Category Archive Aprendizaje Natural

Chiara Escurra PorChiara Escurra

¿A qué edad podemos enseñar matemáticas?

En familia vamos respondiendo tus preguntas. Ya hace 14 años que educamos en casa (homeschooling).

PorValentina Escurra

“Enseñar” según EcoNiñez

¿Cuándo tenemos que enseñar a los niños? ¿Tenemos que enseñar?

 

PorValentina Escurra

Si un niño es autoritario ¿tiene libertad?

Entre las teorías de cómo relacionarnos con nuestro hijo, elegimos la que creemos mejor. Pero es importante estar atentos a los síntomas que transmite el niño, porque podemos estar convencidos de que estamos teniendo una buena relación con él, pero el modo en que se expresa el niño es el que nos indica que algo no va bien.

Continúa leyendo los fundamentos en el siguiente artículo:

EcoNiñez educación centrada en fomentar la Relación Afectiva y Lúdica entre las personas

 

PorValentina Escurra

Hay que tener mucho cuidado a lo que se le llama “natural”

Hay que tener mucho cuidado a lo que se le llama “natural”, porque muchas veces se incurre en dictadura moral. He escuchado a unas educadoras decir: “Si un niño sabe para qué se ha construido una silla, porque le explicamos su utilidad, respetará la silla con naturalidad”.

Esto es ridículo, no respetamos las cosas porque sabemos para qué son. Si un niño no respeta una silla o lo que sea, es porque nos está avisando que algo le está haciendo sufrir. La utilidad de la silla ni hace falta explicársela, el niño ve cómo nosotros la utilizamos, sabe que la usamos para sentarnos, se lo subestima al explicarle para qué sirve una silla.

Este es un ejemplo del daño psicológico que causa nuestra concepción del “pienso luego existo”, porque creemos que el pensar algo, el saber algo, el ser consciente de algo, produce una buena conducta. Como en este caso, suponemos que el niño se comporta mal, porque no conoce la utilidad de la silla. Esto invisibiliza que algo de lo que hacemos causa un daño en el niño.
El valor y el aprecio por las cosas pasa por recibir primero el amor de las personas. “Si yo soy una persona enamorada, porque me han amado, por lo tanto razono a través de este amor, y me sale naturalmente cuidar la vida y todo a lo que a ella se refiera, es decir el mundo entero.”

En esto los indígenas maternales nos dan cátedra, tanto en la zona polar de Siberia, como en América y África se ha encontrado que a las cosas de la naturaleza se les daba la categoría de sujeto.

Ejemplos:

  • En este caso está marcando la relación afectiva “La pachamama” (la madre tierra) ser madre implica tener relación con hijos,
  • “El río es gente, la luna es gente” (ejemplo de esto lo podéis ver en la película Dersu Uzala).

Cada persona tiene un gran valor afectivo para la vida de cada uno, porque su existencia depende de la relación amorosa con los otros, esto forma y constituye la base de su racionalidad, a través de este aprecio sienten e interpretan todo lo que les rodea. Del amor entre las personas nace el verdadero aprecio por la naturaleza. Del amor entre las personas nace el amor por la vida, y la racionalidad que la sustenta. 

Continúa leyendo en el siguiente artículo:

Resolviendo las dificultades del aprendizaje natural 1º

PorValentina Escurra

Estar en un espacio en común no significa no ser individualista

Estar en un espacio en común no significa no ser individualista, la sociedad individualista se forma en el colegio, incluso en los colegios alternativos. En Suecia está severamente prohibido el homeschooling y es una de las sociedades más individualista del planeta, gran parte de la población vive sola, mueren y nadie se da cuenta, cuando empieza a oler a podrido los vecinos avisan, y para esto pasa mucho tiempo porque el clima frío retrasa la descomposición. Los colegios hacen antisociales a los niños, por el grado de violencia que hay ahí.

El homeschooling no es lo ideal, los padres hacemos mucho esfuerzo para socializar, nos ocupamos de hacerlo, claro que sería muy bueno contar con espacios comunes como una tribu, donde ni padres ni otros adultos estuviéramos separados en mundos artificiales.

Pero la racionalidad individualista lo carcome todo, socava nuestra capacidad social, los colegios alternativos experimentan también una gran violencia. Hace 14 años que ayudo a los padres que también desescolarizen de los colegios no directivos, libres, activos, etc. etc. 

La afectividad es lo más importante para el desarrollo de la inteligencia y para tener una vida feliz. La escuela fue creada para hacinar niños con una persona, para que los padres entreguen su energía de juventud a la acumulación tan poderosa que estamos padeciendo. Utilizan esa energía de juventud que la naturaleza organizó para cuidar a nuestras crías. 

Si una madre sola se estresa con dos o tres niños, una maestra sola no puede satisfacer la necesidades 7, 10 o más niños, por un lado, no le queda otra que reprimir a los niños para que no se hagan daño entre ellos, y por otro nunca reciben la suficiente atención porque son muchos niños.

Miremos la naturaleza, nosotros somos una especie social, de grupo, de manada, de tribu, y en estas siempre hay más adultos que niños para cuidarlos y ser eficientes para mantener la vida del grupo. Solo pasamos a ser más niños que adultos cuando organizamos nuestras sociedades para la acumulación, nos dedicamos a mantener a los faraones caprichosos a costa de nuestros hijos. (V. Escurra)

Este tema continúa el siguiente artículo:

Sociedades Inmaduras

 

 

PorValentina Escurra

Resolviendo las dificultades del aprendizaje natural 3º

EcoNiñez surge porque muchos padres homeschooling y unschooling con todo el mayor esfuerzo se han dedicado a sus hijos, pero aun así se vieron invadidos por problemas angustiantes.

Muchas veces he leído en el homeschooling y unschooling “déjalo ser” como si nuestra relación con el niño no le permitiera ser él mismo. Para no ser autoritario nos alejamos del hecho natural de que nos hacemos con los otros. Inducimos al niño a una soledad interna, recibe poca humanidad, es decir poca relación humana, y especialmente la de los adultos. De este modo en la base de la educación no hacemos algo distinto que el resto de la sociedad, porque nuestra cultura educa para que reproduzcamos el doloroso hiperindividualismo.

Desde Descartes con el “pienso luego existo”, queda definido el ser humano que existe porque razona de forma individual. Los sentimientos quedan relegados al plano de la desconfianza, el amor es irracional, la amistad solo un deber a corresponder, los vínculos afectivos no nos constituyen, sino que el pensar individualmente es lo que nos permite ser.

La educación se instituye en este paradigma En el colegio te van a enseñar a pensar”. Se desgarra al niño de su entorno afectivo natural, familia y amigos, y se lo envía a uno artificial, de extraños sin vínculos afectivos con el niño, Para que aprenda a razonar y llegue a ser alguien en la vida. Piensa, y solo así luego existes”. Lo que el niño siente no importa, porque los sentimientos están en el plano de lo irracional y de la desconfianza “Deja de llorar y madura, niñato. Apartate de tus padres, deja de sentir y aprende a pensar. Válete por ti mismo, ya no necesitas a nadie.Se instaura por definición la soledad interna, un yo individual, contrario al yo-tú, al “yo soy porque nosotros somos”. Pienso por lo tanto ya no necesito al otro que me afirme, que me diga quiero tu existencia, me gusta cómo eres y lo que haces, y porque me quieres puedo pensar en nosotros. Si el Yo no está constituido en vínculos amorosos, no existen los razonamientos que nacen de y para el amor que sentimos unos por los otros. Solo si tengo sanos sentimientos, puedo tener razonamientos a favor de la vida humana y no contra ella.

A partir de Adam Smith se estableció como correcta racionalidad, buena moral y hasta como naturaleza humana, el dedicarse al propio interés individual. Esta racionalidad que en todo el mundo fue y es promocionada y ensalzada con fervor, incluso como eslogan de campañas políticas en USA, hoy la reproducimos cada uno de nosotros, sosteniendo la dictadura económica que vivimos.

Antes predominaba el Persigue tu propio interés y que gane el más fuerte.” pero hoy nos concentramos tanto en el propio interés individual, que hasta estamos perdiendo nuestra capacidad de conexión con los otros, ni siquiera nos interesa competir, sino simplemente estar solos con nuestro propio interés. “El otro no forma parte de mí Yo, no está en mi interés emocional.

Pero el niño nace con la conexión para el yo-tú, su interés es un Yo que desea hacerse con los otros, por eso aprende el idioma y la cultura que le dan los otros. El niño nace con un interés concentrado en las relaciones afectivas entre personas, su naturaleza es intersubjetiva, y nosotros le imponemos sutilmente que se dedique al propio interés individual. Es decir que nos dedicamos a destruir su capacidad innata y luego pretendemos que sea libre y feliz.

La máxima expresión del yo individual, desgarrado de su vínculo, está en los poderosos psicópatas que se han adueñado del planeta, a pesar de las razonables leyes e instituciones de control y vigilancia social que hemos construido, para que garantice la coexistencia pacífica entre individuos separados y mutuamente indiferentes.

Robert N. Bellah dirigió una investigación en los años 80 en USA, y comprobó que la población no solo había desarrollado un gran individualismo utilitarista, porque al tener cubiertas sus necesidades básicas, no encontrando felicidad en lo material, adquirieron como estilo de vida el “individualismo expresivo”. La gente participa de grupos como unos clubes de ocio y de consumo, que unen a personas que se asemejan social, cultural y económicamente. Uno de sus objetivos principales es disfrutar de la compañía de aquellos que comparten un mismo estilo de vida.

El individualismo expresivo busca maximizar el placer, en el privilegio de los proyectos personales. La identidad del individuo se construye en el aislamiento, abundan libros de autoayuda que recomiendan aislarte, aunque sea provisionalmente, para poder profundizar en tu Yo y descubrir quién realmente eres. Lo importante es que yo me exprese, experimenteEl centro está tanto en conseguir, el espacio de mi expresividad, que el otro ya ni existe, solo si me es útil para la expansión de mi expresividad. Otros que admiren mi arte, que sigan mi causa política, incluso los otros me pueden servir para sentirme buena persona al ayudarlos. Lo principal es el despliegue de mi expresividad, si el otro queda reprimido, inferiorizado, eliminado, ni me doy cuenta, ya que yo estoy concentrado en mi expresión, en mi experiencia.” Autores como Christopher Lasch, Bellah, Paul Vitz explican que el culto a la autonomía del Yo, y la obsesión por la autorealización son identificados como factores causantes de un narcisismo alienante.

Isaiah Berlin la llamaba “libertad negativa” a la libertad comprendida como liberación individual, la posibilidad de elegir sin interferencias externas, de modo que la relación con los otros, las convenciones sociales, las tradiciones, etc. son entendidos como obstáculos en el camino hacia el bienestar o la plenitud. La relación con los otros es percibida como “el otro no me deja ser Yo, el otro no debe intervenir en mi vida para que pueda ser Yo mismo, y expresar mi propio interés individual.

Los teóricos Hobbesianos propusieron una visión atomizada del individuo, considerado en sí mismo un todo completamente autónomo y autodeterminado. Para Hobbes la libertad era ausencia de impedimentos, es decir que lo que define mi vida no es lo que yo elija, sino la capacidad de elegir. La intervención de los otros en mi vida, sean estos relaciones, formas de pertenencia, etc, son obstáculos potenciales para el desarrollo de mi propia vida, que es concebida en términos de un proyecto individual. La libertad se expresa en el hombre que edificó su propio proyecto personal en solitario, sin deberle nada a nadie; de hecho, en tanto la vida económica es entendida como esencialmente competitiva, el otro es un rival, o un sujeto de interés que accede a colaborar conmigo – concertando alguna transacción mutuamente ventajosa, o formando una empresa – porque a través de ello obtiene algún tipo de ventaja personal.

