Category Archive Homeschooling

Chiara Escurra PorChiara Escurra

¿A qué edad podemos enseñar matemáticas?

En familia vamos respondiendo tus preguntas. Ya hace 14 años que educamos en casa (homeschooling).

PorValentina Escurra

Estar en un espacio en común no significa no ser individualista

Estar en un espacio en común no significa no ser individualista, la sociedad individualista se forma en el colegio, incluso en los colegios alternativos. En Suecia está severamente prohibido el homeschooling y es una de las sociedades más individualista del planeta, gran parte de la población vive sola, mueren y nadie se da cuenta, cuando empieza a oler a podrido los vecinos avisan, y para esto pasa mucho tiempo porque el clima frío retrasa la descomposición. Los colegios hacen antisociales a los niños, por el grado de violencia que hay ahí.

El homeschooling no es lo ideal, los padres hacemos mucho esfuerzo para socializar, nos ocupamos de hacerlo, claro que sería muy bueno contar con espacios comunes como una tribu, donde ni padres ni otros adultos estuviéramos separados en mundos artificiales.

Pero la racionalidad individualista lo carcome todo, socava nuestra capacidad social, los colegios alternativos experimentan también una gran violencia. Hace 14 años que ayudo a los padres que también desescolarizen de los colegios no directivos, libres, activos, etc. etc. 

La afectividad es lo más importante para el desarrollo de la inteligencia y para tener una vida feliz. La escuela fue creada para hacinar niños con una persona, para que los padres entreguen su energía de juventud a la acumulación tan poderosa que estamos padeciendo. Utilizan esa energía de juventud que la naturaleza organizó para cuidar a nuestras crías. 

Si una madre sola se estresa con dos o tres niños, una maestra sola no puede satisfacer la necesidades 7, 10 o más niños, por un lado, no le queda otra que reprimir a los niños para que no se hagan daño entre ellos, y por otro nunca reciben la suficiente atención porque son muchos niños.

Miremos la naturaleza, nosotros somos una especie social, de grupo, de manada, de tribu, y en estas siempre hay más adultos que niños para cuidarlos y ser eficientes para mantener la vida del grupo. Solo pasamos a ser más niños que adultos cuando organizamos nuestras sociedades para la acumulación, nos dedicamos a mantener a los faraones caprichosos a costa de nuestros hijos. (V. Escurra)

Este tema continúa el siguiente artículo:

Sociedades Inmaduras

 

 

PorValentina Escurra

Homeschooling Nuestra hija tiene 12 años y su educación siempre fue en casa

Valentina Escurra, Diego Piccinini y nuestra hija Chiara (homeschooler)

-¿Por qué eligieron el homeschooling?

Porque es antinatural separar a los hijos de los padres para ser educados, ningún animal social lo hace, todos apoyan el vínculo natural y enseñan a vivir a sus crías sin arrancarlas de la relación. Somos la única especie social que entrega su cría a otro para ser educada y la desequilibra emocionalmente, por eso hay tanta violencia en los colegios y en la sociedad. La naturaleza nos dotó de capacidad para tener hijos en la juventud porque tenemos más energía para cuidarlos y educarlos. El sistema escolar se creó para hacinar a los niños, y así poder utilizar la energía de juventud de los padres en función de las grandes acumulaciones monetarias. Se destruye el vínculo natural del niño con su familia, y se lo remplaza por otro artificial de adultos y niños desconocidos. Esto se hace con un ser que es por naturaleza elevadamente dependiente de sus progenitores. Se desequilibra emocionalmente a los niños y luego para contenerlos se pretende educarlos en valores. Si sabemos que una madre con tres hijos apenas da abasto, generalmente necesita ayuda de otros adultos para poder atender a los niños. ¿Cómo un maestro con 10, 20 o 30 puede atenderlos bien? No le queda otros recursos que la coacción y el autoritarismo.

-¿Hay tipos o métodos concretos de enseñanza en el homeschooling? ¿Cuál eligieron?

Sí, hay varios. Nosotros creamos nuestro método para educar, y decidimos continuar de esa forma a medida que fuimos viendo lo feliz que era nuestra hija, que su deseo de aprender, descubrir y crear se hacía enorme. El método educativo que utilizamos lo llamamos EcoNiñez, se centra en desarrollar relaciones sociales afectivas sanas, no en ver al otro como un competidor a eliminar, sino en sentirlo como un ser valioso, lleno de riqueza humana en el que se puede confiar, apoyándose mutuamente, y así se aprende más, compartiendo y disfrutando. En el colegio los niños se vuelven antisociales, se miden con las notas, tienen miedo a ser tratados de tontos, se desvalorizan, desprecian, se humillan unos a otros, sufren acoso, violencia, depresión, estrés, suicidio. ¿Cómo pueden aprender en ese estado, si están pendientes de no quedar como tontos, de que nota se van a sacar, en lugar de concentrarse y disfrutar del aprendizaje?

-¿Hay materias obligatorias? (enseñar a leer y escribir, inglés, matemáticas…)

¿Cómo controlan su evolución?

Trasmitir cultura es parte de la naturaleza de nuestra especie, leer, escribir, matemáticas, inglés es lo que utilizamos en nuestra sociedad, si no lo trasmitimos el niño queda excluido no sólo de la sociedad sino de la propia familia.

No controlamos su evolución sino que compartimos la vida, disfrutamos enseñando y aprendiendo mutuamente con nuestra hija. Luego nos damos cuenta del nivel, porque aveces ayuda a otros niños, que van al colegio, con sus deberes, que tienen uno y dos años más que ella. También Chiara enseña a desarrollar Software a otros, por eso ha creado su Academia.

Chiara nos cuenta su experiencia:

-Siempre me eduqué en casa, mi curiosidad por la programación informática se inicia a los 7 años. Cuando tenía 10 años empecé a enseñar a mis amigos, a los 11 años comencé con los tutoriales, luego creé mi academia de tecnología informática y la concluí a los 12 años de edad, que es cuando la publiqué. Creé un Software para hacer mi academia online “La Academia Chiara” además de haberla diseñado y programado, enseño a adultos y niños a desarrollar Software en lenguajes que utilizan actualmente muchas empresas.

Este vídeo lo hice para la presentación de mi academia:

Haz clic aquí para ver mi academia Academia Chiara

 

Me gusta jugar con las Matemáticas desde los 3 años de edad y hace poco:

Investigué otras calculadoras y noté que no tienen en cuenta algunos detalles como la maduración sexual del gato, etc. Así que decidí hacer mi propia calculadora. Primero construí una función matemática, con muchos términos, que contienen operaciones de logaritmo, raíz cuadrada, coseno, algunas potencias y exponenciales. Y luego, hice la página web, programé el código del servidor, el código JavaScript y el diseño. Creé la calculadora, el gráfico, la tabla, en inglés y en español. Me divertí haciéndolo. Lo construí para mi gatito y ahora lo comparto con todos.

LA CALCULADORA CAT’S AGE http://chiaraani.aprendiendoenfamilia.org

También creé una aplicación para enseñar a los niños que son los Vectores en matemática:

Vectors

¿Qué es un vector? Crea un vector. Suma de vectores. etc.

 

Desde los 5 años que me apasiona los números primos, por eso hice

Encontrar números primos: hasta el número que quieras.

Para crearlo utilicé el lenguaje de software libre ruby.

Chiara Crea cuentos

Dentro de poco voy a publicar cuentos que creé, algunos los hice cuando era pequeña y otros son más actuales. Este lo hice para un niño de 3 años al que tengo cariño Chiara Crea cuentos

-¿Socializa vuestra hija con otros niños? ¿Cómo lo hace?

Ayudando al vecino con sus deberes escolares, enseñando a otros niños a crear software, hace actividades extra-escolares, karate, danza, guitarra, teatro. Organizamos salidas con otras familias para aprender en la naturaleza con científicos de geología, biología etc. y luego comemos juntos y los niños juegan hasta que se acaba el día. Y vamos a fiestas de cumpleaños y de pueblos de nuestros amigos. Organizamos excursiones de tres o cuatro días con otras familias. Con la gente del pueblo y como se socializó el ser humano durante millones de años antes de que existiera la escuela.

-El adoctrinamiento religioso es un motivo importante para elegir la educación en casa ¿es esto cierto?

