Apego Evitativo y Aprendizaje

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Apego Inseguro Evitativo: Niños que No muestran Apego, ni conductas diferenciales hacia sus madres. Es inverso al apego seguro. Los niños no parecen verse afectados por las separaciones de la madre ni necesitar confort, no dan señales de ansiedad y evitan o ignoran a la madre cuando se reúnen con ella. La evitación se establece como una maniobra defensiva (niegan la separación). Su reacción no es muy distinta a la que muestran ante el extraño.

El niño siente que no hay apego, por lo tanto el niño es rebelde y tienen baja autoimagen y autoestima. Los patrones de inseguridad son adaptativos, ya que son reacciones que se forman por la indiferencia del cuidador.

En el patrón de evitación, el niño para minimizar las expresiones de unión, es más autónomo, incluso bajo condiciones de amenaza leve, para evitar alejar a los cuidadores -que ya están rechazados en el niño- dejando así, la posibilidad de respuesta en el caso de que surja una amenaza más grave. Muestra desinterés a la presencia o ausencia de sus cuidadores y un desapego de los mismos durante períodos de angustia, esto se produce porque el cuidador es distante, inexpresivo.

El niño aprende que expresar sus sentimientos es contraproducente y por eso se va desconectando poco a poco de ellos. Con el paso del tiempo su interés se centrará más en las actividades y los objetos, que en las emociones de las relaciones con las personas.

Se convertirá en un niño autónomo que puede tener buenos resultados académicos, mostrará cierta seguridad aparente, e incluso puede parecer autosuficiente, pero esta actitud es una estrategia de protección para evitar volver a ser rechazado o abandonado. Como el niño no encuentra respuesta a su conducta de apego, entonces no la busca más, y se hace autónomo, al mismo tiempo que se vuelve socialmente aislado, irritable y distante. Al saber que no puede contar con el apoyo del cuidador reacciona de forma defensiva.

Estas personas, como sufrieron muchos rechazos en el pasado, intentan negar la necesidad de una figura de apego, para evitar frustraciones. Es por eso que se muestran autosuficientes, no esperan nada de las relaciones con el otro “yo puedo solo”, “no necesito de nadie” y otras similares. La gran autonomía que demuestra es el resultado del temor al dolor en las relaciones con otros.

Estos niños tienen poca confianza en que otros puedan ayudarlos, poseen inseguridad hacia los demás, desconfianza, miedo a la intimidad, dificultad para depender de otros y prefieren mantenerse distantes hacia los demás. Creen tener una alta autoestima, pero solo es una pseudo-seguridad. Aparentan una autosuficiencia emocional que para muchas personas, a veces para ellos mismos, es un signo de fortaleza.

El apego inseguro evitativo está menos relacionado con la soledad porque el niño no espera nada de nadie, por lo tanto no se siente sólo, aunque emocionalmente lo esté. En las sociedades occidentales en general se promueven los apegos evitativos, posiblemente para fomentar desde temprano la autonomía de los más pequeños.

En consecuencia tienden al hiper-individualismo causado por las carencias afectivas padecidas que los llevan a estar inconscientemente centrados en sí mismo.

Consecuencias del apego inseguro en los jóvenes

La Fundación para la Salud Mental (Mind) UK encontró que la soledad era una preocupación mayor entre los jóvenes de 18 a 34 años, que en los ancianos, presentan escasos lazos afectivos fuertes y duraderos. La generación “POMO”, compuesta por jóvenes dispuestos a renunciar a realizar alguna actividad social para disfrutar de sus series favoritas en la computadora, tableta o teléfono inteligente. Tessa West, profesora de sicología de la Universidad de Nueva York, la catedrática, hizo hincapié en que más personas de las que creemos les gustaría quedarse en su casa. Así que las salidas a fiestas, bares o conciertos en algunos años dejarán de ser los planes más deseados, y serán remplazados por actividades más tranquilas como ver series y quedarse en el sillón pidiendo de cenar. La aplicación de comida Yelp Eat24 realizó una encuesta que reveló que el 50 por ciento de la gente inventa excusas para no asistir a fiestas y esto, según la app, es porque les da vergüenza admitir que no encuentran la socialización tan divertida como aparentan.

Se encuestó a dos mil personas, de entre 18 a 54 años de edad y los resultados fueron que el 35 por ciento de los hombres admiten que se preocupan mucho por la diversión que otros están teniendo mientras ellos se quedan en casa.

Sin embargo, el 55 por ciento de los encuestados dijo que se ha retirado de eventos porque simplemente no se sienten a gusto socializando, mientras que el 49 por ciento prefiere no gastar su dinero en salidas nocturnas.

Entre las conclusiones del estudio encontramos que Estados Unidos se convertirá en una “Nación Pomo” dentro de poco, que el 80% de los norteamericanos ha inventado excusas para no salir de casa, y el 30% prefiere dedicarse a tareas domésticas antes que ir a una fiesta.

¿Se acabarán las infinitas salidas de sábado? ¿Terminaremos bailando música electrónica en soledad como sucede en la peli Langosta? ¿Renunciaremos a la parte social de nuestras vidas por pura incomodidad? Hola, generación POMO (personas que disfrutan perdiéndose planes).

La OMS estima que en todo el mundo existen 322 millones de personas que padecen depresión, lo que representa un 4,4% de la población mundial, un 18% más que las cifras registradas en 2005.

El sociólogo Vinicius Sartorato nos dice que muchas de las enfermedades crecientes en el mundo tienen orígenes sociales y laborales.

“La presión psicológica sobre los trabajadores para que logren siempre mayor productividad, dentro de una lógica de concurrencia y competición, muchas veces valiéndose de jornadas abusivas, demuestran una relación directa con enfermedades como depresión y ansiedad”. Y otro aspecto importante en el registro de ese tipo de enfermedad es “la adición actual a la tecnología, cada día más común”.

Eduardo Punset nos dice: “¿Cómo habían podido las primeras comunidades sobrevivir un millón de años desconociendo la naturaleza gravitatoria de la soledad? La soledad solo surgía cuando se perdía el centro de gravedad, que todo parecía arremolinar a su alrededor; se alejaba la manada y dejaba al individuo solo consigo mismo. …la ausencia de algo de lo que todo dependía, como el sentimiento de pertenencia a la manada. De ahí arranca el origen de la empatía, que surge como el acicate principal del comportamiento prosocial. …La soledad sorprende a la víctima indefensa y totalmente desacostumbrada. Nadie está solo al nacer ni a medida que va creciendo.  …Nuestros antepasados eran, en promedio, gente pacífica que solo se sentía segura cuando formaba parte de la manada. La soledad no solo era difícil imaginarla, sino la fuente de todos los desvaríos y maltratos.”

OMS: depresión 18% más que las cifras registradas en 2005

POMO: Prefieren quedarse en casa, pedir una pizza y devorar series.

El aislamiento social nos está matando

La soledad, esa gran catástrofe humana

Artículos relacionados

Deja un comentario

Translate »
error: Content is protected !!