Te liberas de los otros para llegar a tu auténtico Yo. Ahora sin el otro, lograrás ser tú mismo. Atrévete a ser tú mismo. El éxito depende de ti. Yo he logrado todo por mí mismo y no le debo nada a nadie. Esto es una gran mentira, ni mi nombre ha sido elegido por mí, me fue dado por otros. Vivimos una enorme y creciente patología social. Ya hemos leído en el artículo anterior cómo en todo el mundo la soledad nos está matando, y actualmente los grupos más afectados son los jóvenes y los niños

El proceso de personalización que vivimos consiste a la vez en abandono postmoderno de los grandes sistemas de sentidos, y en la hiperinversión en el Yo. Relaciones laxas, distendidas, pero que se puedan deshacer con facilidad, para dedicarse a uno mismo, autoexpresión, autosuficiencia, autonomía, “seguridad en sí mismo”.

Más consecuencias, la imaginación se pierde porque los niños no reciben la suficiente relación con los adultos. El tiempo y la calidad de la interrelación es fundamental, si la relación con los adultos que quieren al niño, no es lo suficientemente interesante, el niño irá a buscar el goce de vivir en otras cosas, películas, vídeo-juegos, móviles, comida basura, etc. se hará adicto, intentando satisfacer el vacío emocional, y se reducirá su capacidad creativa y afectiva.

Muchas de las cosas de nuestra cultura, tienen que ser analizadas y reinterpretadas junto al niño, para que él vaya adquiriendo capacidad crítica frente al sistema inhumano que nos quieren imponer. Si el niño recibe la información de la cultura sin que le transmitamos nuestra interpretación, es como entregar a nuestro hijo para un sacrificio divino, en este caso es el mercado. Su criterio de vida será el que le imponga el mercado.

Pero os aseguro que nosotros tenemos un poder mucho más fuerte, y es la profunda conexión humana. El placer de nutrirse de las relaciones humanas. Si lo recuperamos, es mucho más poderoso que cualquier otra cosa, porque esta es nuestra naturaleza, sin ella el ser humano no hubiera evolucionado, ni existido.

Hay que tener mucho cuidado a lo que se le llama “natural”, porque muchas veces se incurre en dictadura moral, utilizando la categoría de naturaleza. He escuchado a unas educadoras decir: “Si un niño sabe para qué se ha construido una silla, porque le explicamos su utilidad, respetará la silla con naturalidad”. Esto es ridículo, no respetamos las cosas porque sabemos para qué son. Si un niño no respeta una silla o lo que sea, es porque nos está avisando que algo lo está haciendo sufrir. La utilidad de la silla ni hace falta explicársela, el niño ve cómo nosotros la utilizamos, sabe que la usamos para sentarnos, se lo subestima al explicarle para qué sirve una silla. Este es un ejemplo del daño psicológico que causa nuestra concepción del “pienso luego existo”, porque creemos que el pensar algo, el saber algo, el ser consciente de algo, produce una buena conducta. Como en este caso, suponemos que el niño se comporta mal porque no conoce la utilidad de la silla. Y así invisibilizamos, que algo de lo que hacemos está causando un daño emocional en el niño.

El valor y el aprecio por las cosas pasa por recibir primero el amor de las personas. “Si yo soy una persona enamorada, porque me han amado, por lo tanto razono a través de este amor, y me sale naturalmente cuidar la vida y todo a lo que a ella se refiera, es decir el mundo entero.” En esto los indígenas maternales nos dan cátedra, tanto en la zona polar de Siberia, como en América y África se ha encontrado que a las cosas de la naturaleza se les daba la categoría de sujeto. Ejemplo: En este caso está marcando la relación afectiva “La pachamama” (la madre tierra) ser madre implica tener relación con hijos, El río es gente, la luna es gente” (ejemplo de esto lo podéis ver en la película Dersu Uzala). Cada persona tiene un gran valor afectivo para la vida de cada uno, porque su existencia depende de la relación amorosa con los otros, esto forma y constituye la base de su racionalidad, a través de este aprecio sienten e interpretan todo lo que les rodea. Del amor entre las personas nace el verdadero aprecio por la naturaleza. Del amor entre las personas nace el amor por la vida, y la racionalidad que la sustenta.

Como pensar que mi vida depende de la relación con el otro, porque me construyo con el otro. Si el otro es un infeliz, genera infelicidad a todos. La felicidad del otro me constituye, entonces deseo que el otro también sea feliz porque forma parte de mi persona. Esta no es una regla autoritaria, una imposición moralista, sino que es la experiencia que la vida humana tiene en su origen. La primera experiencia humana es sujeto-sujeto, porque dependo de un tú que me constituye, me desarrollo en alguien, dentro de alguien, me alimento de mi madre, del otro. Me constituyo como ser humano cuando hay vínculos con otros humanos, es decir dependo de otros para ser humano. Hasta en lo material no fabrico todo lo que tengo, sino que al nacer ya hay un código de vida establecido, un idioma hecho por otros con el que me significan las cosas y las interacciones humanas, una tecnología desarrollada, una cultura de significantes. Sin un tú no hay yo, el yo se hace imitando, interactuando, empatizando con un tú. Somos relación, somos un yo-tú o dicho de otro modo: Ubuntu “yo soy porque nosotros somos”.

“La neurociencia demostró que la organización del cerebro y de la mente depende de la calidad interpersonal. … La organización del cerebro es coherente con la lógica del contexto interpersonal de buenos tratos o malos tratos. …Hoy desde la neurociencia las cosas están clarísimas, la personalidad y la salud mental son una construcción social,es decir una construcción interpersonal. Todas estas visiones sesgadas, de imponer la idea de que las personas son el resultado solamente de su genoma, solamente de su biología, es algoque hoy, está totalmente desfasado.” Jorge Barudy

Los niños criados en un vínculo seguro durante sus primeros años de vida, tienen un cerebro con un hipocampo más grande, estructura clave en el aprendizaje, la memoria y la respuesta al estrés. Investigación realizada en el 2012 por un equipo de psiquiatras infantiles y neurocientíficos de la Universidad de Washington Escuela de Medicina de San Louis (EE.UU.), demuestra que los cambios en la anatomía del cerebro de los niños están vinculados a los cuidados afectivos.

Entonces lo que hemos analizado hasta ahora es que el capitalismo-liberal se ha instalado en nuestra forma de sentir a los otros. El otro es un obstáculo que no debe intervenir en mi vida, solo si yo lo demando. Yo soy con lo que yo consigo hacer con mi propio interés. Yo soy conmigo mismo, y las relaciones humanas son un añadido que utilizo. Lo peor es que creemos que hemos elegido libremente esta forma de pensar y sentir, pero no, esta fue impuesta generación tras generación. ¿Cómo? Haciéndonos gozar con artefactos, cosas, servicios, video-juegos, internet, etc. sustituyendo las relaciones afectivas interpersonales. ¡Gozamos con lo que nos hace desgraciados! nos dirigen a evitar la relación humana y en consecuencia “La soledad es la epidemia de nuestra era.”

Pero podemos recuperarnos ya que somos por naturaleza sociales. Transmite a tu hijo la importancia vital de las relaciones humanas afectivas, solo interactuando con él podrá sentir que tiene un nosotros, que lo sostiene y lo ama. El amor se comunica en la acción de relacionarnos. Si evitas la relación, evitas el amor.

Afirma lo que hace tu hijo, si te muestra algo y le dices que es precioso, le estás diciendo que él es precioso, pues, lo que ha hecho, ha salido de él. (En el próximo artículo ampliaremos este tema.)

Ahora veamos la importancia de los grupos:

Hay organizaciones, que te dejan en un vacío emocional, porque tienen una imposición moral que llega a ser utilitarista. Como por ejemplo “Debemos salir a frenar esto. No podemos permitir aquello. Hagamos una manifestación.” O se centran en decirte, “Tal teoría dice que la justicia y la libertad es esto o aquello.” etc. Es decir no te miran primero como persona, no te preguntan por tú vida. Viven todavía en la etapa de la Diosa Razón, razonamientos lógicos sin vínculo afectivo. No les interesa el ser humano integro, solo la parte del “pienso luego existo”, soberbia intelectual, tienen miedo de sentir al otro. Probablemente sufran de un profundo “apego (inseguro) evitativo”, como la mayoría en nuestra sociedad. Nunca se va a llegar a un cambio social si no se parte de generar primero vínculos sanos. Los razonamientos que sirven para sostener la vida, se sustentan en las relaciones afectivas. El filósofo Lévinas, que cité en este artículo dónde amplío más lo que aquí te expreso, vivió cinco años en el campo de concentración nazi, y nos dice que reducimos al otro si no lo miramos como una fuente de misterio infinito, es decir la soberbia intelectual no escucha al otro, no le interesa sentirlo, empatizar con él, solo utilizarlo para decirle cómo debe vivir y lo que debe hacer para que su idea de justicia se realice. Esto es violento, porque es como asesinar parte de la persona del otro en nombre de alguna racionalidad. No aprecia la vida del otro como misterio irreducctible que sobrepasa sus conceptos de lo que es el otro. No toma el contacto con el otro como lo radicalmente valioso, alguien que se encuentra más allá y por encima de mis intenciones de predecir, controlar y representar.

Busca a personas sensibles, grupos de personas que en primer lugar te miren a ti como lo más valioso. Cada persona es un tesoro infinito que nunca podremos conocer del todo, es mucho más y va más allá de cualquier razonamiento, idea o ideología de libertad, igualdad o de lo que sea. Las ideas pueden ser perfectas, pero nosotros como seres sociales que fuimos tribu en nuestros orígenes, necesitamos la mirada, la complicidad y hasta sentir que somos uno con los otros, como muchos de los pueblos originarios que siguen viviendo así y para los que nunca existirá la soledad, porque como dice Ubuntu “yo soy porque nosotros somos”. Si soy una sola cosa, una unidad con mi comunidad, la soledad no existe, esa es nuestra esencia, nuestro origen al que fue matando la maquina de acumular que hemos creado y no sabemos como parar. Hay gente sensible que busca eso, hay que intentar vivir con ellos una experiencia distinta para ser lo felices que merecemos ser todos.

Lo que aquí explico puedes verlo claramente en la excelente y preciosa película de 1998 sobre la vida de Hunter Adams, llamada “Patch Adams”, quien después de intentar suicidarse, experimenta una relación con los otros que le salva la vida, y luego construye algo maravilloso para todos, que está activo en todo el mundo. Sin embargo los que protagonizan la película Robin Williams y Philip Seymour Hoffman dos actores de enorme éxito, dinero, fama, premios Oscar, recientemente se suicidaron. Si no conectamos con el valor infinito que los otros significan para nuestra vida, no importa que tengamos éxito siguiendo el propio interés ¡¡Seremos Infelices!!

Aquí otro ejemplo sobre el tipo de conexión a la que me refiero. En Reino Unido hace 25 años que se lleva a cabo una metodología para los que sufren de esquizofrenia: “Los escuchadores de voces” son personas que se dedican a relacionarse con los que padecen este malestar, de una forma empática, afectuosa, con ternura. No niegan las voces de la esquizofrenia, sino que tratan de entender el sufrimiento que estas quieren comunicar junto a la persona que la padece. Logrando así dejar la medicación, no la necesitan más y llevan una vida normal, incluso muchos de los recuperados ayudan a otros. Míra los vídeos

 

 

Distintos modos de librarnos del otro

En los tres últimos artículos de EcoNiñez venimos viendo en qué se fundamenta la educación autónoma, qué es el propio interés, y por qué presuponemos que estos son naturales en los niños y no construidos por nuestra sociedades de sufrimiento. En los siguientes vídeos veremos cómo nuestra cultura liberal necesita obsesionarnos con la independencia o autonomía. Estamos tan dominados por esto, que percibimos que “el otro es una molestia para mi realización personal”. En muchos países, pobres y ricos, al otro se lo elimina en relaciones de poder. Uno aplasta al otro, con el machismo, racismo, marginando a la pobreza. Y en algunos países ricos, se han organizado económicamente para que el otro, deje de ser una molestia, ya no dependen unos de los otros, ya no se necesitan, vean cómo son sus vidas.