No conocimos a nadie que adoctrine educando en casa. El adoctrinamiento no tiene relación directa con la educación en casa, si se quiere adoctrinar se puede enviar al niño a un colegio donde lo adoctrinen.

-La educación en el hogar dificulta la tolerancia y excluye al niño de la sociabilidad y la diversidad.

Nuestra hija desde los 5 años de edad, en los espectáculos infantiles si la invitan sube al escenario toma el micrófono y habla con todos los que están en ese momento mirando. En el Centro Cultural Matadero Madrid Chiara explica a adultos y niños matemática, física y biología, con juegos y explicaciones que ella prepara. Así como otros niños que hacen educación en casa le enseñan a ella, por eso en lugar de dificultar la tolerancia y excluir al niño de la sociabilidad y la diversidad es justo lo contrario. Como los niños se sienten en todo momento cuidados, no surgen situaciones de violencia y por lo tanto tienen mucha más libertad para expresarse, compartir y comunicarse con los demás. Decir que el colegio fomenta la tolerancia es una gran mentira, como se ha demostrado en numerosos casos de acoso cada vez en aumento. Es más, uno de los principales motivos porque los padres optan educar en casa es por la intolerancia que hay en la escuela, los progenitores desesperados por el acoso que sufren sus hijos los des-escolarizan. Año tras años se registran cada vez más casos de suicidio de niños por la intolerancia que viven la escuela.

-La educación recae fundamentalmente en la madre, que deja de trabajar y se queda en casa, fomentando una vuelta al pasado de amas de casa y mujeres no independientes, dificultando la igualdad de género.

Es al contrario, muchos papás piden reducción de jornada, incluso alguno renuncia a su trabajo para disfrutar de la crianza y educación de sus hijos. Es decir que comparten, son igualitarios sin que ninguna ley los obligue. La naturaleza nos dotó de capacidad de tener hijos en la juventud porque tenemos más energía para cuidarlos, y no para trabajar todo el día para que algunos puedan acumular demenciales fortunas billonarias a costa de hacernos infelices a todos. Se supone que con el avance de la tecnología todos íbamos a trabajar menos, pero no es así. La igualdad para ser felices es que todos trabajemos menos, no que ni el hombre ni la mujer casi no veamos a nuestros hijos, para ser iguales en el abandono. ¿Cuál es la propuesta? ¿Qué la igualdad la paguen los niños, con su sufrimiento? Así no habrá igualdad para nadie porque construiremos un mundo de psicópatas. De hecho con todas las medidas de igualdad ya aplicadas, cada vez hay más violencia de género.

-Los que eligen educar en casa son arrogantes: se creen más capacitados que los profesores y titulados universitarios expertos en materias.

¿No es arrogante proponer que un único docente pretenda reemplazar a 60 padres ocupándose de un grupo de 30 niños, y decir que eso es natural? No solo es arrogante y descarado, sino que además no funciona.

La mayoría de padres que eligen la educación en casa, son profesores, de distintos niveles. Y justamente los profesores son los que nos comunican que la escuela como está diseñada no sirve, salvo para torturar a niños y a profesores, que es una profesión estresante y que cada vez tienen más y más problemas para dar clases. Son los docentes los que están más hartos que nadie del sistema educativo.

Los profesores y maestros son utilizados para romper el vínculo emocional de los niños. Son utilizados para separar a los niños de sus padres y encerrarlos en un colegio con barrotes de hierro para que no se escapen, no teniendo más remedio que castigar y reprimir, porque la escuela no es el lugar natural de los niños, y por eso expresan su malestar alterándose. A causa de este desborde cada vez necesitan más psicólogos y medicamentos, para que los niños acepten todo lo que se les dice y se espera de ellos. Sin embargo, la violencia en los colegios aumenta, año tras año. ¿Cómo evitaron los expertos capacitados el suicidio de los niños que sufrieron bullying? El título no les sirvió para nada, porque el sistema educativo como está diseñado es antinatural y enfermo.

Por supuesto que si necesitamos expertos contamos con ellos para la enseñanza. Lo que no puede pretender un experto es reemplazar a 60 padres.

Los profesores tendrían que colaborar con la educación del niño sin separarlo de los padres. Todos los animales sociales tienen más cantidad de adultos que de crías para cuidarlas y enseñarles, sobre todo con crías que necesitan tanto tiempo para llegar a ser adultas. Pero nosotros tenemos organizada nuestra sociedad en contra de los niños, en los colegios ponen un solo adulto a cargo de 20 o 30 niños. Tanta escasez de adultos no les permite realmente madurar, lo único que aprenden es a estar a la defensiva y acosar.

La solución está en poner un centro social para que los homeschoolers concurran, y sería mucho mas barato que una escuela, efectivo y beneficioso para la sociedad. Lo que es costoso es perseguir a la gente sin sentido.

A los docentes, nadie les prohibiría enseñar, todo lo contrario, lo harían con libertad, sin la presión de hacerse cargo del desequilibrio emocional de los niños y cooperando con los padres. Y de eso nosotros tenemos experiencia. Los docentes no pueden creer cómo nuestros niños aprenden sin conflictos, se quedan anonadados al ver niños que disfrutan de aprender.

Lo que si es muy arrogante es pretender reemplazar a la naturaleza. Porque por naturaleza quienes tienen el sentimiento, el deseo, la responsabilidad, la función biológica, el derecho y el deber de proteger y educar a sus crías en casi todas las especies animales son los padres. Observen a los cetáceos, primates, cuervos, águilas, cebras, leones, etc, hasta cocodrilos.

Es muy arrogante de parte de un docente robar el derecho natural de los padres de proteger y educar a sus hijos, y el derecho natural de los niños de ser protegidos y educados por sus padres.

¿Qué le pasa a un docente cuando un niño es acosado, maltratado o se suicida? Trata de resolverlo en el mejor de los casos, si puede, pero pueda o no, luego sigue con su vida dando clases, para el docente es un trabajo.

¿Qué le pasa a las familias de un niño acosado o que se quita la vida? Estos quedan destrozados y marcados para siempre, y el Estado cree que puede proteger a un niño mejor que sus padres y está demostrado que no es así, durante millones de años no fue así, porque no es su función natural. El derecho natural del niño a ser protegido y educado por sus padres y el derecho natural de los padres de proteger y educar a sus hijos están siendo pisoteados, ignorados, vulnerados.

Por supuesto que el Estado en casos de maltrato infantil tiene que intervenir, y hacerlo bien, pero no con la excusa de prevenir, violar los derechos naturales. Es como si para garantizar su derecho a ir al baño, el Estado le ponga una sonda que drene sus intestinos por las dudas, porque no sabe si Ud. puede ir al baño o no, en lugar de respetar su biología primero.

Es una locura que para garantizar el bienestar de los niños haya que violar sus derechos a ser protegidos y educados por sus padres.

El derecho a ser protegido, que es el derecho a vivir, debe siempre estar por encima de los otros, del derecho a ganar dinero con los niños, del derecho a garantizar una educación que en realidad no se garantiza. Cuando no se garantiza el bienestar psicológico y físico de los niños, menos aún se garantiza que los niños aprendan.

Que necesiten poner policías en los colegios, detectores de metal, que se receten cada vez más tranquilizantes para los niños, que haya un aumento de niños que quieren suicidarse, por ejemplo en UK Childline recibe 53 llamadas al día de niños que quieren terminar con su vida (BBC), son todos indicadores de que cuando un sistema pretende reemplazar la naturaleza, en lugar de convivir en armonía con ella, no funciona.

PorValentina Escurra

¿Por qué año tras año los niños no quieren ir al colegio?

Nos dicen “el colegio es el lugar natural de un niño”, y nos lo creemos sin saber si es verdad, sin verificar en la historia y naturaleza del homo sapiens, porque estamos acostumbrados a esa imposición y nos parece normal. Sin embargo, casi todos los niños dicen que no quieren quedarse en el colegio sin sus padres. ¿Entonces han nacido todos defectuosos? porque no se enteran de que su lugar natural es el colegio, como afirman los expertos de la educación.

La cultura nos forma para que emocionalmente estemos alejados de nuestras crías, en consecuencia nos cuesta conectar con nuestros hijos, porque estamos enchufados a la matrix del desgarro afectivo normalizado.

