CI y actuales fundamentos sobre el desarrollo de la Inteligencia

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Este artículo son partes de un libro que aún no he publicado. Comparto más datos científicos sobre los fraudes científicos que desarrollaron el Coeficiente Intelectual. Y los fundamentos actuales de cómo se desarrolla la inteligencia de una especie inteligente: la humana.

Cuando invaden África, Oceanía y América en nombre de su objetividad, afirman que los grupos humanos que encuentran son salvajes, que no tienen cultura. A su vez se llaman a sí mismos civilizados, sinónimo de humanos con cultura, término contrapuesto al de salvajes, sinónimo de humanos sin cultura, y equiparados con animales salvajes. Estos son los Hombres Civilizados que matan, esclavizan y torturan a esta gente “salvaje”. Consideran a las tribus como parte de la naturaleza, por lo tanto en un lugar inferior respecto a lo que ellos llaman cultura. Lo mismo sucede con el menosprecio hacia la mujer, por ser percibida como un ser más ligado a la naturaleza, a causa de su biología reproductiva. La mujer era un ser natural y el hombre un ser cultural, la mujer estaba recluida al hogar y el hombre a lo público. Los conocimientos del hombre eran ciencia, los de las mujeres brujería.

Así la ciencia y luego la tecnociencia se declararon como las únicas capaces de ser objetivas, de ver la realidad sin interferencias. Pero esta supuesta objetividad estaba sustentada por un poder económico, que instrumentalizaba la ciencia para lograr sus fines. Estos paradigmas sirvieron de soporte para la ideología dominante. Teníamos que creer que la élite no intervenía dirigiendo la ciencia, y que el científico no intervenía con sus emociones al realizar estudios. Es muy perjudicial y no es sano suponer que no intervenimos cuando sí lo hacemos.

Por ejemplo los esclavos africanos eran considerados vagos, que “no querían trabajar” si no fuera por la disciplina que el hombre blanco les imponía no servirían para nada. Criterios que se apoyaban solo en la conducta presente, omitían la drástica intervención que hicieron en sus vidas, dejaron de lado las circunstancias emocionales, históricas y culturales. Habían sido arrancados de sus aldeas, de su tierra, de su familia, castigados a látigo, sin siquiera derecho a la queja ¿Se puede juzgar la conducta, sacada del contexto histórico cultural? ¿Es lo mismo trabajar para ti, que trabajar para quien ha destruido tu vida, tu familia y tu cultura? Trabajo, por cierto, no a cambio de una paga digna, sino a cambio de maltrato. ¿Se puede llamar a esto trabajo? ¿Es lo mismo no querer trabajar, que negarse a ser explotado, humillado, esclavizado?

Hemos dicho que esta corriente de pensamiento sostenía que para ser objetivo con algo, había que eliminar cualquier intervención. Por ejemplo para estudiar a una persona, no se tenía en cuenta ni su historia, ni su cultura, se la arrancaba de su contexto de influencias y a esto lo consideraban suficiente para lograr un criterio objetivo.

Por ejemplo en USA los eugenistas en 1911, tomaron un test de inteligencia diseñado por Binet después de su muerte, y lo manipularon. Según el creador del test, Binet, la inteligencia era algo demasiado complejo como para representarlo en un solo dato numérico. Por eso Binet remarcó que el test servía para apoyar a niños que por sus situaciones culturales, sociales y económicas, que no tenían acceso a la información que sí tenían otros niños acomodados de su edad, y que por ese motivo no se desempeñaban igual en determinadas áreas formativas. El test fue diseñado para detectar ese tipo de problemáticas sociales.