PorValentina Escurra

Resolviendo las dificultades del aprendizaje natural 2º

A) ¿Por qué me va a interesar la vida del otro? Ya bastante tengo con la mía. Cada uno con lo suyo. Solo me importa el otro si me es útil para mis intereses personales. El otro es un instrumento para mi proyecto, y si no es así ¿para qué lo necesito? / Cosifico al otro. Relación sujeto-cosa.

B) Si mis padres me obligaron a ser buena persona, respeto al otro por moralismo: ¡Se debe respetar al otro! Imponemos una supuesta sana distancia. ¡Cada uno con lo suyo! El otro es un otro lejano, una cosa que no tiene nada que ver conmigo, y lo tolero, lo soporto, y lo “dejo ser” con una prudente distancia. Cuando uno no da lugar al vínculo, se interrelaciona poco con el otro, el otro se convierte más en una cosa que casi no participa en mi vida, es como un objeto extraño.

C) Es distinto pensar que mi vida depende de la relación con el otro, porque me construyo con el otro. Si el otro es un infeliz, genera infelicidad a todos. La felicidad del otro me constituye, entonces deseo que el otro también sea feliz porque forma parte de mi persona. Esta no es una regla autoritaria, una imposición moralista, sino que es la experiencia que la vida humana tiene en su origen. La primera experiencia humana es sujeto-sujeto, porque dependo de un tú que me constituye, me desarrollo en alguien, dentro de alguien, me alimento de mi madre, del otro. Me constituyo como ser humano cuando hay vínculos con otros humanos, es decir dependo de otros para ser humano. Hasta en lo material no fabrico todo lo que tengo, sino que al nacer ya hay un código de vida establecido, un idioma hecho por otros con el que me significan las cosas y las interacciones humanas, una tecnología desarrollada, una cultura de significantes. Sin un tú no hay yo, el yo se hace imitando, interactuando, empatizando con un tú, somos relación, somos un yo-tú o dicho de otro modo: Ubuntu “yo soy porque nosotros somos”. Si hubiéramos crecido dentro de un grupo de lobos, seriamos un yo-tú lobo, no un yo-tú humano. Y esto ha pasado en casos reales, niños criados con lobos, encontrados luego de años, se sentían y comportaban como lobos, no como humanos.

Intentamos con mucho esfuerzo hacer lo mejor para nuestros hijos, queremos criarlos y educarlos felices y en libertad, pero observamos en los niños síntomas que nos indican que algo no va bien. Esto sucede en muchos ámbitos de nuestra sociedad, en general todos nos esforzamos porque ¡¿quién no quiere lo mejor para sí mismo?! Pero sin embargo el sufrimiento va aumentando. Decimos que construimos una sociedad para la libertad y cada vez tenemos más vigilancia, violencia y guerras. Cada vez más horas de trabajo que nos esclavizan con menos salarios, mientras la desocupación aumenta. Si no hacemos un cambio en la base de nuestra racionalidad, es decir desde donde interpretamos toda la realidad, no va a haber un cambio real, y el sufrimiento continuará aumentando.

Afirma George Monbiot: “La Era Digital dice mucho de nuestros artefactos pero muy poco sobre la sociedad. …¿Qué cambio social incuestionable marca a nuestra época respecto a las que nos preceden? Para mí es evidente: la nuestra es La Era de la Soledad

Thomas Hobbes no podía estar más equivocado cuando afirmó que en el estado de naturaleza, nos hallábamos ocupados en una guerra “de todos contra todos”, previa al momento en que surgió la autoridad que nos sometería al orden. Somos criaturas sociales desde el inicio: mamíferos que como las abejas, somos absolutamente dependientes entre sí. Los homínidos del África oriental no podrían haber sobrevivido una sola noche en soledad. En mayor medida que cualquier otra especie, hemos sido formados por nuestro contacto con los demás. La era en la que estamos ingresando, en la que vivimos aislados, es diferente a cualquiera que haya pasado antes.

La soledad se ha convertido en una epidemia entre los adultos jóvenes. … Para esto hemos destrozado el mundo natural y degradado nuestras condiciones de vida, hemos entregado nuestras libertades y perspectivas de alegría a un obsesivo, desintegrador y triste hedonismo, en el cual, habiendo consumido el planeta, comenzamos a alimentarlo de nosotros mismos. Para esto hemos destruido la esencia de la humanidad: nuestra interdependencia.” George Monbiot

La Fundación para la Salud Mental del Reino Unido comprobó que la soledad era una preocupación mayor para las personas de 18 a 34 años, que para los mayores de 55. El año pasado, un censo de VICELAND UK reveló que el mayor miedo para el 42% de los encuestados era terminar solos. Esta información fue sorprendente. …”

Récord en el aumento de niños que quieren suicidarse en UK, Childline recibe 53 llamadas al día. En general todos los países viven el mismo problema, pero no tienen un servicio que lo cuantifique como lo hace Reino Unido, que pone a disposición de los niños un servicio de atención, y luego esta información es estudiada y entregada a la población.

“… La solicitud de ayuda se han más que duplicado en cinco años, de acuerdo con Childline del NSPCC. El servicio NSPCC realizó 19.481 sesiones de asesoramiento a los niños sobre el suicidio en el curso 2015/16 – el equivalente a uno cada media hora en un año. Las turbulentas vidas familiares, la presión en la escuela y las condiciones de salud mental fueron los principales factores desencadenantes de los pensamientos suicidas, en niños tan jóvenes como de 10 años de edad.

NSPCC director ejecutivo Peter Wanless dijo: “Tenemos que entender por qué tantos niños están llegando a un estado emocional tan desesperado, que ellos sienten que no tienen más opción que poner fin a sus vidas. Como sociedad, no podemos estar contentos de que una generación de niños se sientan tan inútil, solos y aislados de apoyo. …”

La importancia que se le da a la autonomía en nuestra sociedad es inmensa. En todas partes nos dicen que vamos a prosperar a través de un interés propio competitivo y un individualismo extremo”, argumentó George Monbiot.

Hemos olvidado cómo hacer amigos, pero ya tenemos aplicaciones que lo hacen por nosotros. Si necesitamos acurrucarnos, también podemos pagarle a un extraño para hacerlo.

Se ha estudiado extensamente sobre el poder del contacto humano y su capacidad para reducir el estrés, aumentar la relajación, bajar la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, entre otras cosas. Los abrazos reducen la velocidad de tu pulso, calman tu sistema nervioso y hacen que el mundo parezca menos apocalíptico. Todo esto es cierto, incluso si el abrazo viene de un completo desconocido al que le pagaste casi 250.000 pesos la hora. Y esto sucede en países de latinoamérica donde mucha gente dice ser más amistosa, pues parece ser un mito, la soledad se globalizó y también allí pagan a alguien para que aparente ser tu amigo. Amistad por hora: ya es posible alquilar la compañía de un amigo, para ir a correr o al gimnasio, comer en tu casa y mientras ver una película juntos, te acompañan en salidas o solo te escuchan, el servicio se paga con efectivo o tarjeta. Fenómenos que se está dando en muchos países de latinoamérica, así como en los países desarrollados.

También hay otra opción, más de 70 millones de personas tienen por amigo a robots. Los Robots en las redes: furor por los amigos y novios imaginarios. Son apps que simulan ser personas reales con las que se puede chatear en todo momento. Tienen millones de usuarios.

Actualmente se está desarrollando la capacidad de que los ordenadores y robots, nos transmitan sensaciones de los “amigos” humanos de las redes sociales o de los “amigos” robots.

Japón cuenta con un gran número de lugares destinados para personas que se sienten solas y necesitan compañía. Por ejemplo, hay un café temático con mesas para una persona que es ‘acompañada’ por un gran peluche de un mumin. En Tokio existe otro café donde se puede pasar tiempo abrazándose con una persona que lo hace de forma profesional.

Además, se puede ‘alquilar’ a animales para pasear o disfrutar en la capital de pasar tiempo con erizos o gatos por ejemplo.

El reciente sondeo en Japón sobre ciudadanos de entre 18 y 34 años de edad mostró que casi el 70% de hombres y el 60% de mujeres no tienen pareja. Entre ellos, el 42% de los hombres y el 44,2% de las mujeres han manifestado que nunca han tenido relaciones sexuales. La empresa Vinclu ha creado a Azuma Hikari, una mujer holográfica ‘encerrada’ en un aparato llamado ‘Gatebox’, que ya está a la venta. Hikari despierta a su “maestro”, como lo llama, por la mañana, le envía mensajes positivos durante el día y le aconseja sobre el tiempo.

También se paga a personas para que simulen amistad, hablar un rato, mirar una película juntos. Incluso para que hagan de amigos en un casamiento, o lamentaciones en un funeral.

De los países ricos podemos ver la película documental sobre la soledad que padecen los suecos “La teoría sueca del amor”, nos muestra cómo el ideal de ser personas muy autónomas les está causando tanto sufrimiento.

La peor violencia es la que provoca la soledad” afirma El director francés Samuel Benchetrit estrena ‘La comunidad de los corazones rotos’, inspirada en su infancia en la ‘banlieue’ de París.

“El énfasis en la importancia del ‘yo’ está en la raíz de mucha de nuestra angustia.” G. Monbiot.

“Una sociedad que ha caído en la desconexión a través del interés propio, está acumulando problemas para el futuro” afirmaciones del neurocientífico John Cacioppo.

Las investigaciones han mostrado que la soledad nos hiere a un nivel celular. Muchos modelos de psicología están de acuerdo en que nacimos con una predisposición biológica para formar lazos sociales. El contacto social puede reducir el dolor físico, así como el dolor social sirve también como una función evolutiva que nos hace buscar conexiones. La supervivencia entre los mamíferos sociales depende de tener vínculos robustos con la manada. Estar en el borde, aislado, hace que el animal sea una presa más apetitosas para el depredador.

Para John Bowlby el apego caracteriza la experiencia humana “desde el nacimiento hasta la muerte”. Los apegos que tenemos cuando niños configuran, luego, los que tenemos como adultos.

Necesitamos que se produzcan cambios en los modelos operativos internos, para dejar de evitar la relación humana, crianza que la mayoría hemos recibido. En la infancia fuimos dirigidos desde muy temprana edad a centrarnos en las cosas y ser muy autónomos (hacernos sin el otro), en lugar de dedicarnos a amar y disfrutar a las personas (hacernos con el otro). Inducir al niño a la soledad interna, por nuestra obsesión al culto hacia la autonomía, es un cruel y grave daño emocional que se le causa.

El informe de la Comisión Lancet nos dice que el autodaño es la mayor causa de muerte entre los jóvenes de 20 a 24 años en el Reino Unido. La soledad juega un papel significativo en que una persona use su cuerpo para comunicar un dolor emocional. El informe de la CL critica la falta de atención a la salud de los jóvenes en todo el mundo.

Si no tenemos pareja tenemos que escuchar esos sermones de cómo “debemos aprender a estar bien por nosotros mismos”. Buscar compañía cuando deberíamos “estar preocupándonos por nosotros mismos” está mal visto.

“Cuando todos cohabitamos pero no estamos implicados románticamente, es posible que nos sintamos profundamente solos, aunque nuestra casa esté llena de gente y salgamos todo el tiempo”, nos dice Rachel, de 28 años, que trabaja como publicista en Londres. “Acostarte con gente que no amas te puede hacer sentir solo”, continúa Rachel. El estigma de la soledad es tan fuerte, que preferimos aparentar que no lo estamos, nos mentimos los unos a los otros.