Los niños tienen estrés, porque son separados de sus padres para que otro sea el que les enseñe.
Ninguna cría de mamífero es separada de sus padres para ser enseñada, conviven y aprenden de sus progenitores hasta que llegan a su madurez, en la que pueden procrear.
Romper la relación que la naturaleza nos dio a través de años de evolución, significa destruir nuestro equilibrio emocional.
Somos animales sociales de manada, de amor grupal para toda la vida, no tendríamos que tener separación ni de niños, ni de adultos, ni de ancianos.
Nos hemos apartado, separando nuestras vidas por edades, para la producción y acumulación de la riqueza.
Tenemos una vida organizada en función de las cosas, en lugar de que las cosas nos sirvan para cuidar nuestro desarrollo natural afectivo, que es lo que de verdad construye la felicidad humana.
Las “cosas” tendrían que surgir del amor y para el amor entre las personas, porque somos seres emocionales. Nuestras emociones construyen el modo en que razonamos y percibimos la realidad.

Los niños año tras año nos dicen que no quieren separase de su entorno natural, que es su familia. Lloran, vomitan, se enferman recalcando que no quieren ir al colegio.
Si buscan en internet hay millones de comentarios de padres que cuentan que su hijo no quiere ir a la escuela, tanto los pequeños, como los de primaria y secundaria, por ejemplo:

  • “Mi hija tiene 3 añitos, apenas la empecé a llevar al colegio, y ya no quiere ir. Está traumada con la escuela …”
  • “… Mi hijo de 4 años esta en el prekinder. Los primeros dos días fue y normal, ya lleva tres semanas en la escuela. Sale de la casa tranquilo pero cuando llegamos al colegio le da ganas de usar el baño, no hay día que no vomite después que lo dejo… y también llora. ¿Qué me aconsejan?”
  • “… Tengo un hijo de 6 años es su primer año en primaria. El primer día todo estuvo bien, el segundo me informaron que lloró, y el tercer día no jugó en el recreo. Hable con él y me dice que me extraña, fui a la hora del recreo y lo encontré llorando, y llorando me pedía que me quedara, y me decía que le dolía el estomago. ¿Qué puedo hacer? ayuuuuuudaaaaaaa!…”
  • “… Mi sobrino de 7 años llora, hace rabietas, grita desesperadamente al momento de pedirle que baje del auto, hace tanta fuerza que se pone rojo. Me da mucha pena. Por otro lado tampoco quiere volver a casa, tiene miedo que su mamá lo castigue, y dice que se va a ir de la casa. Pero todo vuelve a la normalidad después de lo hora de salida, es muy alegre, juega mucho con sus dos hermanos mayores.
  • ¡¡Ayuda!! mi hija de 4 años no quiere ir al colegio, sólo pudo 1 día. Llora y llora demasiado por las noches. No me pone el pretextos de que le duele algo, sólo me dice que tiene miedo. Mi esposo quiere castigarla, y ella le dice que no le importa que no le compre nada, que no la deje ver la tv, que ella no quiere ir al colegio! Debo buscar ayuda profesional, por favor ayúdenme!
  • Hasta niños de 11, 14 años no encontrando salida llegan al suicidio. “No aguanto ir al colegio” dijo Diego de 11 años de edad.

Récord en el aumento de niños que quieren suicidarse en UK, Childline recibe 53 llamadas al día. -Artículo BBC
Las solicitudes de ayuda se han más que duplicado en cinco años, de acuerdo con Childline del NSPCC. El servicio NSPCC realizó 19.481 sesiones de asesoramiento a los niños sobre el suicidio a en curso 2015/16 – el equivalente a uno cada media hora en un año. Las turbulentas vidas familiares, la presión en la escuela y las condiciones de salud mental fueron los principales factores desencadenantes de los pensamientos suicidas, en niños tan jóvenes como de 10 años de edad.
NSPCC director ejecutivo Peter Wanless dijo: “Tenemos que entender por qué tantos niños están llegando a un estado emocional tan desesperado, que ellos sienten que no tienen más opción que poner fin a sus vidas. Como sociedad, no podemos estar contentos de que una generación de niños se sienta tan inútil, solos y aislados de apoyo. “Dependen de todos nosotros para ayudarles a sentir que la vida vale la pena vivirla.
Una niña de 15 años de edad, dijo: “Estoy tan estresada con el trabajo escolar y tengo exámenes por venir, esto está causando discusiones con mi familia.” “No sé si puedo soportar mucho más tiempo, por lo que he estado pensando en el suicidio y he planeado cómo hacerlo.” “Por ahora, el auto-daño me ayuda, pero cada vez me corto más a fondo y tengo miedo que vaya a ir demasiado profundo un día.”
Otro niño de 13 años de edad le dijo a los consejeros: “No soy nadie, no valgo nada y siento que no quiero decir nada a nadie”.
La asesora parlamentaria especialista de la Asociación de Secundaria y Bachilleres Líderes Anna Cole, dijo que el informe de Childline se hizo eco de los resultados de un estudio reciente en el que ocho de cada 10 escuelas y bachilleres líderes reportaron un aumento en la autolesión o pensamientos de suicidio entre los estudiantes. … UK 8 September 2016

Luego decimos que tenemos que escuchar a los niños. Pero en realidad a los que escuchamos es a los que consideramos poderosos especialistas, que diagnostican que los niños son irracionales cuando dicen que no quieren ir a la escuela. Quizás de forma inconsciente sea lo que queremos escuchar para obligar al niño a ir a la escuela sin sentirnos incómodos.
¡¡Los expertos viven del sufrimiento de nuestros hijos!! Incluso los medican (drogan) si es necesario para que acepten estar en el colegio.
Enfermamos emocionalmente a los niños, y luego decimos que queremos una sociedad más humana, más empática. Enfermamos emocionalmente a los niños, luego decimos que son un fastidio, y los agobiamos con límites y educación en valores.

Lo que enseña a un niño a ser buena persona, a vivir sin estrés, es una vida dedicada a la conexión amorosa con nuestros hijos, y no una lista moral de buen comportamiento, ni altas exigencias académicas.
Lo único que puede devolver el sentimiento de amor entre las personas, es la recuperación de la relación natural con nuestras crías.
Los colegios fueron creados para que los padres pudieran dedicar su energía de juventud para la acumulación de los multimillonarios. Y para lograrlo fue necesario alejar a los niños de los padres. Esto comenzó con el patriarcado, con una evidente acumulación de la riqueza desde los faraones hasta nuestros días.
Esta organización social acumulativa se repitió y perfeccionó generación tras generación, alejando a los niños de sus padres, nos acostumbramos, y ahora casi todos deseamos que los hijos no busquen nuestra conexión. Sentimos que los niños son un estorbo para nuestra “realización acumulativa”, los niños son un obstáculo para nuestra felicidad. Esta es la herida afectiva que deshumaniza, estresa a los niños, deprimiendo y acelerando sus estados emocionales.

  1. En primer lugar, las crías mamíferas con largos períodos de dependencia, necesitan de progenitores que les enseñen cómo viven los adultos de su especie.
  2. Ninguno entrega su cría a otro para enseñarle a vivir. El grupo nunca separa a la cría de sus padres, los acompañan, apoyan y colaboran con ellos.
  3. Ninguno hace dos mundo, un mundo de adulto separados de sus cachorros.
  4. Nuestra vida está edificada sobre la destrucción de nuestra capacidad de conectarnos intensamente con nuestra cría.
  5. El mundo adulto se construye sobre la ruptura del vínculo natural de los niños, se les dañan sus emociones originales para organizar nuestra sociedad a costa de sus vidas.

Durante años escuché una y otra vez historias muy fuertes, crueles que tuvieron que pasar los niños en los colegios. Hasta en las escuelas que tienen toda la buena intención, tanto en las públicas como privadas.
Ir al colegio es duro, porque es contra la naturaleza de los niños.