Luego los eugenistas sacándolo de contexto, lo utilizaron para examinar a la población con preguntas basadas en la cultura norteamericana. Los inmigrantes con mayores diferencias culturales resultaron los “menos inteligentes”, ya que no tenían claros los conceptos culturales norteamericanos. Pero esos resultados, fueron utilizados e interpretados luego por los científicos eugenistas de la época, para proclamar la inteligencia superior de un grupo frente al resto. Justificando también las diferencias sociales y apoyando “teóricamente” las desigualdades, imponiendo a estas diferencias como una consecuencia “lógico y natural”. Por ejemplo, la siguiente idea “el que tiene mejor posición económica es por su superioridad genética, y por ese motivo se encuentra socialmente en un sitio por encima de los otros”. Esta afirmación, impone que no existe razón para querer cambiar o mejorar el orden social establecido de superiores e inferiores. El interés por justificar la herencia biológica se debe a la necesidad de mantener los sitios de poder fijos, invariables, se busca el derecho natural de superioridad. Por eso se excluye del análisis, la situación económica particular de cada niño, como causa, solo se toma en cuenta el efecto. Así los errores de conocimiento del niño no son por falta de recursos, sino por la herencia de pertenecer a un grupo de personas incapaces de tener inteligencia, es decir los pobres.

El paleontólogo, geólogo, biólogo, historiador científico y profesor de la Universidad de Harvard Stephen Jay Gould en su libro “La falsa medida del hombre” (1981), nos dice que el origen del CI se desarrolla en la época que se buscaba dar a muchas teorías racistas base científica (principios del XX). Como la de los lombrosos -otro fraude científico- que decía que según la fisionomía de la cara, asimetrías craneales, determinadas formas de mandíbula, orejas, arcos superciliares, etc. se podía saber si una persona era un criminal. El Darwinismo Social justificaba el racismo y las desigualdades sociales de la época victoriana, basándose en un supuesto paralelismo con “la supervivencia del más fuerte”. Gould estudia los diversos intentos realizados a lo largo del tiempo para medir la inteligencia humana: primero a través de los cráneos y del tamaño del cerebro, más tarde por medio de los tests para averiguar el «coeficiente intelectual» y, finalmente, recurriendo a análisis sociológicos como los de La curva de Bell, siempre con la intención de afirmar la naturaleza hereditaria de la capacidad intelectual y, por lo tanto, la inutilidad de cualquier esfuerzo cultural y educativo. Gould denuncia la falsedad científica de estos planteamientos, que condujeron en el siglo XX a la matanza de millones de seres humanos, y que pretenden hoy perpetuar la pobreza y las injusticias sociales, explicándolas como una consecuencia inevitable de la inferioridad innata de determinados seres humanos.

Otros libros son The bell curve (1994), de Richard Herrnstein y Charles Murray, y The global bell curve (2009), del profesor británico Richard Lynn. El demógrafo y sociólogo Julio Pérez Díaz explica: “En estos libros demuestran que en EE.UU. el cociente de inteligencia heredado explica los logros, el estatus y los ingresos. De nuevo hay que leer que los negros son pobres porque son menos inteligentes que los blancos, y lindezas semejantes. Y en el libro de Lynn aplican los datos americanos al ámbito europeo. Ahora son los alemanes los que justifican su mejor situación socioeconómica por su mayor CI comparado, por ejemplo, con los franceses”.

La biología ya hace tiempo que descartó la existencia de razas. La única raza, es la raza humana. Por eso se habla de distintas etnias, y no hay diferencias genéticas que indique mayor inteligencia de una etnia y otra. Lo que si existe, es la violencia psicológica y física, y es la que realmente destruye la inteligencia.

Volviendo al test de inteligencia, quienes manipularon el test creían de antemano, que un grupo humano tenía una inteligencia de nivel superior al resto de la humanidad, y por lo tanto querían demostrarlo. Esa creencia anterior es completamente subjetiva, y se interviene en el “experimento” con esa subjetividad, con la intención de justificar el sometimiento humano.

Para la antropología existen múltiples inteligencias, no solo la lógico-matemática. La expresión corporal libre, el arte, las relaciones sociales también forman parte de la inteligencia humana. Sin embargo hay corrientes conductistas que pregonan el paradigma numérico, insisten en medir inteligencia, y dividir a nuestros niños en criaturas superdotadas, normales e infradotadas.