La sociedad solitaria” estudio de La Fundación para la Salud Mental del Reino Unido nos dice:

“Debido a que nuestra sociedad se enorgullece de la autosuficiencia, la soledad puede llevar un estigma para las personas que lo admiten.” “La soledad puede acompañar a la depresión u otra enfermedad psicológica, pero tiene su propio conjunto de características con consecuentes implicaciones específicas para nuestra salud mental, física y social.” “Es la soledad crónica a largo plazo la que nos desgasta más que la soledad que es “situacional” o pasajera. Una vez que la soledad se vuelve crónica, es difícil de tratar. Las personas que están crónicamente solas pueden quedar atascadas en un bucle de conducta negativa, y pueden empujar a los demás o buscar contacto transitorio, como múltiples parejas sexuales, lo que puede hacerlos aún más aislados. Sólo unirse a un sitio web de citas o un nuevo club para encontrar amigos no ayuda a alguien que está crónicamente solitario.” “A veces no es obvio que la soledad está en la raíz de la depresión de alguien.

Los profesores de psiquiatría de Harvard, Jacqueline Olds y Richard Schwartz, escriben: “La depresión se ha convertido en una queja general para todos, desde la madre que se queda en casa, que sólo habla a los niños durante todo el día, hasta el enojado desempleado que siente que la vida le ha dado un trato brutal.

… Lo que se pierde es lo que subyace en estos hechos, es la historia de la madre que se deprime simplemente porque no tiene a quién hablar, y el desempleado que se siente completamente excluido porque todo su mundo social ha consistido en tener contacto diario con sus compañeros de trabajo.

En el pasado, la soledad se ha abordado principalmente desde un punto de vista cultural o social, pero el trabajo de los neurocientíficos sociales como John Cacioppo en la Universidad de Chicago han proporcionado pruebas científicas de algo que muchos sospechan desde hace bastante tiempo, y es que: la soledad causa efectos fisiológicos que hacen estragos en nuestra salud.

La soledad persistente deja una marca a través de las hormonas del estrés, la función inmune y la función cardiovascular con un efecto acumulativo que significa estar solo o no es equivalente en el impacto a ser fumador o no fumador.

La soledad altera nuestro comportamiento, aumentando nuestras posibilidades de complacerse en hábitos riesgosos como la toma de drogas, y juega un papel en trastornos mentales como la ansiedad y la paranoia.

La soledad es también un factor conocido en el suicidio. El sociólogo francés Emile Durkheim estableció un vínculo entre el suicidio “egoísta” y el aislamiento en su obra pionera sobre el tema.”

“Somos Animales sociales. A lo largo de la evolución, los lazos sociales han sido esenciales para nuestra supervivencia. Para superar a los depredadores, necesitábamos evolucionar aumentando la cooperación.”

Experimentos de 1957-63, el psicólogo Harry Harlow crió monos bebés en cámaras de aislamiento durante 24 meses para probar el impacto de la privación materna y el aislamiento en el desarrollo social y cognitivo, y estos efectos devastadores han sido comprobados una y otra vez.

Debido a que somos animales inherentemente sociales,

el aislamiento

es uno de los castigos más crueles que el hombre ha inventado.

Los activistas contra el uso del aislamiento han documentado sus efectos negativos sobre la salud mental, y los presos que lo han experimentado dicen que es una forma de tortura.

Cómo la soledad perjudica nuestra salud: Una de las razones por las que la soledad es tan mala para nosotros, es porque nos hace más difícil controlar nuestros hábitos y nuestro comportamiento. Las pruebas de los psicólogos estadounidenses Roy Baumeister y Jean Twenge en 2001 mostraron que la expectativa de aislamiento reduce nuestra fuerza de voluntad y perseverancia, y hace que sea más difícil regular nuestro comportamiento: los adultos solitarios de mediana edad beben más alcohol, tienen dietas poco saludables y toman menos ejercicio que los socialmente satisfechos. El abuso de drogas y la bulimia nerviosa están relacionados con la soledad.

¿Nos estamos volviendo más solos? Aunque la evolución sugiere que estamos diseñados para vivir en comunidades cercanas, y la sociología nos enseña que crecemos en estrecha cooperación unos con otros, nuestra forma de vida moderna nos aísla de los demás. Una explicación de por qué la sociedad occidental puede ser más rica, pero no más feliz, es que hemos estado alejándonos más unos de otros. Los psicólogos evolucionistas creen que, como especie, somos inadecuados para el ambiente físico y social que ahora habitamos.”

La mayoría de nosotros vivimos solos en pequeños apartamentos, trabajamos en casa, y hacemos compras y socializamos en línea. O viajamos largas distancias de ida y vuelta para trabajar largas horas en la oficina, apenas encontrando tiempo para pasar con nuestras familias.”

Escribiendo sobre la soledad en la América del siglo XXI, los profesores de psiquiatría de Harvard Jacqueline Olds y Richard Schwartz se refieren al “Culto de la ocupación” que se ha convertido en una insignia moderna de honor. Sugieren que enfrentamos tanta presión para ser “productivos” que descuidamos las relaciones “innecesarias” que nos son tan vitales como el alimento y el agua.”

Según algunos psicólogos psicodinámicos, la teoría del apego explica por qué algunas personas encuentran más difícil establecer relaciones íntimas con un adulto. Ellos creen que si la relación temprana de una persona con su cuidador es inadecuada, de alguna manera puede aislar a la persona emocionalmente de otros más adelante.” “La soledad trae sentimientos de ira, tristeza, resentimiento, vacío, vulnerabilidad y pesimismo. Las personas que se sienten solas, sienten que disgustan, a menudo se involucran con sí mismas y carecen de empatía con los demás.

Estas características mantienen a los demás a distancia. La gente puede cerrarse de los demás porque temen el rechazo o la angustia y luego se sienten solos.”

“Un informe de la NSPCC publicado en marzo de 2010 encontró que en 2008/09, ChildLine aconsejó a casi diez mil niños sobre la soledad. La mitad de los que llamaron a este número de teléfono, indicaron a la soledad como su principal problema, y esto se ha triplicado en cinco años, de 1.852 a 5.525.

Los niños mencionaron las razones de su mayor sentimiento de soledad, siendo los más comunes los problemas de relaciones familiares, las cuestiones relacionadas con la escuela y el acoso escolar. El miedo al ostracismo es a menudo agudo entre los adolescentes y los jóvenes. (“La sociedad solitaria” estudio de La Fundación para la Salud Mental del Reino Unido The Lonely Society de la Mental Health Foundation)

Baruch Spinoza en 1663 nos dice que

La relación con uno mismo no está por fuera de la relación con los otros.

Si alguien ha hecho algo que imagina afecta a los demás de alegría, será afectado de una alegría acompañada de la idea de sí mismo como causa; o sea, se considerará a sí mismo con alegría. Si, por el contrario, ha hecho algo que imagina afecta a los demás con tristeza, se considerará a sí mismo con tristeza” (B.Spinoza).

El cuerpo de cada sujeto está en relación con el de los otros.

Para Descartes la existencia se define por el pensar “pienso luego existo”, y el pensar no es en un yo relacional, sino aislado de los otros. Como dicen algunos filósofos, le quedó el cerebro solo, sin un cuerpo, flotando en una bañera, y tubo que invocar a Dios para quitarlo de ahí. Spinoza rompe con la división cartesiana entre alma y cuerpo. Él no las concibe como categorías separadas: el alma puede ser una representación del cuerpo. Y se asombra de la fuerza que éste tiene. En pasión y en acción, sostiene este filósofo, “nunca se sabe lo que puede un cuerpo”. Así, el alma no está por encima, está “con” el cuerpo. En este marco, no podemos desarrollar nuestra potencia si nos concebimos divididos en cuerpo y alma, pero tampoco si estamos separados de los demás. Es decir que Spinoza también se contrapone al individuo que crea el mundo solitario con su pensamiento, el yo individual que piensa y luego existe. El yo se constituye en relaciones personales, sugún cómo soy recibido y sentido por mi madre y los otros, en una cultura llena de significados creados por otros, que existe antes que yo, y que voy aprendiendo con los otros. Por lo tanto en mi racionalidad, en mis conclusiones y elecciones siempre están los otros.

El planteo de Spinoza supone una realidad relacional

concibe al ser humano como un cuerpo en relación, no recortado de los otros.

Estos conceptos los podemos ver luego en muchos filósofos, sociólogos y psicólogos como en:

Pichon Rivier “No hay nada en él que no sea producto de las relaciones entre individuos, grupos y clases.” El vínculo con otro sujeto es la mínima unidad de análisis en las personas.

Kenneth J. Gergen que define el Multi-ser: Lo que es comúnmente visto como el sujeto individual es la intersección común de múltiples relaciones. (Ser Relacional)

Berger y Luckmann La realidad de la vida cotidiana se presenta como un mundo intersubjetivo, no puedo existir sin interactuar con otros. En la situación “cara a cara”, el otro aparece en el presente vivo que ambos compartimos. Hay un intercambio continuo entre mi experiencia y la suya. Esta actividad actúan en el proceso subjetivo de ambos, incluso más allá del “cara a cara”, objetivado como producto de la actividad humana.

 “Razón de Vivir” Letra y Música de Victor Heredia

Continúa leyendo aquí la 1º parte

Resolviendo las dificultades de la educación natural 1º

PorValentina Escurra

Resolviendo las dificultades del aprendizaje natural 1º

Los que estamos en la crianza y educación natural, en general todos ya hemos comprendido que escuchar al niño, atender sus necesidades, no descalificarlo, ni humillarlo, decirle lo que SÍ queremos en lugar del NO, afirmar al niño y apoyarlo en su exploración y creaciones, no hacer todo por el niño para permitir que se exprese, que juegue, y jugar con él, relacionarnos amorosamente, etc. le genera un buen desarrollo emocional e intelectual.

Yo misma escribí un libro sobre estos temas en el 2006 “El gozo de complacer los deseos de nuestros hijos”. Pero luego tuve que replantearme el gran problema subyacente que tenemos, y es que desarrollamos lo mencionado al principio, dirigiendo al niño a centrarse en su individualidad, en lugar de centrarse en lo relacional, siendo las relaciones afectivas constitutivas de las personas.

Nos centramos en “Educar al niño en el propio interés”, presuponiendo que el propio interés del niño es individual, cuando en realidad es relacional.

El niño tiene interés en explorar el mundo porque posee seguridad afectiva, y esta es resultado de la relación padres-hijos. Si el niño tiene padres en los que puede confiar, ante el estrés recurre a sus padres.

Si el propio interés del niño es comer todo el día dulces o jugar a los videojuegos, quiere decir que las relaciones humanas no le han dado el goce de vivir, y buscó el goce en otras cosas. Por lo tanto el origen del propio interés es relacional y no individual.

Estamos hechos de relaciones humanas, somos relación humana: creados de la unión de células de dos personas, nos formamos dentro del cuerpo de otra persona, nos alimentamos del cuerpo de otra persona, somos cuidados por otros, aprendemos las palabras de otros y lo que estas significan en un idioma que ha sido creado por otros, aprendemos a entender el mundo a través de los otros. El niño observa nuestras emociones y aprende quién es él, ejemplo: si la madre lo mira disfrutándolo y dedica tiempo a interactuar con él, su hijo pensará “debo ser valioso”, porque ve que su mamá al relacionarse con él siente lindas emociones, y además se queda haciéndolo durante largo tiempo. La relación de amor hace sentir al niño que es único e irreemplazable para su mamá, generándole una alta estima. Es decir que el Yo no existe aislado, siempre existe en referencia al ambiente que lo modifica y al que modifica.

Nuestras capacidades se desarrollan si los otros nos estimulan, nos apoyan, nos quieren y nos disfrutan.

Si fuimos mal tratados, nuestro propio interés puede ser querer acaparar todo con alta agresividad.

El “propio interés” está siempre formado con lo que hemos vivido con los otros, con la alegría o sufrimiento que hemos experimentado con las personas. Forjando en nosotros alta o baja estima, resiliencia, etc.

Todo nos indica que “el propio interés individual” no existe, sino que este es una manifestación de las buenas o malas relaciones, por eso es relacional y no individual.