Decimos que una madre con 3 o 4 niños se estresa al límite, que no puede atender sus necesidades, no da a basto. Pero creemos que una maestra sí va a poder con 7 o 10 niños, contentos afirmamos “solo tiene 7 niños”. Claro que va a haber algún elemento manipulador coercitivo para poder hacerse cargo de 7 niños, o más o menos en cantidad. Si nosotras como mamá no damos a basto para atender a un solo niño, decimos que para criar un niño se necesita una tribu ¿por qué nos convencemos de que una maestra sí lo puede hacer? Si ni siquiera es su adorado hijo, no siente tanta pasión como nosotras por nuestros propios hijos.
Por lo tanto tampoco la atención individualizada es real, porque se necesita más adultos que niños, para atender sus necesidades y sobre todo las afectivas.

Para nuestra familia el que enseña es el amor. Y el amor es dependiente no autónomo. Porque para que un niño se sienta amado, depende de que otro tenga capacidad de amarlo.
Lo que más quiere un niño, es que nos entreguemos a él, pero nosotros estamos culturalmente preparados para no hacerlo.
Necesitamos asumir que estamos formados para evitar la relación con nuestro hijo, porque en las modernas culturas fuimos arrancados de la relación natural. Y por eso a medida que el niño crece tendemos a alejarnos de él.
Estamos marcados emocionalmente no solo por lo que hemos vivido en la infancia, con nuestros padres y el autoritario pensamiento de esa época, sino que también por la actual organización social. En la mayoría de las familias tienen trabajos con horarios que casi no les permiten estar juntos. Esta sociedad nos divide a todos los que decidimos compartir la vida para querernos.
Pero lo más antinatural e inhumano, es la separación con nuestro hijo. Todas las crías de animales son enseñadas por sus padres hasta que llegan a ser adultos, mientras que la nuestra es rechazada y apartada.

Si tienes que dejar inevitablemente a tu hijo en manos de otro, para que no sufra tanto con la obligación irracional que nuestra sociedad le impone, a un ser que es tremendamente afectivo y dependiente de su familia natural, conviene revisar en concreto la vida de la persona que dice saber relacionarse con los niños.
¿Cómo son sus emociones? Porque con la teoría somos todos genios. Un titulo no capacita a nadie emocionalmente, y no vivimos precisamente en un mundo que se ocupa de desarrollar el amor entre las personas.
¿Cuál es la capacidad real de enamorarse que tiene esa persona? ¿hace cuánto que está en pareja?¿tiene hijos, cómo son? Porque delante vuestro puede tratar a los niños bien, y después la gobernarán sus emociones inconscientes ¿y cuáles son?

Porque sino vivimos, en el autoengaño generalizado. Nos autoengañamos en grupo y así no nos enteramos a quien le entregamos nuestro hijo, porque no sabemos nada de su equilibrio emocional.
Lo que más necesita un niño son personas que tengan la capacidad de amarlo, y eso no se consigue con un título.

Otra cosa que hay que hacerse cargo es que tendemos a sentirnos atraídos por personalidades autoritarias, porque fuimos criados en el autoritarismo. Motivo por el que debemos estar más alerta, y así poder detectar la violencia. Si vamos a un colegio y vemos que los niños se pegan, son autoritarios, agresivos, no son nada afectivos, ni agradables, ni atentos unos con otros, significa que no es un buen sitio para nuestro hijo.
En muchos lugares hablan de libertad, pero por el ambiente que se percibe entre los niños, se respira autoritarismo, niños mandoneando, haciendo vacío unos con otros, y se puede presenciar distintas variantes del acoso.

El ser humano es mucho más inteligente de lo que pensamos, si no lo herimos no entra en cortocircuito emocional, permanece equilibrado y sus razonamientos son realmente elevados.

 

PorValentina Escurra

¿Cómo organizar actividades para homeschooling?

Mi hija salía flotando de felicidad de los encuentros que he organizado, y nosotros su papá y mamá también. No se olvida lo que aprendió, y cada encuentro la entusiasmó para continuar investigando. Un científico te puede transportar a un mundo misterioso, es una aventura, al menos mi hija lo vivía así. Luego de la actividad comíamos juntos y los niños jugaban hasta la noche.

Es muy importante que cuando organizamos una actividad, y buscamos una persona interesante, lúdica, que sepa comunicarse con los niños, es necesario que no entreguemos los correos electrónicos de las personas del grupo. Solo debe tener el contacto la mamá y/o papá que organiza la actividad, porque así somos un grupo y podemos presionar para que haga lo que nosotros decidimos.

Por más que el experto tengan buena intención, incluso diciendo que quieren aprender de los homeschooling, en la cultura está instalado que los padres no sabemos nada de educación y que por lo tanto son ellos los que deben decirnos qué y cómo hacerlo.

Esta forma de organizarse evitará también problemas en el grupo, porque los que educamos en casa tenemos ciertas características en nuestro proceder que a los demás les cuesta entender. Por lo tanto también hay que capacitar a las personas elegidas con nuestras particularidades y necesidades, para que se puedan relacionar con nuestros niños que son distintos a los que van al colegio.

Además si somos un grupo tenemos presión para negociar un precio conveniente, si cada uno le da su correo dejan de ser un grupo. Lo mejor y lo más respetuoso con la madre o padre que lo está organizando para todas las familias, es que lo gestione ella/él mismo a menos que entre todos por algún motivo se decida lo contrario.

Voy a contar una de las situaciones que se complicaron, pero hay varias.

Le pedí al experto que el horario de llegada lo pusiera más tarde, y su respuesta fue ponerlo más temprano. No se ubican que no somos un colegio, que nuestros niños no están habituados a horarios muy tempranos. El inicio de la actividad fue un desastre, algunos llegaron una hora tarde, las familias discutieron entre ellas, la experta estaba muy molesta. Por suerte al final se hizo la actividad tan apasionante como siempre, los niños felices. Pero luego de esa actividad la experta me dijo que estaba con otros trabajos y que no podía volver hacerlo. A mi me sonó a escusa.

Pero como de todo se aprende, lo que creo que para todos es mejor presentarse como una asociación de educación innovadora, que lo somos, aunque puede que no formalmente, para que se quiten la idea de que porque somos padres no sabemos nada de educación de los niños. Además da la imagen de estar mejor organizados, de que sabemos lo que hacemos y lo que queremos.

Dicen ser muy expertos, pero no olvidemos que los niños están cada vez más llenos de problemas emocionales, que les impiden desarrollar toda la potencialidad de su inteligencia. Así que lo de expertos en educación hay que tomarlo con sumo cuidado.

Algunas cosas más que pueden ayudar:

Las actividades las organizamos dentro del grupo de correos, porque los demás quieren ver quienes se van apuntando, y cómo se va organizando, para luego decidir añadirse a la propuesta, y para que también puedan ayudar con ideas.El que organiza una actividad va haciendo una lista, a medida que le envían los correos al grupo y cuando junta algunos que se apuntaron, lo vuelve a enviar para que no nos perdamos con tantos correos y se vaya viendo quién se apunta.

Un ejemplo de propuesta de actividad:

Hay un ingeniero forestal que enseña el reconocimiento de plantas salvajes comestibles, además de explicar la biología de las plantas y el ecosistema. Se aprende un poco de supervivencia en la naturaleza con él. Lo importante es que se comunica muy bien con los niños.

El experto como generalmente está acompañado de un ayudante, porque va con materiales didácticos que prepara para facilitar las explicaciones, pide un mínimo de niños para hacer la actividad, que son 12 niños. También entrega a los niños un diploma de asistencia, que es muy útil para nosotros que juntamos justificante de educación por si alguna vez alguna autoridad nos lo pide.

  • Es muy importante que los padres entiendan que la actividad no es para ellos sino para los niños, porque en el último encuentro con él los padres se ponían delante de los niños y los tapaban.
  • Sé que entusiasma mucho aprender ciencia en la naturaleza, los adultos no hemos tenido esa oportunidad y nos sale el impulso de preguntar y hasta acaparar al experto sin darnos cuenta, pero así se termina desplazando a los niños. Y este experto cobra la actividad para los adultos un precio realmente elevado, y si los adultos se ponen a preguntar luego dice que lo tiene que cobrar.
  • Los padres solo atienden y ayudan a su hijo en lo que necesita, porque la actividad se centra en los niños, el experto la prepara exclusivamente para ellos.

Igualmente estas condiciones son para todas las actividades, que se haga con cualquier experto.

¿Quién se apunta a esta actividad para Octubre?

¿Prefieres día de semana o fin de semana?