Por ejemplo Albert Einstein, tenía serios problemas personales para relacionarse con sus hijos y su esposa, fue un padre vacilante, y alternaba el amor y el rechazo con sus dos hijos1. ¿Entonces era superdotado en física e infradotado para relacionarse con sus hijos? ¿Entonces qué era, superdotado o infradotado? Según los valores del poder, era superdotado, si podía relacionarse afectivamente bien con sus hijos o no, eso no importa para nuestra sociedad.

Para los aborígenes Wichi, por ejemplo, sería un infradotado porque no tenía una buena relación afectiva con sus hijos. El valor de sus vidas cotidianas no pasa por las matemáticas, la física, la economía, la competencia, el exitismo, ni las tecnologías armamentísticas. Los Wichi no pondrían su inteligencia al servicio de artefactos genocidas, como la bomba atómica, como muchos físicos famosos si lo hicieron. Entonces ¿quiénes son más inteligentes para la vida de la humanidad?

Se puede utilizar la inteligencia para la vida o para la muerte. Nuestras culturas se basan en preferir, premiar y desarrollar la inteligencia que sirve para acumular poder, y no a la que sería útil para que seamos felices, como el apoyo mutuo y potenciar la capacidad de amor entre las personas. Quizás los científicos con empatía, crearán una tecnología para que los psicópatas que maneja este mundo tengan capacidad de enamorarse.

Investigaciones antropológicas y otras disciplinas científicas, afirman que estas calificaciones de superioridad o inferioridad en la inteligencia son falacias científicas, y que se manipularon los datos durante décadas, para clasificar a las personas de acuerdo a los conceptos que se querían imponer. Las conclusiones son que todos los seres humanos tenemos potencialmente similares capacidades, y se desarrollan según la cultura y el entorno afectivo.

La ciencia epigenética dice que si nuestros antepasados recibieron estrés o buenos estímulos estos se transmiten, pero solo se expresan si el ambiente es propicio para que se desencadenen. Es decir la motivación del ambiente es imprescindible. Einstein recibió estímulo musical de su madre, y entusiasmo por las matemáticas y la física lo recibió de su padre y tío ingeniero, que juntos montaron un taller de proyecto e investigación tecnológica. El pequeño Albert creció motivado por las personas que lo querían, participando de las investigaciones que se realizaban en el taller y todos los aparatos que allí había. Además, su tío incentivó sus inquietudes científicas proporcionándole libros de ciencia. Los hijos de Einstein no recibieron los estímulos de su padre, se criaron lejos de él, uno llegó a ser ingeniero, pero no destacó como él, y el otro fue sucumbido por los problemas afectivos que dañaron su mente.

Otra corriente que nació del paradigma de la ilusión de poseer la verdad absoluta, es el conductismo. La ciencia para estudiar a los seres humanos y ser objetiva, solo se limitaba a la biología y a medir la conducta. No tenía en cuenta ni la historia, ni la cultura, ni el inconsciente, ni la situación económica social y familiar. Lo que importaba era la conducta y lo biológico, el resto se descartaba para poder ser objetivo. Así, si lo único que contaba era la conducta, había que centrarse en cambiar esa conducta, o clasificar y corregir la biología.

De este modo sacaron conclusiones correlacionando conductas a fisiologías del rostro y del cuerpo, porque la únicas razones válidas para justificar las diferencias de comportamiento debían ser biológicas, ya que buscaban leyes y no causas. Si las razones eran biológicas la ciencia corregía los “errores sociales” biologicamente, por ejemplo esterilizando a los que habían clasificado como delincuentes innatos para que no se reprodujeran.