Significa que probablemente estamos organizando nuestra vida en algo que no existe.

Vivimos en una cultura que se sustenta en el hiperindividualismo, la cual nos hace creer que la libertad consiste en construir una subjetividad con un Yo aislado, que casi no necesita a los otros para educarse, existir y ser.

Se dirige al niño a que tenga un interés centrado en el “Yo me basto a mi mismo. Yo con mi propia capacidad me construyo a mi mismo. Yo con mi curiosidad me hago a mi mismo. Eso es lo único que necesito, los demás sobran, o solo son útiles cuando yo quiero algo de ellos.” Educación egocéntrica, incapaz de disfrutar a los otros, infeliz, y encima ignorante. Porque se dirige al niño a creer que él se educa a sí mismo, que todo lo hace por sí mismo, que es capaz de crear toda la realidad por sí mismo, y que no necesita a nadie, porque es completamente autónomo. Él es el centro de todo, la realidad la hace él, con su ego gigante deformado, donde los demás no existen. Por lo tanto, ni por asomo hay espacio para el apoyo mutuo. La realidad que vivimos no es construida por una humanidad colaborativa, las relaciones interpersonales no tienen ningún valor. Somos individuos aislados que nos usamos unos a otros, y como en este utilitarismo vamos eligiendo, creemos que somos libres.

Si creemos que “nos hacemos libre eligiendo”, la libertad de nuestros hijos es una educación en el fracaso y la opresión, porque solo el multimillonario es el que tiene más posibilidades de elegir. Distinto es pensar que somos libres porque estamos emocionalmente sanos para poder elegir lo que nos hará felices, por lo tanto libres. Entonces la libertad también es consecuencia de las sanas relaciones.

La subjetividad individualista construida en el niño, es anti-natural, porque nuestro ser es relacional, vulnerable y necesitado de las aportaciones humanas. Se dirige al niño a que se concentre en sí mismo para que se autoconstruya y autoeduque, creyendo así ser más natural, cuando en realidad se lo está alejando de su naturaleza, o sea de sí mismo.

Dos caras del autoritarismo que anulan al otro, abusando de su poder de adulto. “Le impongo lo que yo quiero a gritos o de forma silenciosa, no permito expresar su elección. Y la otra es que sí le permito expresar su elección, pero primero le impongo una relación vacía de interacción, estableciendo que el niño no es un otro que me atrae y que me inspira relacionarme con él, para que el niño se ocupe de hacerse a sí mismo. Por lo tanto no le muestro que me atrae, solo le sirvo cuando me lo demanda.” Fundamos una división, un muro entre el mundo del niño y del adulto.

Las directivas que forman el inconsciente colectivo de nuestra sociedad, es que todos somos muy distintos, por lo tanto vamos a tener intereses muy individualizados, por eso cada uno debe centrarse en su propio interés que es individual -interés que nada tiene que ver con los otros-. Dedicamos nuestra vida a lo distinto y no a lo que nos une, nos alejamos unos de otros, y el goce de la vida ya no pasa por las relaciones humanas, sino por el utilitarismo y el hedonismo del propio interés individual, donde suponemos que “el otro ya no tiene lugar en la construcción de mi persona”.

Nuestro ego está bien atendido, porque es un consumo personalizado, “somos diferentes y libres”. Pero cuanto más alejados estemos unos de otros, más necesitaremos cosas que llenen el vacío que nos dejan los otros. Porque se supone que la libertad es el Yo que se autoconstruye a sí mismo, por lo tanto en nuestra fantasía no necesitamos a los otros.

Rompemos los vínculos naturales, nos separamos de nuestra esencia, aniquilamos nuestro origen de manada, y así, vivimos cotidianamente en una sociedad que hiere. De este modo, a pesar de nuestras buenas intenciones, estamos muy lejos de respetar al niño, a su naturaleza de sana dependencia, característica de toda manada.

Nuestro cerebro está preparado para desarrollarse conectado con los otros cerebros humanos, si esto en la educación pasa a un segundo plano, tratamos al niño como a un ser que no está interrelacionado con las personas, dañamos su inteligencia y emociones.

Los niños que reciben escasos estímulos de sus cuidadores, sufren daños psicológicos o mueren. Rene Spitz en la década de 1940 y en el 2007 comprobó que los niños bien alimentados e higienizados pero que no recibían estímulos del habla, palabras dulces, miradas que aprueban, sonrisas que disfrutan al niño, contacto corporal, caricias, ser aupado, gran parte de ellos fallecían y otros padecían graves problemas mentales.

Es decir que la interacción humana es fundamental para tener una vida saludable.

Tenemos que estar muy atentos para detectar si nuestro hijo no está recibiendo la suficiente interacción humana de calidad, en la que se incluye la cantidad de tiempo que le dedicamos, ya que la escasez daña su cerebro, su capacidad de aprendizaje, su capacidad de sentir y amar a las personas.

Es preciso estar pendientes de las señales que nos dan nuestros hijos, y satisfacer lo que necesitan, cuidar sus etapas de desarrollo, pero es distinto pretender que el niño nos diga siempre cuándo tenemos que interactuar con él. Y además exigirle, sutilmente o silenciosamente, que él nos indique siempre, todo lo que debemos transmitirle, cargando al niño con la responsabilidad de su educación, porque decimos que él es diferente y que por eso solo él puede saber con su autonomía lo que necesita.

Él debe saber lo que tiene que aprender, por lo tanto, que él decida y que me diga lo que tengo que hacer”.

Pero esto es un cambio de roles, el niño educa al adulto. ¡¡Es antinatural!! Todos los animales adultos de manada, con crías en larga dependencia, saben qué transmitir a sus vástagos, sus hijos no les dicen lo que les deben enseñar. Es lógico, ellos son nuevos en este mundo y no conocen el territorio, qué comer y no envenenarse, cómo son los seres vivos que habitan, cómo viven, qué estrategias utilizan, etc, etc. Los humanos también siempre supimos qué transmitir a nuestras crías, y sobre todo cuando vivíamos en tribus, en manadas. Formamos parte de las especies que nos hacemos con los otros, y no de modo individual.

Por ejemplo en el caso de las Orcas, que viven toda su vida en manada, no “hablan” por instinto, sino que lo aprenden de sus adultos, e incluso grupos de diferentes regiones tienen dialectos, y que cuando un recién llegado arriba a un nuevo grupo debe aprender para comunicarse. Las orcas transmiten la costumbre de cazar de cierta forma y comer determinadas partes, como algunas manadas que les fascina la lengua de ballena. Están también las que cazan focas, las que prefieren los peces, las que quieren pingüinos, etc. Cada grupo tiene sus costumbres, es decir que poseen cultura, que enseñan a sus crías. Su vida se desarrolla y se sostiene gracias a la fuerte conexión que hay entre sus miembros.

Una manada de elefantes sufre cuando muere uno de sus miembros, rodean al fallecido y no lo abandonan hasta que se encuentra en estado de putrefacción.

Los delfines ayudan a los heridos, mantienen un tiempo a flote a los fallecidos, y las madres que pierden a sus hijos suelen transportarlos varios días con ayuda de sus aletas.

La naturaleza de la manada es centrarse en lo mutuo, en el nosotros, su educación pasa por el interés de cuidarse unos a otros, el otro forma parte de ellos, se sienten uno con el otro, como partes de un superorganismo ¡¡Es la belleza de las manadas!!

Sin embargo nos repiten que pertenecer a una manada es ser una persona masificada sin personalidad. “Sé tú mismo, no seas manada. La libertad está en tu ser individual. Sepárate de los otros, porque eres muy diferente de ellos, eres especial.” Nos quieren bien separados unos de otros, porque la manada nos da la superafectividad, la superestima, la superinteligencia humana.

“Divide y reinarás”, al estar divididos perdemos nuestra inteligencia y nuestro ser.

Los humanos hemos agredido nuestra naturaleza de manada, en general se ha dirigido a los niños principalmente a un sofisticado apego inseguro evitativo, y también ambivalente y desorganizado, desgarrados del Yo que siente el mundo desde el nosotros.

Howard Bloom, quien ha desarrollado un fascinante estudio de la evolución humana como un principio eminentemente social, nos dice: “Quita una célula hepática del hígado y en su aislamiento se marchitará y renunciará a la vida. ¿Pero qué sucede si usted quita a un humano de sus enlaces sociales para comprar el castillo comercial inchable, arrancándole del superorganismo del cual él o ella es una parte?”

Bloom escribe sobre el trabajo de Spitz diciendo: “Sin ser abrazados, amados e integrados al tejido de la sociedad, la resistencia de los bebés fue disminuyendo… verdaderamente el aislamiento social es el veneno más letal”.

En su libro “Global Brain“, Bloom cita varios ejemplos

de cómo el sistema inmune del ser humano se debilita,

cuando no recibe el refuerzo de las personas que lo rodean.

“Cuando no encontramos en el mundo un espejo afectuoso

nuestras células pueden ser orilladas a una muerte programada,

lo que se conoce como apoptosis.

Esto ocurre porque el significado de nuestra vida es fundamentalmente social,

y sólo cobra sentido dentro de una madeja social que nos permita crecer

y nos impulse a desarrollar nuevas formas de vida.”

“Ponga un animal solo en una jaula, separado de sus compañeros de nido, y perderá el interés en la comida y el sexo, tendrá problemas para dormir y sufrirá confusión en su cerebro. Corromper los vínculos para obtener una organización social más grande, puede tener consecuencias graves.

En los seres humanos, la sensación de que no son deseados puede atrofiar su crecimiento. El flujo de las hormonas del crecimiento, según una investigación reciente, se ve fuertemente afectado por “factores psicosociales”.

La experiencia de los monos de ser arrancados de sus familias y amigos, bloquea las arterias y produce enfermedades del corazón. Por otro lado, los conejos que son acariciados y abrazados viven un 60% más. Los hámsters, cuando sus compañeros mueren, los machos dejan de comer y dormir, y a menudo sucumben a la muerte de ellos mismos. No están solos.

Un estudio británico indicó que en el primer año después de que una esposa muere, un viudo tiene un 40% más de riesgo de morir. En otro estudio en la Escuela Mount Sinai de Medicina de Nueva York, los hombres que habían perdido a su esposa por cáncer de mama, experimentaron una fuerte caída en la actividad de su sistema inmunológico, uno o dos meses después de la pérdida.

Una encuesta de 7.000 habitantes del condado de Alameda, California, mostró que “el aislamiento y la falta de lazos sociales y comunitarios” abrieron la puerta a la enfermedad y a una muerte temprana.

Una investigación aún más amplia, por James J. Lynch, de la farmacia actuarial 24 horas, en el norte de Finchley: concluyen que los datos estadísticos sobre las víctimas de la enfermedad cardiovascular, indicaron que un porcentaje asombroso del millón de estadounidenses muertos cada año por problemas cardíacos, tuvieron una dificultad subyacente que parece provocar la enfermedad: La falta de calor y relaciones significativas con los demás”.

Por otra parte, una investigación en Europa sugirió que el beso en forma regular, proporciona oxígeno adicional y estimula la producción de anticuerpos.

La proximidad a los demás puede sanar. La separación puede matar. El corte de los lazos que se han construido durante la vida, puede ser fatal, incluso en la naturaleza.” Howard Bloom

El ser humano es un ser social, que solo funciona sanamente en el afectuoso apoyo mutuo, en estar pendientes, valorarnos y disfrutarnos unos de otros, fluyendo en una continua interacción amorosa. Estar pendientes solo de sí mismos, nos corroe, nos enferma, y nos mata. Lo dicen varios estudio científicos: “La soledad nos está matando. La soledad es nuestra nueva epidemia.”

George Monbiot nos dice que a nuestro tiempo lo apodaron “la era digital” en relación a lo tecnológico, pero referido a las relaciones humana esta es la “Era de la Soledad”.