Enviar edad y nombre de los niños, también los nombres de los padres que acompañarán.

En este blog http://aprendiendoenfamilia.org/ luego de la presentación que hace mi hija, podéis ver muchas de las actividades que he organizado durante años para las Familias Homeschooling en Madrid España. Aprendiendo ciencia en la naturaleza biología, geología, forestal, etc. Física, química, matemáticas, eco-construcción, electricidad, sistema de calefacción, etc. Arte: cerámica, dibujo, pintura, danza, etc.

Os puede ayudar con ideas para organizar vuestras propias actividades.

Apúntate aquí para saber más sobre el

Método de Aprendizaje EcoNiñez Homeschooling

PorValentina Escurra

¿Cómo aprendió nuestra hija?

Muchos me preguntaron ¿Cómo ha aprendido Chiara? Su papá y mamá somos muy lúdicos, llevamos una vida cotidiana con constante cuota de juego en todo lo que hacemos. Y como el juego es el lenguaje del niño, ella ha tenido una vida muy feliz, porque hemos sabido comunicarnos con ella, hemos sabido conectar. La comunicación del juego con el niño es el canal del afecto, por donde nos entregamos mutuamente con ternura, admiración y afecto.

El secreto está en llevar una vida muy lúdica con los niños, el juego es el lenguaje del niño, si utilizamos otro lenguaje no conectamos con el niño. Y el crío comienza a preferir otras cosas que parecen que tiene más vida que nosotros.

Otro factor importante en la educación de Chiara es haber vivido, desde antes que Chiara naciera y luego también sabiendo que es el inconsciente el que toma las decisiones, hemos percibido y sentido la vida desde ahí.

El problema es que los adultos tenemos una gran represión inconsciente. Nos decían “deja de jugar y ve a hacer tus cosas.” o “No me molestes yo no puedo jugar contigo, no ves que estoy trabajando”. Si no juegas con tu hijo el niño va ir a jugar con los videojuegos. Los adultos fuimos criados en la represión de la creatividad, del juego. El ser humano está hecho para una vida muy lúdica y afectusa como muestran en la película Avatar, adultos y niños en movimento lúdico y afectivo.

Nuestra hija pide aprender, a tal punto que lo exprime al padre, porque para ella es un juego. Cuando era más pequeña casi no lo dejaba dormir, se le subía en sima y le decía “papi quiero más matemáticas, quiero más matemáticas”. A mi hija le gusta todo, pero sabe más de las cosas que su mamá y papá conocen. Porque no hemos comunicado con ella en el lenguaje del niño que es el juego. Como a ella le gustamos tanto, nos absorbe todo el conocimiento, pero porque nos disfruta, es decir a las personas que son papá y mamá. Al jugar somos muy placenteros para ella, y la vida se le vuelve un placer. Por otra parte muchos son los científicos que dicen que todos los niños nacen dotados y que el sistema va menguando su inteligencia, creatividad y afectividad.
No hemos utilizado ningún programa educativo, sino que a medida que íbamos jugando con ella, nos pedía saber más y más. Al jugar disfrutaba mucho, y por eso quería más. Los adultos tenemos muchas dificultades porque nuestros padres no pudieron conectarse con la niñez, así que nosotros arrastramos esas dificultades inconscientes.

Mi hija no se engancha con los videojuegos sino que es ella la creadora, esto se debe a que en las matemáticas y en la informática está la emoción de afecto de haber jugado con su mamá y papá a las mates y el lenguaje para crear sftware. Cuando era pequeña jugábamos contando pasos atrapando baldosas, contando cuentos de matemáticas, entonces ella nos pedía más y más mates, y luego continuó pidiendo la informática que veía que hacía su padre. Ella quiere absorber todo lo que sabemos porque nos disfruta mucho, le gusta mucho nuestra persona porque jugamos con ella. Entonces quiere saber todo lo que sabemos y más. Y también lo demanda con cualquier adulto que sea lúdico y con trato afectuoso.

 1) A todos los adultos nos conviene tomar clases de teatro de humor, para incorporar la actividad lúdica en todo lo que hacemos en nuestra vida. 2) Todo lo que escribo en http://www.ecochildhood.co/ es para ayudar a la conexión emocional con los niños y cómo aplicarlo en la crianza y educación. El desorden afectivo en el que hemos sido criados dificulta la conexión con nuestro hijo. Es importante que os juntéis con otros padres a reflexionar sobre lo que vayan leyendo. 3) Luego haré una guía que acompañe a todo el proceso. Una guía de muchos juegos de matemáticas, letras, etc. La guía solo será un apoyo para que os surja muchos juegos.

Y aquí os dojo esto dos vídeos que hemos hecho. Uno donde mostramos algún juego que hemos hecho con nuestra hija de pequeña, y que ella hace poco quiso hacerlo para compartirlo con los más pequeños. Y otro vídeo que habla ¿De cómo podemos educar sabiendo que es el inconsciente el que toma las decisiones?

¿CÓMO PODEMOS EDUCAR SABIENDO QUE ES EL INCONSCIENTE EL QUE TOMA LAS DECISIONES?

PorValentina Escurra

Crianza con Apego

Os cuento que los vídeos están basados en la experiencia de mi familia de una crianza con apego. Parto en casa, lactancia de muchos años, realmente muy prolongada, y educación en casa. Mi hija está a punto de cumplir 12 años.
La crianza con apego lo hemos aprendido de nuestro queridísimo pediatra y psicólogo, recientemente fallecido Dr. Jorge Washington Díaz Walker. En la presidencia de los Kirchner fue reconocido como mejor médico de Argentina.
Cuando nació mi hija hacía 30 años que Jorge enseñaba en Argentina el constante contacto corporal con el bebé. Aprendí a llevar a mi hija con un pañuelo con él. Jorge también nos enseño lo beneficios del colecho, parto en casa, antivacunas, vegetariano, lactancia prolongada, lactancia exclusiva por un año, creó un aparato para que las madres adoptivas pudieran dar de mamar, etc. Cuando mi hija nació hace 12 años, conocí a mellizos adoptados que ya tenían 10 años, y que su madre adoptiva les dio de mamar a ambos, con las enseñanzas de Jorge. Luego transmití todo lo que aprendí en Amananta Benimamet, grupo de crianza, apoyo a la lactancia y preparación al parto.
Todo eso nos lo enseñaba Jorge gratuitamente en Buenos Aires, y luego lo hizo en todo el país. Cuando Laura Gutman volvió a Argentina hacía casi 30 años que el venía enseñando a las madres, a conectarse con sus hijos, en el grupo de crianza Ñuñu, asociación fundada por Jorge en el año 1974. Y se por otras madres que Laura aprendió con Jorge pero nunca lo nombró en sus libros.
Jorge siempre nos donó sus conocimientos gratuitamente, no se lo conoce porque no tiene márketing publicitario, pero dedicó toda su vida a esta causa.
Y respecto a la psicología por supuesto que estaba integrada en la crianza. Pero la psicología en Argentina se trata del análisis de la propia infancia de los adultos. Siempre fue así, la Facultad de Psicología forma a los psicólogos para la indagación del inconsciente, para ponerle palabras a esa parte de la infancia no nombrada,  y así poder reconocer e integrar esa parte vivida, que nos pertenece.