Esta información suena extraña y muchos creen que son casos aislados, sin embargo para situarnos en la gravedad que tuvo y cómo afectó al pensamiento científico, y a nuestras creencias sociales, tenemos el caso de Carolina del Norte (EEUU) que es el único que compensó económicamente a las víctimas. Allí se practicó la esterilización de personas, en su mayoría pobres y negras durante 44 años, hasta 1977, muchas de las víctimas están vivas.Ver libro “Tres generaciones y ningún imbécil”. Los movimientos Eugenistas fueron iniciados por los científicos más respetados de los Estados Unidos, tal como Sir Francis Galton, quien manipuló los datos genéticos de las anomalías de especies vegetales, comparándolas con la genética de los humanos “no aptos” para cumplir su objetivo de integridad racial, y poder justificar la interrupción de la reproducción de los rasgos “defectuosos” de las minorías raciales, a través de la esterilización forzada y de leyes injustas. La mentira organizada impuesta por un grupo de poderosos empresarios y renombrados científicos, acerca de la existencia de una “raza superior” de humanos, marcó el inicio del genocidio racial. A través del cual los eugenistas de California afirmaban que el talento y la pobreza eran rasgos hereditarios, que deberían ser mejorados con la esterilización de las personas consideradas inferiores. La fortuna de los ferrocarriles Harriman pagó a organizaciones para buscar a los inmigrantes judíos, italianos y otros en Nueva York y varias ciudades turísticas para la esterilización forzada. IBM, la Fundación Rockefeller y otros ayudaron a fundar el programa de eugenesia nazi de Alemania y Polonia, incluso financiaron el programa en el que trabajó Josef Mengele antes de ir a Auschwitz. El Presidente de Stanford David Starr Jordan declaró que las cualidades humanas y condiciones tales como el talento y la pobreza se traspasan a través de la sangre, en su epístola racial de 1902 “Sangre de una Nación”. 4

Aún hoy asistimos a aberraciones por parte de científicos, que intentan hacernos creer que han encontrado el gen de la delincuencia o de la inferioridad de algunos humanos. No hay humanos superiores ni inferiores, todos tenemos el mismo origen. Solo culpamos a las víctimas, de ser víctimas de nuestra cruel organización social.

Si nos trasladamos a los orígenes de la especie humana, al seguir la línea genealógica por vía materna de cada persona, en el árbol genealógico de toda la humanidad, la Eva mitocondrial correspondería a un antepasado femenino común, proveniente de África, que produjo una línea completa de hijas mujeres hasta nuestros tiempos. Es el ancestro femenino de toda la población actual. Los humanos modernos surgieron por primera vez en África, y se mezclaron con homínidos más arcaicos dentro y fuera de África.

De las ciencias que se basan en controlar la conducta, surge el autocontrol, control de esfínteres, gestión de las emociones, autoevaluación, autoobservación, aprendizaje autónomo, autodirigir, automonitorearse, autoinstruirse, autoevaluarse, tener voluntad de autoestimularse, autoorganizarse, con el control de todas estas acciones se lograría la autonomía, la autorregulación y la autorrealización. Después de centrarnos tanto en auto-hacernos es muy difícil no tender al autismo. Si el objetivo de la educación es lo “auto” vamos en contra de nuestra naturaleza social de dependencia, porque para amar y ser amados dependemos de que exista la relación con otros, de centrarnos y fomentar la relación entre unos y otros. Si la relación entre persona no es lo primero, no nos alimentamos de lo humano y nos deshumanizamos. La educación debería estar centrada en aprender con los otros, porque poder sentir al otro nos hace humanos. Si nos centramos en que la educación sea autónoma, dirigimos al niño a que se encierre en sí mismo, centrado en su yo, se vuelven narcisistas, egoístas, irritable, intolerable, rabietas. Se lo va incapacitando para sentir al otro, se lo entristece en su soledad emocional.

Dentro de los cuestionamientos a estas posiciones, se advierte el peligro de ¿adónde se dirigen esas metas de control y adaptación? ¿La finalidad es conseguir el control de los hombres para una buena adaptación a un determinado sistema?

La sociedad se desarrolló en el control y en que nos auto-impongamos el control.

