados y diseñados para el desarrollo de los niños de familias de aprendizajes innovadores. Esta es la web aprendiendoenfamilia.org

3 Comments so far

Cecilia JiménezPosted on5:48 pm - Ene 13, 2018

Totalmente de acuerdo, es desde casa, desde el primer vínculo cercano y amoroso con la madre que los niños obtienen la base de su desarrollo sano. Tengo dos pequeños, el más grande de 4 añitos, con el que actualmente realizamos home schooling, y me han hecho comentarios en dos sentidos, uno si no me preocupa que esté sin el ambiente escolar donde aprenderá, además de lo académico, a socializar con otros niños, y otros sorprendidos me preguntan si a qué escuela lo llevo ya que lo ven tan sociable, independiente e inteligente, a lo que a los dos respondo que eso es posible por la convivencia con nosotros sus padres, que lo hemos criado desde el apego amoroso y respetuoso, que podría ser contradictorio pero este apego y dependencia hacia nosotros le ha creado ese vínculo de seguridad que ahora manifiesta es su autonomía sana, creo firmemente en que la salud emocional nos viene de las primeras relaciones de nuestra infancia, en especial con nuestra madre. Muchas gracias por compartir tan importante información, y la experiencia con su hija, me motiva y afirma a seguir por este camino, felicidades, un abrazo! Saludos

AdelaPosted on5:46 pm - Ene 13, 2018

Hola! Muy interesante reflexión sobre la dependencia… ahora se habla mucho sobre la NO intervención respetuosa de los adultos en el desarrollo autónomo de los hijos, también desde posturas de crianza con respeto. Sin embargo aquí me surge la duda porque se habla del niño en general sin especificar edades y no se menciona los vínculos afectivos más alla de esas 2 ó 3 personas de referencia…. A partir de cierta edad (obviamente no los 4 meses ni los 2 años ) los niños sanos necesitan y piden, precisamente por el animal social q somos, piden ampliar su círculo de relaciones (y más si han sido criados con vínculos sanos y amorosos), y hay una riqueza fundamental en el vínculo, juego y aprendizaje con otros niños y adultos de edades variadas. Igualmente el juego libre y sin la presencia constante del adulto (repito, con una cierta edad, con otros niños mayores X ejemplo) cumple un importantisimo papel (ver trabajos de Peter Gray, X ej Free to learn). De alguna forma siento que en todo este artículo y algún otro q he leído aqui falta “la tribu”, el vínculo más allá de esas 2 o 3 personas de referencia q menciona Valentina (q por otrolado tan difícil siento que es en esta sociedad). Por otro lado, y es maravilloso leer acerca de Chiara, seria interesante mostrar más casos!

    valentinaPosted on5:59 pm - Ene 13, 2018

    Siempre tenemos personas más significativas en las relaciones, el apego se refiere a esas personas, esto no excluye a la tribu sino que esta es necesaria para su buen desarrollo. Al final he agregado uno de los carteles que ya he publicado en una nota anterior. Además EcoNiñez surge de haber experimentado en la crianza con nuestra hija, algo similar a la que se viven en las tribus maternales, no hemos necesitado ponerle límites (el “no debes hacer esto o aquello”), nuestra hija no tuvo una niñez con rabietas, porque hemos hablado su lenguaje, el juego el lenguaje del niño. La comunicación afectiva y lúdica desarrollo su inteligencia emocional e intelectual etc. etc. En distintos artículos menciono a tribus y científicos que han vivido hasta 40 años con tribus sin violencia. El creador de la Teoría del apego vivió en tribu. Es que no se puede explicar todo en tan corto artículo.

You must be logged in to post a comment.

Translate »
error: Content is protected !!