Realmente estoy muy preocupada, después de 12 años de crianza con apego, de haber vivido cómo es la continuidad de esa crianza, y que en general se abandona. Esto me preocupa en demasía porque la sociedad con la que tendrá que lidiar mi hija, es mucho más violenta. No es porque yo lo digo, sino que continuamente hay nuevos estudios de las Universidades que lo comprueban, criamos en el autoritarismo y el rechazo, nombrando la palabra libertad y amor, aquí los podéis leer www.econiñez.es.
Es una contradicción que hacemos sin darnos cuenta, porque nuestra organización social nos dirige sutilmente hacia eso, y se carga nuestra crianza con apego. Por eso tenemos que saber cómo lo hace.
La indagación de la propia infancia está bien, yo lo he hecho, porque la Psicología en Argentina, no solo ahora, sino que siempre consistió en identificar y poner en palabras nuestras partes escindidas, porque inconscientemente estas actúan en nuestra vida. Pero la búsqueda tiene que incluir el entendimiento de la organización social que lleva a boicotear nuestros esfuerzos.
Por ejemplo la depresión posparto, es entendida como un problema de la mujer, por haber creado su identidad en la autosuficiencia, autonomía, y luego cuando tiene el niño, se le viene el mundo abajo, la realidad le demuestra que no puede sola. Pero no es cierto que la mujer haya construido esa identidad, la sociedad por su organización social desde pequeños nos machaca con la autonomía. Y la mujer si no es autosuficiente se queda sola encerrada en su casa, o trabaja o no tiene vida social.
Entonces lo que hay que cambiar es la organización social, pero no alcanza con más conciliación familiar, los países que la tienen continúan con mucha violencia de genero, guerras, alto nivel de suicidio, etc.
Necesitamos cambios que posibiliten una sociedad más afectuosa, una cultura de maternaje de hombres y mujeres, la crianza con apego con continuidad real, lactancia prolongada durante muchos años, etc. Pero para conseguirlo es preciso saber cómo reproducimos constantemente la competencia entre las personas, porque sino seguiremos hablando de amor y libertad, pero cada vez estaremos más unos contra otros.

Los vídeos también hablan de las causas de nuestra falta de entendimiento.
Dónde se origina nuestra dificultad para la comunicación y cooperación. Y cómo dejar de reproducir este estado de competencia y rivalidad, todo el proyecto va de eso.

Cada vez caminamos a más individualismo, esto se puede invertir de raíz, porque somos animales que tenemos muchos años de una gran dependencia, hasta que llegamos a ser adultos.
Hay que conseguir que los padres vuelvan a sentir a sus hijos, vuelvan a comunicarse como nuestra naturaleza de mamífero lo necesita. Las tribus maternales donde todos se sienten unidos afectivamente, y todos buscan el bienestar mutuo, es porque no han perdido la conexión natural con sus crías.
Estudios de la Universidad de Alemania y Canadá, comprobaron que el 70% de nuestra población, rechaza a sus hijos, sienten que su infelicidad se redujo. La emoción que expresan, es que tener un hijo es peor que si se hubiera muerto su pareja.
Si no hacemos algo al respecto, todo lo que intentemos va a ser en vano, porque los niños no desarrollan empatía, los padres los rechazan, no sienten a sus hijos. Luego son personas desesperadas por llenar su ego con algo, que no saben con qué. Pero de lo único que se pueden ocupar en su vida es de su ego, porque tienen un Yo desesperado, vacío de humanidad.

Los adultos tenemos que comprender que a pesar de que deseamos la libertad, fuimos educados para elegir la falta de conexión entre las personas, para elegir saciar nuestras carencia, es decir nuestro ego, para elegir relaciones autoritaria, y la gran dificultad es que no percibimos que nos pasa todo esto. Creemos que con solo tener ciertas actitudes ya conseguimos una crianza en libertad y felicidad, para nuestros hijos.
¿Pero cómo vamos a criar en libertad, si nosotros estamos presos de sentimientos de competencia, rivalidad, rechazo, incapacitado para el amor hasta con nuestra pareja?

PorValentina Escurra

Mi hijo me pega, me insulta, amenaza, tiene arranques de ira.

La violencia de hijos e hijas hacia madres y padres se dispara en Europa, en España lo sufren 400.000 familias (datos del 2014). La mayoría de los caso son en familias de clase media o media-alta y con frecuencia cuentan con una titulación académica superior.

Este tipo de violencia se denomina Violencia Filio Parental (VFP), violencia de hijos a padres.
Harbin y Madden en 1979, la describieron como ataques físicos o amenazas verbales y no verbales o daño físico. Posteriormente, otros investigadores especificaron estos comportamientos violentos: morder, golpear, arañar, lanzar objetos, empujar, maltrato verbal y amenazas. Laurent y Derry en 1999 y Wilson en 1996 explicaban este fenómeno como una agresión física repetida a lo largo del tiempo realizada por el menor contra sus progenitores (Ibabe, I., Jauregizar, J. y Díaz, O, 2007, VFP).
Ibabe ha definido la violencia de los hijos hacia los padres como maltrato físico (pegar, dar puñetazos, empujar, romper y lanzar objetos, golpear paredes, escupir…); maltrato psicológico (intimidar y atemorizar a los padres); maltrato emocional (engañar maliciosamente a los padres, haciéndoles creer que se están volviendo locos; realizar demandas irrealistas, mentir, fugarse de casa, chantajes emocionales amenazando con suicidarse o con marcharse de casa sin tener realmente la intención de hacerlo…); y maltrato financiero (robar dinero y pertenencias a los padres, venderlos, destruir la casa o los bienes de los padres, incurrir en deudas que los padres deben cubrir, comprar cosas que no se pueden permitir…) (Ibabe, I, 2007).
En España, Garrido (2011) describe un síndrome ligado con la violencia filio-parental que denomina “síndrome del emperador”, caracterizado por una elevada ausencia de conciencia y comportamiento orientado a explotar y abusar de los progenitores. Tal y como algunos de los antiguos emperadores de Roma hacían, cuando el menor se siente contrariado pone de relieve su “poder de emperador” para vengarse y castigar a los que han osado incumplir su voluntad. Se produce violación de normas y limites familiares, acompañado de conductas agresivas tanto verbales como físicas hacia los padres. Los menores que lo presentan se caracterizarían por ser egocéntricos, tener baja tolerancia a la frustración y poca empatía (Calvete, Orue y Sampedro, 2011).

La Violencia es ejercida por niños, niñas, jóvenes o adolescentes sin trastornos mentales. Dicha violencia, al igual que sucede en el resto de violencias intrafamiliares, tiene como objetivo el poder y el control en la familia. La violencia va produciéndose repetida y generalmente en escalada: comienza de manera habitual con insultos y descalificaciones, pasa a amenazas y ruptura de objetos, y finaliza con agresiones físicas de índole cada vez más severa.

La violencia se ejerce desde el sexo femenino y masculino, con diferencias en el tipo de agresión o abuso que los hijos e hijas ejercen contra sus padres. Las investigaciones indican que, en general, los varones son más propensos a producir maltrato físico, mientras que las mujeres tienen más probabilidades de ejercer el maltrato emocional o verbal (Ibabe, I. y Jaureguizar, J. 2011). Las mujeres tienden a utilizar un objeto de la casa como arma agresora, los hombres suelen utilizar aquéllos que causan una intimidación adicional a la víctima como, por ejemplo, un cuchillo (Walsh, J.A. y Krienert, J. L. 2007).

La edad en que comienza la violencia puede ocurrir desde los 4 años. En general la edad media de inicio de la violencia se sitúa en torno a los 11 años, con extremos que van desde los 4 a los 24 años (Pérez, T. y Pereira, R. 2006) con una especial densidad porcentual entre los 15 y los 17 (Moreno, 2005).

Si bien un ambiente familiar violento genera niños violentos, han surgido otras graves problemáticas sociales.

Nos encontramos, según las investigaciones recientes, ante una generación de padres que en su tiempo crecieron con ciertas carencias y que hoy en día hacen lo imposible para que sus hijos no experimenten lo que ellos vivieron. Son la llamada “generación de padres obedientes”, los cuales se pueden caracterizar por los siguientes comportamientos: evitan ser vistos como autoridad y se autodefinen como amigos y compañeros; eluden imponer reglas y normas, pues afirman que en la libertad está el crecimiento maduro y pleno; prescinden de cualquier tipo de privación porque creen que produce baja autoestima y tratan, por todos los medios, que sus hijos no sufran la demora del acceso a reforzadores o premios, independientemente de que sean o no merecidos, porque piensan que causa frustración (Prado y Amaya, 2005).