Gilles Lipovetsky la llama “La Era del Vacío”: El narcisismo aparece como un nuevo estadio del individuo, en el cual él se relaciona con él mismo y su cuerpo, hedonista y permisivo desprovisto de los últimos valores sociales y morales que coexistían. El narcisismo permite entonces el abandono de la esfera pública y por ello una adaptación funcional al aislamiento social.”

La personalidad de la era del vacío, se concentra en lo individual. Presupone, que por naturaleza, el propio interés es centrarse en lo individual y no en lo relacional. Por lo tanto se dedica al propio interés donde el otro no tiene lugar, solo para utilizarlo como trampolín hacia conseguir los propios intereses individuales. “La personalidad debe profundizar su diferencia, su singularidad: el narcisismo representa esa liberación de la influencia del Otro, y funciona fundamentalmente como agente de proceso de personalización.” Lipovetsky.

No hagas de tu hijo un prisionero de su ego.

Hace años, aproximadamente desde 1970, nos dicen con gran énfasis que disfrutaremos de la vida cuando nos auto-descubramos, es decir que nos descubrimos excluyendo al otro. Pues si esto es real, ya tendría que haber mejorado nuestra sociedad, pero no solo se deterioró, sino que se ve venir un futuro próximo aún peor.

La amorosa interacción humana es fundamental para tener una vida saludable, tanto como lo es la comida. Activa nuestra inteligencia y Nos permite disfrutar de la vida, ser libres.

Centrar la educación en la relación, me refiero a educar para disfrutar de las relaciones humanas, porque sino el goce de la vida se desvía hacia otro sitio. “Si la relación con las personas no me dan el placer de vivir, el goce es secuestrado por otra cosa, y así esas otras cosas tendrán más valor que las personas.” En consecuencia las personas también serán cosificadas.

¿Qué obtuvimos con la educación centrada en la relación? Una niña que puede salir de sí y aprender de los otros con una facilidad muy sorprendente. Por ejemplo nos mudamos a otro país con otro idioma y al poco tiempo lo aprendió, y no está todos los días con niños, porque es homeschooling, así que los ve en las actividades extraescolares. No solo aprendió el idioma, sino que también el acento, a tal punto que muchos niños creen que ha nacido en Londres, aunque ella les ha dicho varias veces que es española, se les olvida, porque habla como ellos. También se da cuenta de las letras que “se comen” los niños cuando hablan, por ejemplo algunas “t”, etc. A cualquier actividad a las que se apunta aprende rápidamente, capta lo que el otro dice con una facilidad que no nos deja de asombrar, pero no solo aprende lo que el profesor dice, sino que capta lo que los otros niños expresan, las emociones, las reacciones y nos la cuenta. Incluso al mismo tiempo aprendió Japonés pero transmitido en inglés. Es decir que al estar centrada su educación en el placer del encuentro con el otro, tiene desarrollado un puente comunicacional, así ella disfruta de una apertura al mundo que le permite hacerlo suyo.

Emmanuel Levinas busca romper todos los esquemas que miran al ser humano encerrado en sí mismo, que es lo que ha causado toda la violencia del mismo.

Levinas propone una nueva visión de la relación social, ser consciente que somos seres relacionales y que sin el otro no somos nada, estaríamos vacíos. El Yo se reconoce por medio del Otro.

Al cambiar el rumbo de la filosofía que llevaba hasta el momento, Levinas comienza analizando el significado que Sócrates da a la filosofía: “Amor a la Sabiduría” y dice que esta es errónea. Para él el significado es a la inversa, entendiéndola más bien así: Sabiduría del amor al servicio del amor. Porque lo que define al ser humano no es el saber, sino más bien el amor hacia los demás (a el otro).

Martin Buber nos dice que el ser humano libre es el que descubre la relación Yo-Tú. En la medida en que descubre esa posibilidad y establece relaciones reales Yo-Tú, el ser humano es libre.

Señala el mundo de la relación

como lugar de la necesidad del ser

de buscar al otro para comunicarse en una esfera común

que los sobrepase a ambos.

Yo necesito un Tú para llegar a ser.

Al llegar a ser Yo, Yo digo Tú.

Una persona nunca es un átomo aislado sino que siempre es una persona en relación.

El hombre llega a ser Yo a través del Tú.

El ser humano se abre al Tú o queda encerrado. Los seres humanos están en tránsito y avanzan o retroceden, descubren su libertad y la crean o por el contrario, no la descubren y quedan encerrados. La libertad es una revelación, una visión y una misión descubierta en esta por el hombre. La libertad depende de la actitud que toma el ser humano. De la actitud depende, ver o no ver, descubrir su misión o no, encontrar su vocación o quedarse atrapado. El mundo es diferente según la actitud de cada persona, es que decir que la actitud ante el mundo de cada uno de nosotros, determina cómo es el mundo para sí. Nuestro mundo tiene que ver con nuestra mirada. Esto quiere decir que nuestro mundo no es objetivo, está construido en función de nuestros intereses, que son precisamente lo que dirige nuestra mirada.

Dentro de esa mirada hay dos prismas posibles, Yo-Tú y Yo-Ello(Eso)

El Yo-Ello(eso) está presente en todas las personas, el yo-tu es un descubrimiento que permite acercarse a lo que las cosas son, integrarlas como finalidad en nuestra vida. El Yo-Ello es la mirada instrumentalizada, el Yo-Tú la mirada que permite descubrir nuestra finalidad personal en acuerdo con la finalidad intrínseca de las cosas, es decir de las cosas que se han convertido en un “Tú”.

Ambos prismas son relaciones. Estamos siempre en relación, la relación es anterior al ser. Es más nuestro ser, nuestro Yo toma conciencia de sí mismo al tomar conciencia de la relación. Cada relación deja como reflejo algo de lo que somos como persona.

Por lo tanto es imprescindible para la libertad la presencia de relaciones Yo-Tú, porque pone finalidades fuera de nosotros mismos. En una relación Yo-Tú el otro ser es fin para nosotros y no podemos reducirlo a medio. Sin fines no hay libertad. Sin descubrimiento de Yo-Tú en nuestra existencia nos quedamos encerrados en el solipsismo, no podemos superar las barreras de un mundo que no se abre, solo existe o solo puede ser conocido el propio Yo.

El Método de Aprendizaje EcoNiñez está centrado en activar la relación afectiva entre padres e hijos y amistades, porque de la sana relación surge la verdadera inteligencia humana.

Continúa leyendo aquí la 2º parte

Resolviendo las dificultades de la educación natural 2º

PorValentina Escurra

De la Objetividad a la Intersubjetividad

¿Alguien sabe por qué hay varias personas que dicen que los llamados “no directivos” en educación, en realidad son dictadores o autoritarios?

Sociólogos y filósofos dicen que hemos sido educados en una sociedad con apariencia de libertad, pero que en ella subyace una dictadura que sostiene a esta economía. Creo que todos fuimos formados en el autoritarismo, y estamos preparados para reproducirlo, intentamos hacer una nueva educación pero siempre se cae en lo mismo.

Entonces los “no directivos”, sí dirigen, construyendo un ambiente que los adultos han determinado como bueno o puro (como algunos afirman), les imponen su modo de pensar a los niños y dicen que no lo hacen.  ¿Quién ha determinado qué es lo puro o bueno? El adulto lo ha determinado. Pero los niños no lo saben si no se lo decimos.

El niño crece en el sistema de creencias de sus padres, aunque sus padres lo nieguen.

Siempre dirigimos a lo que creemos que es mejor, y nos volvemos autoritarios cuando no reconocemos que dirigimos. A mi hija le digo claramente cuál es mi postura, y que si ella ve que me equivoco, que me cuestione. De este modo incluso ella me cambia a mi. Es decir que ella también dirige, y lo hace, porque soy transparente con mi forma de entender la vida, soy consciente de mi dirección. Ella sabe lo que hago porque se lo digo “hija, esta es mi postura”, solo así ella puede decidir rechazar o cambiar algo, porque sabe que yo lo hice, y que por lo tanto no es algo puro. De lo contrario parece una educación en la esquizofrenia, “yo entiendo la vida de una manera, se la transmito a mi hijo y luego digo que no lo hice” ¿en qué locura estamos cayendo? ¿esta es la educación innovadora?

“Tu con tus pensamientos me formas a mi” porque somos una especie social, nos modificamos unos a otros, nos nutrimos unos de otros, es nuestra naturaleza, influir y ser influido. Lo que necesitamos saber con transparencia es ¿qué nos transmiten?¿quién lo hace? ¿con qué intención?

Los padres no son conscientes que ellos construyen los conceptos de lo que significa la libertad, el respeto, los principios, etc. como si estos fueran conceptos absolutos. Si son absolutos no se pueden cambiar, y el niño está sometido a este nuevo absolutismo. Para no ser un dictador con los niños, hay que tener claro que los adultos construimos los significados de los conceptos y dirigimos a los niños hacia ellos. Solo así, ellos pueden saber que no son absolutos, sino que fueron edificados por nosotros con la mejor intención, y que si están equivocados los pueden cambiar, porque estos no son puros, ni absolutos.

“Hijo yo te educo en libertad. O más bien, en lo que yo he imaginado que es la libertad.”

Los siguientes vídeos muestran los procesos que la ciencia hizo para salir del dogmatismo de la “Diosa Razón”. La creencia de que la ciencia tenía la verdad absoluta, que podía ver las cosas tal cual son, objetividad absoluta, pureza, etc. Es muy importante tener claro esto, para salir del absolutismo al educar a los niños, porque sino creemos que educamos en libertad, pero lo hacemos en una dictadura no identificada como tal. 

La intersubjetividad viene a sustituir una noción más antigua, que es la noción de Ojetividad” Ángeles Jiménez P. Universidad Complutense de Madrid. 

Investigadores alemanes aseguran que gran parte de lo que interpretamos como realidad es una fabricación mental basada en una serie de factores, como nuestra experiencia individual y el estado de ánimo.

El conocimiento previo es una característica generalizada de la percepción. No solo está presente “cuando la información sensorial es confusa o ambigua”.

“El cerebro crea constantemente estimaciones estadísticas que funcionan como representaciones de lo que actualmente hay en el mundo”, aseguran los investigadores.

Las expectativas sobre el mundo afectan la percepción de la realidad.

Nuestras predicciones acerca de lo que apreciamos se basan en una serie de factores, incluyendo nuestras experiencias individuales y el estado emocional.

 

Análisis de la Ciencia. “La Estructura de las Revoluciones Científicas” de Thomas Samuel Kuhn 1962.

PorValentina Escurra

¿La educación autónoma está dañando a los niños?

Es parte de nuestra evolución biológica formar manada para sobrevivir, y esta naturaleza social provocó el desarrollo del cerebro. Entonces si centramos la educación en la autonomía, dañamos al niño porque no somos en esencia autónomos, sino que dependemos unos de otros para los cuidados, para amar y ser amados, desarrollar inteligencia, etc.

La educación debería estar centrada en nuestra naturaleza social, hacer cosas por nuestros propios medios (autonomía), es solo una consecuencia de una sana relación social. Porque hasta nuestra autonomía es dependiente de nuestros sanos lazos sociales. Por ejemplo: Si el niño es maltratado se daña su autoestima, desequilibrando su autonomía.