Para no dañar nuestra naturaleza afectiva, ni el impulso de tener iniciativas de hacer cosas por nuestros propios medios, de ser creativos, nuestra vida tendría que estar centrada en el desarrollo afectivo. Sin olvidarnos que la base del mismo es la sana relación afectiva, es lo que nos constituye desde que nacemos, dándonos lenguaje, estima, capacidad de amar, etc.

Otra dificultad que afecta a nuestra percepción, es que el método conductista forma parte del inconsciente colectivo, porque es más fácil de aplicar y responsabilizar en gran parte a la víctima, en muchos casos totalmente. Por eso sirve al poder, para perpetuar el sistema de sometimiento humano. Ofrece soluciones rápidas a una problemática basándose en el principio de estimulo-reacción. Pero con el tiempo otros síntomas aparecen, porque los problemas inconscientes no se resuelven, no se cuestiona profundamente la infancia de los adultos. Es decir ¿cuándo y por qué surgieron las heridas? ¿quién las causó y cómo? ¿cuáles son sus consecuencias? ¿cómo afectan a la estructura psíquica actual? Porque el inconsciente es atemporal, las heridas del pasado están en el presente y actúan en el presente.

Nuevamente no se tiene en cuenta la historia particular y social de la persona, solo se busca que encaje y se adapte a un sistema para el cual la naturaleza no lo dotó.

En cuestión de crianza, por más que se adopten conductas de “vanguardia” -como llevar el bebé pegado al cuerpo con un pañuelo-, esto no cambiará la historia psicológica del adulto, quien repetirá tarde o temprano y de manera compulsiva el daño padecido, bajo nuevas o diferentes formas de educación, aplastando los deseos originales de la criatura.

La aplicación de recetas conductistas no producen un cambio real en la relación criatura-adulto. El simple hecho de cumplir un programa no cambiará lo que vivió el adulto.

El daño que recibimos en la infancia permanece a nivel inconsciente y la compulsión a la repetición también, ningún programa podrá modificar lo que sentimos y subyace en nuestra psiquis.

El mero cumplimiento de una serie de reglas que el adulto se imponga, como la crianza con apego por ejemplo -dormir con el niño, lactancia, etc.- no evitará que se dañe al niño. Nuestras carencias no van a desaparecer por fuerza de voluntad.

Se pueden imponer reglas que conducen al control, pero no cambiarán los sentimientos compulsivos del adulto que lo conducen a rechazar los deseos originales de la criatura.

Valoremos la observación de la conducta, siempre y cuando esta no esté aislada de su complejidad, que no vaya en detrimento de ninguno de los factores que componen nuestra vida. Significa que esta observación se realice dentro del estudio de lo psicológico que incluya al inconsciente, al factor social, histórico-cultural, y como perteneciente a la naturaleza y al universo. Pero sin tener como objetivo el control de la conducta, sino conocer más acerca de qué manera el ser humano puede construir su felicidad (libertad, afectividad, respeto a su naturaleza, etc.).

Valentina N. Escurra

Bibliografía:

1Einstein, a biography, del escritor alemán Jurgen Neffe, y Einstein, his life and the universe, del periodista y antiguo directivo de Time Walter Isaacson

2Aclaro que lamentablemente la cultura Wichi, hace años que está siendo destruida. Para más información leer a John Palmer antropólogo inglés.

3 Audiencia de Carolina del Norte explora la historia de la esterilización forzada. http://edition.cnn.com/2011/US/06/22/raleigh.eugenics.hearing/

4 Edwin Black: “Guerra contra los débiles: la eugenesia y la campaña de Estados Unidos para crear una raza superior “, “The Horrifying American Roots of Nazi Eugenics”(Las horripilantes raíces americanas de la eugenesia nazi), “Soluciones Finales: Cómo IBM ayudó a automatizar la máquina de muerte nazi en Polonia”.

¿La inteligencia se hereda de la madre? Artículo científico explicado por Javier Yanes periodista, biólogo y doctor en Bioquímica y Biología Molecular.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Translate »
error: Content is protected !!