En los análisis que he estudiado sobre la violencia filio-parental, ha faltado una consecuencia importante del factor histórico, como ¿qué significa pasar de una sociedad autoritaria, a otra que desea la democracia, y por lo tanto en contra del autoritarismo? ​
Si bien estos padres no quieren hacer pasar a su hijo lo que ellos vivieron, no han tenido en cuenta que la educación autoritaria, reprimió su capacidad lúdica para comunicarse con su hijo. Actitud fundamental para conseguir la efectiva comunicación con un niño.
Porque el niño aprende la forma de vivir de sus padres a través de la comunicación, pero la comunicación con un niño se da por medio del juego afectuoso. Jugando con su madre y padre, el hijo aprende el cuidado, el aprecio por las personas y sus cosas. El placer que experimenta el niño al jugar con sus padres, permite que incorpore una forma de convivir, porque disfruta a esos padres, disfruta de su manera de vivir, la cual tiene incluido los cuidados y valores, que imprimen limites y normas sin tener que indicarlos con autoritarismo, ni firmeza. Simplemente son adoptados por el niño, por el placer de jugar con sus padres. El niño siente intensamente a sus padres, siente que lo quieren y que es querido, porque a ellos les nace jugar con él, el niño siente que a sus padres les gusta su modo de ser, porque tienen la iniciativa de relacionarse con él de una forma lúdica, y así va desarrollando la empatía.

Particularmente nunca necesité poner un límite a mi hija, no tuve que decirle “¡Esto no te lo permito!”, no la he castigado, ni gritado y he atendido sus deseos. El placer de vivir que le dio y le da, que sus padres tengan con ella una activa y recurrente comunicación lúdica, permitió sin esfuerzo ni exigencias, la empatía hacia sus padres y otras personas. Gracias a una vida cotidiana lúdica y afectuosa.
Por lo tanto el surgir de la violencia de los niños, no se debe a una falta de límites y normas, ni por ser tratado como “tesoro, rey del hogar”, sino por escasez de comunicación, de interacción entre adulto y niño. El lenguaje del niño es el juego afectuoso, y el adulto, tiene reprimida esta capacidad, en consecuencia el niño no entiende al adulto y el adulto no entiende al niño. Los adultos deberíamos recuperar nuestra capacidad de jugar, para llevar una vida lúdica donde el niño se sienta incluido. Para dejar de construir un mundo de niño, separado del mudo de adulto, e incomunicado al mundo de sus padres. (Valentina N. Escurra, 2015)  

Moreno, F. X. (2005). Una violencia emergente: los menores que agreden a sus padres. Señala que:

  • El egocentrismo, la baja tolerancia a la frustración, la ira y la falta de empatía se han descrito como las principales características de los hijos que agreden a los padres.
  • Para ellos, el primer objetivo es la satisfacción del propio interés, independientemente de cuál sea y de las vías para conseguirlo.
  • Se sienten únicos y carecen de reglas morales de convivencia.
  • No aceptan responsabilidades ni exigencias.
  • Los demás son instrumentos para satisfacer sus deseos y cuando se resisten a serlo, son un obstáculo con el que hay que enfrentarse e incluso acabar.
  • No ven otros puntos de vista o necesidades más que las suyas.
  • Son auténticos déspotas y procuran insertarse en grupos formados por individuos con su mismo sistema de vida y valores (Moreno, 2005).

En el seno de las familias hay poco diálogo, falta de interacción entre padres e hijos, las dificultades de comunicación pueden desencadenar situaciones violentas, o reforzar estilos siendo condescendiente, minimizando la violencia o negando su existencia para evitar la confrontación.

  • La agresión dentro del ámbito familiar es el resultado de conflictos generados a lo largo de mucho tiempo por parte de los padres y los hijos.
  • Los hijos tienen percepción con gran distorsión de la acción de sus padres hacia ellos: tienen reacciones agresivas porque se sienten atacados y víctimas de la dinámica familiar.
  • Pueden presentar habilidades comunicativas adecuadas con las personas fuera del entorno familiar, pero casi todos muestran dificultades para tolerar la demora de un deseo.

Se ha considerado que uno de los principales factores que pueden explicar el mantenimiento de la conducta violenta, es la negación de ésta por parte del grupo familiar. Ya que a pesar del número elevado y creciente de violencia filioparental denunciadas, los expertos han llegado a la conclusión que el número de casos reales debe ser superior.

  • En la violencia de los niños hacia los padres la negación, es una constante. Los padres a veces admiten la gravedad de las agresiones de manera inmediata a que se produzcan éstas, pero a la vez, suelen tolerar niveles desproporcionadamente altos de violencia antes de tomar medidas, del tipo que sean (Pérez y Pereira, 2006).
  • En el periodo en que se gesta, los padres entienden equivocadamente que se trata de un comportamiento normal, motivado por la edad del niño y porque piensan que esto ocurre por el procesos de afirmación de la personalidad. Más adelante, cuando esta violencia se materializa en agresiones que, por su intensidad, tipología o continuidad, se convierten en algo difícilmente soportable y asociada a daños, los padres se autoconvencen de que es un tema que atañe de manera estricta a la familia y que en ella debe ser resuelto. Además, nace en ellos la sensación de impotencia al pensar que no existen soluciones para tal situación (Moreno, 2005).
  • Los padres tratarán de proteger la imagen familiar. Al principio, existe un pacto de silencio aparentemente consensuado para la protección de los niños. Sin embargo, estos padres maltratados intentan de manera indirecta preservar su propia imagen y mantener el mito de la armonía y la paz familiar. El reconocimiento de la aberración que, a su parecer, indicarían la actitud y el comportamiento de sus hijos los enfrenta a una sociedad que los condenaría por su fracaso como padres (Pérez y Pereira, 2006).
  • La sensación que tienen los padres de haber fracasado en su función educativa, y su consecuente vergüenza que supone ser agredido por un hijo, así como la protección de la imagen familiar, produce que casi todas las familias afectadas, nieguen la seriedad de la agresión y minimicen sus efectos, aun cuando sean públicos y evidentes (Pereira y Bertino, 2009).
  • Pero cada vez será más difícil salvaguardar secreto de la agresión de los hijos hacia los padres, se tenderá a disminuir progresivamente el contacto con el exterior, lo que conlleva al aislamiento y que favorece, a su vez, el incremento de la conducta violenta. Este aislamiento puede ser, también, una exigencia del hijo agresor, que le permite disfrutar de una mayor facilidad para conseguir sus objetivos. El aislamiento favorece, entonces, el mantenimiento del secreto, por lo que se crea un círculo vicioso que potencia, a la vez, el agravamiento del problema (Pereira y Bertino, 2009).

Otro factor a analizar es que los adultos hacen una proyección de la figura de sus padres a su hijo:
El padre o la madre siente los actos del hijo como si fueran los de sus propios antaños padres. “Eres como mi padre”. Incluso el adulto genera en el niño sin saberlo, actitudes que concuerden con el carácter de sus padres. El adulto crea una relación de obediencia a la figura de sus padres, trasladada al niño, algunos psicólogos lo denominan “generación de padres obedientes”. El adulto es solo un observador, y un acompañante del niño, como lo fue de sus propios padres, sin tener espacio para expresar sus necesidades e iniciativas, porque en su infancia su energía de niño fue reprimida. Y con esta represión interna actúa con su hijo, su relación con él se restringe a la obediencia como lo hizo con sus padres, que además tenían una vida lejana donde el niño no estaba involucrado, los padres hacían su vida, con autonomía de sus hijos.
Los padres de los actuales adultos exigían obediencia a sus hijos, sin tener en cuenta el espacio de expresión del niño en relación a ellos. Como el adulto en su infancia no aprendió a expresarse en la relación padres-hijos, ahora con su hijo tiende a no expresarse y obedecer a su hijo, pero no a su necesidad natural, sino a sus agresiones y autoritarismos, reacciones que fueron generadas en el niño por el adulto sin percibirlo, al no involucrarse en su vida.
A causa de lo sufrido en la infancia, el adulto se siente mucho mejor evitando involucrarse en la relación, solo aportar algo si lo autoriza el niño-padre, y con represión de su personalidad.
En realidad sigue obedeciendo a su padre en la figura de su hijo. Y por eso necesita que el niño sea autoritario, agresivo, para seguir obedeciendo a sus autoritarios padres.
Recordemos que los padres de los actuales adultos también querían que sus hijos fueran autónomos, pero para que no los molestaran. Dijeron: ¡No ves que yo estoy trabajando, niñato deja de molestar! ¡Ve a hacer tu vida! ¡Ya eres mayor! Ahora el adulto no le dice a su hijo estas cosas, pero elige métodos educativos que permiten continuar con esta modalidad, de una forma distinta, pero que se dirige al mismo tipo de relación que mantuvo con sus propios padres, lo principal es que el niño sea autónomo, por lo tanto que se aleje de la relación con los adultos.
Un niño criado más para la soledad y la rabia, que para la relación humana. Si el adulto no tiene la alegría de iniciar una relación con el niño, le enseña a que este acto no tiene valor, en consecuencia el niño se repliega en sí mismo, incluso lo puede hacer con otros niños, y/o ser autoritario y agresivo.
La proyección también se puede dar de forma intercalada, por momentos el niño es percibido como padre, y en otros como hijo, dependiendo de lo que se vivió en la infancia.
Para lograr la autonomía del niño, antes se lo trataba con autoritarismo, ahora se tiende a no tener iniciativas de relacionarse con el niño, actitud que se acerca más a la indiferencia. El niño esta en su mundo, en su autonomía. Se confunde la falta de interacción con libertad, es decir la carencia de nutrirse de personas, de humanidad, con ser libre. En realidad se produce la pérdida de libertad, en España desde 2007, más de 17.000 menores, mayores de 14 años, han sido procesados por agredir física o psicologicamente a sus progenitores, las agresiones pueden comenzar desde que son pequeños. Varios países están estudiando el aumento de la violencia en los niños en Europa. 