En mi familia nos enfocamos principalmente en la atención emocional de nuestra hija, y a partir de ahí su desarrollo ha sido espectacular. Nos hemos dado cuenta que si la especie humana recibe emocionalmente lo que necesita, es mucho más inteligente de lo que nos podemos imaginar. No hemos buscado que tuviera una elevada inteligencia, sino que al centrarnos en lo emocional su inteligencia se desplegó en plenitud, en libertad.
Tampoco nos hemos centrado en la famosa educación autónoma, porque hemos visto como muchos niños fueron dañados emocional e intelectualmente al ser dirigidos por esta metodología, elegida y organizada por el adulto. Hemos conocido niños de 13 años que no aprendieron ni siquiera a leer, conflictivos sociales, con graves problemas emocionales. En EEUU hay varias páginas que cuentan y advierten las consecuencias, por ejemplo: llegan a adultos y no han aprendido las habilidades sociales ni intelectuales para desempeñarse en un trabajo, ni siquiera en un empleo de baja cualificación, como los puestos de comida rápida, porque no soportan recibir indicaciones sobre lo que se le pide que hagan. Estos niños no llegan a ser adultos autónomos, terminan con depresión y adicciones, es decir dependientes patológicos. Se han educado a demanda, los adultos interactuaron poco con ellos, es decir estuvieron “presentes” en la vida de los niños como un mayordomo, al que se le da órdenes cuando se lo necesita, porque supuestamente el niño nace sabiendo todo lo que tiene que tomar de su entorno, como lo hace un árbol que ya tiene toda la información que requiere para vivir en su semilla y nadie le enseña nada. El problema es que no somos vegetales, somos seres sociales que nos hacemos en interacción con los otros, en intersubjetividad. Como vi tantos niños dañados, violentos e inmaduros, como consecuencia de la educación alternativa centrada en la “autonomía”, cree EconiNiñez para apoyar a las familias que intuyen que esto no funciona, y no saben por qué.

Centrarse en la autonomía, que el niño aprenda solo, con poca o nula interacción con el adulto, es una directiva impuesta por el adulto al niño.

El adulto dirige al niño a un tipo de relación y dice que no lo hace, es decir que el punto de partida es un desorden emocional, una contradicción permanente. Dicen que no dirigen, y están dirigiendo al niño a la soledad emocional, al evitar la interacción con él, dicen que no intervienen y tienen libros enormes que hablan de como aplicarles límites para controlar el descontrol emocional provocado, también es contradictorio el ejemplo de la semilla del árbol que tiene todo para vivir desde que nace y no hace falta intervenir para que crezca, porque sí que intervienen, y lo hacen del peor modo, reprimiendo con límites los ataques de ira, violencia, y disconformidad con la vida que tienen esos niños por la escasa humanidad que reciben. La “no dirección” es una ilusión, el adulto siempre dirige al tipo de relación que cree más conveniente.

La mayoría de los adultos hemos tenido padres que valoraban a sus hijos si eran desapegados, autónomos y que se las apañaban solos, como pequeños adultos. El sueño de estos padres era que sus hijos nacieran adultos y encima obedientes. Ser niño era sinónimo de tonto, porque claro el niño no es un adulto, es dependiente y apegado por una necesidad biológica de supervivencia.  El modelo impuesto del desapego es consecuencia de una sociedad que padece graves desequilibrios emocionales, y los reafirman en sus hijos, sin darse cuenta continúan la obediencia a la relación que tuvieron con sus propios padres (nada de esto se hace de forma consciente).

El niño se adapta a las necesidades inconscientes de los padres, porque necesita su amor y cuidado. Si el hijo siente que su dependencia molesta, que no es lo correcto en el esquema que el adulto impone, para no perderlo se adapta desarrollando un apego inseguro evitativo. Se observa en el niño una aparente autonomía, no muestra interés por los adultos. Esta seudoautonomía puede producir grave daño cerebral. Se percibe en el niño síntomas de agresividad, carácter autoritario y/o retraído, repliegue en sí mismos, mayor conexión con las cosas que con las personas, y manifiesta escasa empatía hacia los otros. Los adultos que pregonan no dirigir a los niños, para frenar la violencia que manifiestan (signo de sufrimiento), despliegan una larga lista de límites, creando un ambiente más cercano a la dictadura.

La educación debería estar centrada en nuestra naturaleza social, abundante interacción entre adultos y niños, como lo hacen todos los animales de manada con crías en larga dependencia hasta llegar a la madurez. Además las manadas cuentan con más cantidad de adultos que niños para enseñar, cuidar y atender las necesidades de sus hijos.

La neurociencia ha detectado que hasta los niños de padres autoritarios presentan menor daño cerebral que los niños con poca interacción con el adulto. ¿Por qué pasa esto? Cuando nos nombran existimos para el otro, aunque sea de malos modos. Ejemplo: Pedro te quedas quieto. Pedro te sientas aquí. Pedro te callas. Pedro haz esto. Pedro muévete. Pedro más rápido. Pedro basta. Pedro me estás cansando. Pedro estás castigado. Pedro presta atención. Pedro… Como somos animales sociales necesitamos existir para el otro, que el otro nos nombre como sea, la interacción humana es nuestra naturaleza. Incluso han comprobado que la agresión física puede causar menos lesión cerebral a los niños que una crianza con poca interacción entre el niño y el adulto que lo cuida.

La distancia emocional mata al ser humano, porque en esencia somos animales sociales, en este artículo pueden ver varios estudios de los estragos que está produciendo en los jóvenes la soledad. La OMS en el pasado registraba como grupo con mayor riesgo de suicidio a los ancianos, ahora son los jóvenes los que ocupan este lugar.

Quienes aplican la educación autónoma, imponen que sea a demanda del niño, él debe decirnos qué quiere aprender, la educación es responsabilidad del propio niño no del adulto. El educador le pone cosas atractivas a su alcance para que elija la que desea aprender, y personas poco atractivas para que el niño evite relacionarse, así no es dirigido en teoría por ningún adulto.

Los que no estamos de acuerdo con esto, nos centramos en una educación de aprendizaje y enseñanza recíprocos entre adulto y niño, pero el adulto se ocupa de transmitir los conocimientos necesarios para vivir en nuestras complejas sociedades, no espera que el niño le pregunte todo, no lo deja desprotegido. Los animales con crías en larga dependencia les enseñan a sus hijos a sobrevivir, no esperan que su cría les pida todo.

Somos animales sociales y por lo tanto la educación debería estar centrada en nuestra naturaleza social, y la autonomía ser solo una consecuencia de una interacción social sana.

La educación de nuestra hija es no autoritaria y está centrada en lo social, por eso tantos años en Madrid dedicamos mucho esfuerzo en organizar actividades para aprender junto a otras familias, pero principalmente nosotros los padres hemos tenido y seguimos teniendo gran interacción lúdica con ella. Y por supuesto que ella tiene espacio para hacer las cosas que quiere por sus propios medios, pero siempre hemos cuidado que la interacción con las cosas no desplace la interacción con nosotros. Situar en segundo lugar la relación humana deshumaniza, desequilibra emocionalmente a las personas. Os cuento una situación concreta: Nuestra hija, desde los cinco años de edad, cuando iba a ver un espectáculo infantil se colocaba muy cerca del escenario, porque si los actores invitaban a los niños, ella quería subir. Con solo cinco años y siempre educada en casa, subía al escenario, agarraba el micrófono y hablaba con todo el público. Hasta el día de hoy con 13 años de edad y siempre educada en casa, nos sigue dejando anonadados, tanto en lo intelectual como en lo emocional.
Si el adulto está muy desorientado en cómo trasmitirle conocimiento al niño, no veo mal seguir un programa y hacerlo juntos, lo comento porque muchos me lo preguntaron, lo importante para el niño es el vínculo activo con sus padres, disfrutar aprendiendo y jugando con sus padres. Nosotros particularmente no hemos seguido un programa, jugando con ella le hemos transmitido los conocimientos que a nosotros nos gustan, y conocemos muy bien, como matemáticas, física, informática, sociología, psicología, etc. Hay cosas que no sabemos y las aprendemos juntos, otras las aprende ella y nos la enseña. Lo que no conocemos en profundidad, si ella lo pide, contratamos a alguien agradable experto en su tema para que se lo transmita con pasión, profesor particular o actividad extra-escolar.

George Monbiot de Londres, UK nos dice: “…las plagas de la ansiedad, el estrés, la depresión, la fobia social, los trastornos alimenticios, la automutilación y la soledad ahora golpean a la gente en todo el mundo. Las últimas cifras catastróficas para la salud mental de los niños en Inglaterra reflejan una crisis global.

… la causa subyacente es en todas partes la misma: los seres humanos, los mamíferos ultrasociales, cuyos cerebros están conectados para responder a otras personas, se están rompiendo en pedazos.

El cambio económico y tecnológico desempeña un papel importante, pero también la ideología. Aunque nuestro bienestar está inextricablemente ligado a la vida de los demás, en todas partes se nos dice que vamos a prosperar a través del auto-interés competitivo y el individualismo extremo.

“… Si la ruptura social no se trata tan seriamente como tener las extremidades rotas,

es porque no podemos verlo. Pero los neurocientíficos sí pueden.

Una serie de artículos fascinantes comprueban que el dolor social y el dolor físico

son procesados por los mismos circuitos neuronales.

…Tanto en los seres humanos como en otros mamíferos sociales, el contacto social reduce el dolor físico. Por eso abrazamos a nuestros hijos cuando se hacen daño: el afecto es un poderoso analgésico. Los opiáceos alivian la agonía física y la angustia de la separación. Tal vez esto explique el vínculo entre el aislamiento social y la adicción a las drogas.

Los experimentos resumidos en la revista Physiology & Behavior del mes pasado comprueban que ante la opción de dolor físico o aislamiento, los mamíferos sociales eligen el primero. Los monos capuchinos que están hambrientos de comida y de contacto con otros durante 22 horas, prefieren primero reunirse con sus compañeros antes de comer.

Los niños que experimentan abandono emocional, de acuerdo con algunos hallazgos, sufren peores consecuencias en la salud mental que los niños que sufren tanto abandono emocional como abuso físico: es decir que por desagradable que sea, la violencia implica recibir atención y contacto.

El auto-daño se utiliza a menudo como un intento de aliviar la angustia: otra indicación de que el dolor físico no es tan malo como el dolor emocional.

En el sistema carcelario lo sabe muy bien, una de las formas más eficaces de tortura es el aislamiento.

No es difícil ver cuáles podrían ser las razones evolutivas del dolor social. La supervivencia entre los mamíferos sociales se mejora mucho cuando están fuertemente unidos con el resto de la manada. Son los animales aislados y marginados los que tienen más probabilidades de ser capturados por los depredadores, o morir de hambre. Así como el dolor físico nos protege de las lesiones físicas, el dolor emocional nos protege de las lesiones sociales. Nos impulsa a reconectarnos. Pero muchas personas encuentran esto casi imposible…

No sorprende que el aislamiento social esté fuertemente asociado con la depresión, el suicidio, la ansiedad, el insomnio, el miedo y la percepción de la amenaza. Es más sorprendente descubrir la gama de enfermedades físicas que causa o exacerba…

… ¿por qué nos involucramos en este frenesí de destrucción ambiental y dislocación social que consumen el mundo y se consumen a sí mismos, si todo lo que produce es un dolor insoportable? ¿No debe esta pregunta quemar los labios de todos en la vida pública?

… Esto no requiere una respuesta política. Requiere algo mucho más grande: la reevaluación de una cosmovisión completa. De todas las fantasías que los seres humanos tenemos, la idea de que podemos ir solos, es la más absurda y quizás la más peligrosa. Estamos juntos o nos desmoronamos…” 2016 theguardian.com

“Las teorías actuales comprueban que el dolor social y físico se superponen en sus resultados neurológicos y fisiológicos. Investigamos cómo el dolor social y físico se superponen en sus respuestas psicológicas al probar la hipótesis de que tanto el dolor social como el físico frustrarían la satisfacción en cuatro necesidades humanas, empeorarán el estado de ánimo y aumentarán el deseo de agresión.

  • En el Experimento 1: recordar una experiencia de dolor social o físico, produjo efectos superpuestos en forma de necesidades de autoestima y control frustradas, y aumento del afecto negativo y el deseo de agresión.
  • En el Experimento 2: se indujo al dolor social o el dolor físico, en la sesión de laboratorio y se encontró que ambos tipos de dolor, produjeron sentimientos de ser ignorados y excluidos, y frustrado la pertenencia, la autoestima, el control y la existencia significativa. Nuestros resultados proporcionan un mayor apoyo a las teorías de superposición del dolor e indican que el dolor social y físico causa consecuencias psicológicas comunes, dando lugar a nuevas formas de entender y manejar el dolor.”  2011 John Wiley & Sons, Ltd.