Dedica mucho tiempo a la relación con tu hijo, juega con él, intenta hacer tus quehaceres de forma lúdica con tu hijo, trata de hacer todo lo que puedas con él, no lo expulses de tu vida, así no crecerá contra ti, sino que amará la convivencia contigo. (Valentina N. Escurra 2015)

 
Valentina N. Escurra, 2015 EcoNiñez

Fuentes utilizadas

Pereira, R. y Bertino, L. (2009). Una comprensión ecológica de la violencia filio-parental. Redes, 21: 69-90.

Moreno, F. X. (2005). Una violencia emergente: los menores que agreden a sus padres. Revista del Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña, 181: 1-5.

Pérez, T. y Pereira, R. (2006). Violencia filio-parental: revisión de la bibliografía. Revista Mosaico, 36: 1-13.

Ibabe, I. (2007). Perfil de los hijos adolescentes que agreden a sus padres. Investigación realizada en la CAV. Vitoria-Gasteiz: Universidad del País Vasco.
Ibabe, I. y Jaureguizar, J. (2011). ¿Hasta qué punto la violencia filio-parental es bidireccional? Anales de Psicología, 2: 265-77.
Ibabe, I., Jauregizar, J. y Díaz, O. (2007). Violencia filio-parental: conductas violentas de jóvenes hacia sus padres. Vitoria-Gasteiz: Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco.

PorValentina Escurra

¿Qué podemos hacer para que los niños demanden aprender, es decir que su capacidad natural de aprender no se apague?

El interés de mi hija por aprender siempre fue tan intenso, que yo nunca podría haberme imaginado algo así en un niño. Ahora tiene 11 años, algunas veces ayudó a los vecinos de uno y dos cursos más que ella con los deberes. En informática sabe programar con lenguajes que se utilizan en la Universidad de Ingeniería. Por eso actualmente con 11 años enseña a los adultos a programar en varios lenguajes de Software Libre.
Es imposible que haya adquirido este conocimiento por presión, su demanda por aprender es muy elevada y todo lo hace jugando. El papá y yo desde que ella era pequeña jugamos como niños, por eso hemos sabido comunicarnos con ella, hablamos el lenguaje de los niños, ella nos entiende y nosotros la entendemos a ella. Nunca nos hizo falta reñirla y no ha crecido sin rabietas.
Jugando le transmitíamos el conocimiento, e inmediatamente ella iniciaba su propia creatividad, nos lo enseñaba y aprendíamos también de ella. Todo se daba y se da en un lenguaje dinámico de juego, alegría, creatividad, rizas y en este placer la demanda de conocimiento se dispara.
Como nos pedía tanto conocimiento, por ejemplo el padre seguía creando cuentos de matemática, y a los 6 años jugaba con los números primos, raíz cuadrada, potencia. A ella le gustava hacer muchos cálculos mentales, la mayoría de las veces no nos dejaba apuntar en papel las operaciones matemáticas. Y cuando hacía los cálculos mentales ponía cara de placer. Nosotros hasta el día de hoy estamos con la boca abierta.

El entusiasmo de aprender de Chiara es resultado del afecto. El padre y yo hemos hablado y hablamos el lenguaje de nuestra hija, es decir que jugamos mucho con ella y por eso todo lo que aprende lo hace Jugando. Para ella aprender es un placer, porque le significa sentir amor. Sentir el amor que los padres le trasmitieron jugando con ella. Entonces cuando aprende siente que juega en el amor.

La clave está en hablar el lenguaje de los niños, y todo fluye de un modo increíble. Si utilizasmos el lenguaje del niño hay una real comunicación con él, y al entenderse mutuamente no hay agresión, no se necesitamos reñir, castigar, poner límites.

Esto no es automático, ya que los adultos hemos perdido la capacidad de jugar, nos criaron en la represión del juego, para ser serios y responsables con nuestras obligaciones.
Por eso no tenemos iniciativas y ganas de jugar con los niños, entonces la “no intervención” nos viene bien para la estructura de la represión del juego en la que nos hemos criado los adultos.

Hay una gran contradicción, los adultos nos motivamos unos a otros, pero con los niños nos tenemos que presentar como si fuéramos personas sin vida, sin vitalidad, realmente alguien que desmotiva y aburre.
Si los adultos somos personas sin iniciativas, alguien que no nos habla si no le preguntamos algo, es realmente desagradables y desmotivamos a cualquier adulto.

Lo mismo sucede con nuestros hijos, nos relacionamos con ellos como personas vacías sin iniciativas hacia nuestros hijos, pero Sí tenemos iniciativas hacia otros adultos.

Nuestros hijos pueden pensar, “ese adulto es más importante que Yo, mi madre tiene tanta iniciativa hacia él, se ocupa de contarle tantas cosas de ella, quizás yo no seré tan valioso para que mi madre tenga tata iniciativa hacia mi”, “ella no tiene iniciativas de jugar conmigo, solo cuándo yo se lo pido”.

Este es un niño que carga con un adulto que no tiene iniciativas, siempre está tirando de ese adulto, hasta que se acostumbra y entiende que sus padres no van a tener iniciativas hacia él.
Así se repliega en sí mismo, y se queda emocionalmente carente, tendiendo a la soledad interna.
Y luego creemos que se ha hecho autónomo. Cuando en realidad se ha excluido de una relación que no tiene atractivo.

Todo lo que he desarrollado en los libros, ayudará a identificar las estructuras que nos impiden tener una intensa comunicación con el niño.

La web de mi hija:

http://chiaraani.aprenderenfamilia.org

PorValentina Escurra

Actividades con Familias Homeschooling

He organizado durante 12 años encuentros para aprender juntos con las familias homeschooling en Madrid, España. Entra al blog para ver Aprendiendo con Familias

Mi hija no se olvida nunca lo que aprendió y la dedicación que tuvieron las geólogas, los biólogos, etc. hacia los niños y ella. Luego de llenarse con tanta humanidad, de adultos y niños, esa emoción la impulsó a seguir investigando por sus propios medios.

Las actividades son un ejemplo de cómo no dañar emocionalmente al niño, si queremos educar en libertad. No se separan los padres de los niños. Niños de distintas edades, los padres se ocupan cada uno de su hijo y el educador científico solo se encarga de enseñar lo que a simple vista no vemos, ni entendemos, nos hace experimentar mundos desconocidos, luego de tan grata experiencia los niños se quedan experimentando 10 veces más, incluso continúan investigando en su casa. Durante 12 años he organizado con familias y educadores científicos estas preciosas aventuras, en Madrid, España.

Mira la actividad completa en el siguiente blog Aprendiendo Geología en la Naturaleza

Aprendiendo Matemáticas y Geometría

Como las edades de los niños son distintas, los padres acompañan a sus hijos. Cuando el experto explica algo, y se ve que el niño tiene alguna dificultad, los padres se hacen cargo. Estos acercan la explicación a su hijos en los términos que cada niño está acostumbrado a recibirlo en su hogar.
.
En los siguiente enlaces puedes ver algunas de la cosas que hemos hecho:

 

Translate »
error: Content is protected !!