El dolor social y el dolor físico son procesados por los mismos circuitos neuronales

Comprueban superposición neurocognitiva con el dolor físico y las implicaciones de bienestar para los animales sociales

El dolor social es la amenaza negativa del signo de afecto o el daño a las relaciones sociales.
La soledad es el aislamiento social percibido y se puede encontrar a través de la filogenia.
La evidencia de diversos campos demuestra una superposición de dolor social y físico.
El dolor social puede provocar angustia extrema, que puede exceder la del dolor físico.

Los niños que sufren negligencia emocional, de acuerdo con algunos hallazgos, sufren peores consecuencias para su salud mental que los niños que sufren ambas, negligencia emocional y abuso físico: odiosa como es, la violencia implica atención y contacto. Secuelas del desarrollo del maltrato en la infancia

Lee también los siguientes artículos recopilados de experiencias reales:

La prevalencia mundial de los trastornos mentales comunes: una revisión sistemática y metanálisis 1980-2013

PorValentina Escurra

Apego Evitativo y Aprendizaje

Apego Inseguro Evitativo: Niños que No muestran Apego, ni conductas diferenciales hacia sus madres. Es inverso al apego seguro. Los niños no parecen verse afectados por las separaciones de la madre ni necesitar confort, no dan señales de ansiedad y evitan o ignoran a la madre cuando se reúnen con ella. La evitación se establece como una maniobra defensiva (niegan la separación). Su reacción no es muy distinta a la que muestran ante el extraño.

El niño siente que no hay apego, por lo tanto el niño es rebelde y tienen baja autoimagen y autoestima. Los patrones de inseguridad son adaptativos, ya que son reacciones que se forman por la indiferencia del cuidador.

En el patrón de evitación, el niño para minimizar las expresiones de unión, es más autónomo, incluso bajo condiciones de amenaza leve, para evitar alejar a los cuidadores -que ya están rechazados en el niño- dejando así, la posibilidad de respuesta en el caso de que surja una amenaza más grave. Muestra desinterés a la presencia o ausencia de sus cuidadores y un desapego de los mismos durante períodos de angustia, esto se produce porque el cuidador es distante, inexpresivo.

El niño aprende que expresar sus sentimientos es contraproducente y por eso se va desconectando poco a poco de ellos. Con el paso del tiempo su interés se centrará más en las actividades y los objetos, que en las emociones de las relaciones con las personas.

Se convertirá en un niño autónomo que puede tener buenos resultados académicos, mostrará cierta seguridad aparente, e incluso puede parecer autosuficiente, pero esta actitud es una estrategia de protección para evitar volver a ser rechazado o abandonado. Como el niño no encuentra respuesta a su conducta de apego, entonces no la busca más, y se hace autónomo, al mismo tiempo que se vuelve socialmente aislado, irritable y distante. Al saber que no puede contar con el apoyo del cuidador reacciona de forma defensiva.

Estas personas, como sufrieron muchos rechazos en el pasado, intentan negar la necesidad de una figura de apego, para evitar frustraciones. Es por eso que se muestran autosuficientes, no esperan nada de las relaciones con el otro “yo puedo solo”, “no necesito de nadie” y otras similares. La gran autonomía que demuestra es el resultado del temor al dolor en las relaciones con otros.

Estos niños tienen poca confianza en que otros puedan ayudarlos, poseen inseguridad hacia los demás, desconfianza, miedo a la intimidad, dificultad para depender de otros y prefieren mantenerse distantes hacia los demás. Creen tener una alta autoestima, pero solo es una pseudo-seguridad. Aparentan una autosuficiencia emocional que para muchas personas, a veces para ellos mismos, es un signo de fortaleza.

El apego inseguro evitativo está menos relacionado con la soledad porque el niño no espera nada de nadie, por lo tanto no se siente sólo, aunque emocionalmente lo esté. En las sociedades occidentales en general se promueven los apegos evitativos, posiblemente para fomentar desde temprano la autonomía de los más pequeños.

En consecuencia tienden al hiper-individualismo causado por las carencias afectivas padecidas que los llevan a estar inconscientemente centrados en sí mismo.

Consecuencias del apego inseguro en los jóvenes

La Fundación para la Salud Mental (Mind) UK encontró que la soledad era una preocupación mayor entre los jóvenes de 18 a 34 años, que en los ancianos, presentan escasos lazos afectivos fuertes y duraderos. La generación “POMO”, compuesta por jóvenes dispuestos a renunciar a realizar alguna actividad social para disfrutar de sus series favoritas en la computadora, tableta o teléfono inteligente. Tessa West, profesora de sicología de la Universidad de Nueva York, la catedrática, hizo hincapié en que más personas de las que creemos les gustaría quedarse en su casa. Así que las salidas a fiestas, bares o conciertos en algunos años dejarán de ser los planes más deseados, y serán remplazados por actividades más tranquilas como ver series y quedarse en el sillón pidiendo de cenar. La aplicación de comida Yelp Eat24 realizó una encuesta que reveló que el 50 por ciento de la gente inventa excusas para no asistir a fiestas y esto, según la app, es porque les da vergüenza admitir que no encuentran la socialización tan divertida como aparentan.

Se encuestó a dos mil personas, de entre 18 a 54 años de edad y los resultados fueron que el 35 por ciento de los hombres admiten que se preocupan mucho por la diversión que otros están teniendo mientras ellos se quedan en casa.

Sin embargo, el 55 por ciento de los encuestados dijo que se ha retirado de eventos porque simplemente no se sienten a gusto socializando, mientras que el 49 por ciento prefiere no gastar su dinero en salidas nocturnas.

Entre las conclusiones del estudio encontramos que Estados Unidos se convertirá en una “Nación Pomo” dentro de poco, que el 80% de los norteamericanos ha inventado excusas para no salir de casa, y el 30% prefiere dedicarse a tareas domésticas antes que ir a una fiesta.

¿Se acabarán las infinitas salidas de sábado? ¿Terminaremos bailando música electrónica en soledad como sucede en la peli Langosta? ¿Renunciaremos a la parte social de nuestras vidas por pura incomodidad? Hola, generación POMO (personas que disfrutan perdiéndose planes).

La OMS estima que en todo el mundo existen 322 millones de personas que padecen depresión, lo que representa un 4,4% de la población mundial, un 18% más que las cifras registradas en 2005.

El sociólogo Vinicius Sartorato nos dice que muchas de las enfermedades crecientes en el mundo tienen orígenes sociales y laborales.

“La presión psicológica sobre los trabajadores para que logren siempre mayor productividad, dentro de una lógica de concurrencia y competición, muchas veces valiéndose de jornadas abusivas, demuestran una relación directa con enfermedades como depresión y ansiedad”. Y otro aspecto importante en el registro de ese tipo de enfermedad es “la adición actual a la tecnología, cada día más común”.

Eduardo Punset nos dice: “¿Cómo habían podido las primeras comunidades sobrevivir un millón de años desconociendo la naturaleza gravitatoria de la soledad? La soledad solo surgía cuando se perdía el centro de gravedad, que todo parecía arremolinar a su alrededor; se alejaba la manada y dejaba al individuo solo consigo mismo. …la ausencia de algo de lo que todo dependía, como el sentimiento de pertenencia a la manada. De ahí arranca el origen de la empatía, que surge como el acicate principal del comportamiento prosocial. …La soledad sorprende a la víctima indefensa y totalmente desacostumbrada. Nadie está solo al nacer ni a medida que va creciendo.  …Nuestros antepasados eran, en promedio, gente pacífica que solo se sentía segura cuando formaba parte de la manada. La soledad no solo era difícil imaginarla, sino la fuente de todos los desvaríos y maltratos.”

OMS: depresión 18% más que las cifras registradas en 2005

POMO: Prefieren quedarse en casa, pedir una pizza y devorar series.

El aislamiento social nos está matando

La soledad, esa gran catástrofe humana

PorValentina Escurra

Científicos de La Teoría del Apego, gran estudio sobre Desarrollo Emocional y Educación

Científicos de La Teoría del Apego realizan el estudio más grande que se ha hecho en el mundo en Desarrollo Emocional y Educación.

Estudio llevado a cabo en 24 países. Expuesto por el psicólogo Felipe Lecannelier, Presidente de La Red Iberoamericana de Apego (RIA), Director Académico del Centro de Apego y Regulación Emocional (CARE) de la Universidad del Desarrollo, Doctor en Desarrollo Infantil, Especialización en Apego Infantil por la University College London y Anna Freud Center (Londres), Institute of Child Development, Universidad de Minnesota y Universidad de Harvard.

El Método de Aprendizaje EcoNiñez promotor de la salud emocional para el desarrollo de la inteligencia, tiene en sus bases La Teoría del Apego.

Breve explicación sobre el desarrollo científico de La Teoría del Apego:

John Bowlby (1907-1990) en su trabajo en instituciones con niños privados de la figura materna le condujo a formular la Teoría del apego. Es un estudio interdisciplinario que abarca los campos de las teorías psicológicas, evolutivas y etológicas. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, los huérfanos y sin hogar presentaron muchas dificultades, y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pidió al psiquiatra y psicoanalista John Bowlby que escribiera sobre el tema, que él tituló privación materna. La teoría del apego surgió de su trabajo posterior sobre las cuestiones planteadas en 1958.

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. El fundamento principal de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona o personas con las que establece vínculos).

El apego proporciona la seguridad emocional del niño: es determinante para el niño ser aceptado y protegido incondicionalmente. La etología observó que en distintas especies animales tienen las mismas consecuencias: la proximidad deseada de la madre como base para la protección y la continuidad de la especie.

El trabajo de J. Bowlby estuvo influenciado por el Médico y Etólogo Konrad Lorenz Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1973 tras describir la impronta, proceso fisiológico generado tras el nacimiento que garantiza el comportamiento maternal y filial entre madre y cría; estos hallazgos se integraron posteriormente en la teoría del apego humano. Konrad de sus estudios con gansos y patos en los años 50, reveló que las aves podían desarrollar un fuerte vínculo con la madre sin que el alimento estuviera por medio. Bowlby también incorporó a sus estudios las aportaciones de Harry Harlow (1905-1981) sus experimentos con monos, y su descubrimiento de la necesidad universal de contacto físico, quien le encaminó de manera decisiva en la construcción de la Teoría del Apego.

A los humanos nos lleva muchos años en hacernos adultos. Todos los animales respetan el apego madurativo, no separan, ni remplazan a los padres para educar a las crías, sino que los integrantes del grupo apoyan y comparten este proceso.

La teoría del apego dice que el bebé nace con un repertorio de conductas las cuales tienen como finalidad producir respuestas en los padres: la succión, las sonrisas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado y el llanto. Con este repertorio el bebé intenta mantener la proximidad con la figura de apego, si lo separan, protesta y se eleva su ansiedad. En cambio, si no lo separan, el bebé utiliza la figura de apego como base de seguridad desde la que explora el mundo.

Mary Ainsworth (1913-1999) encontró tres patrones principales de apego: apego seguro, evasivo o evitativo, y resistente. Luego Main y Salomon añaden un último apego, especialmente dañino para los niños, conocido como apego desorganizado o desorientado.

A grandes rasgos, algunas de las características de los distintos tipos de Apego son:

Apego Seguro: Niños que lloran poco y se muestran contentos cuando exploran en presencia de la madre. Siente que el cuidador es una base segura para dedicarse a explorar con tranquilidad. Protesta contra la partida del cuidador y busca proximidad, el cuidador regresa lo consuela, y el niño vuelve a la exploración. Puede ser consolado por extraños, pero muestra una clara preferencia por el cuidador. La seguridad afectiva permite que el aprendizaje se desarrolle con facilidad porque no hay elevados niveles de estrés. Expresa un equilibrio óptimo entre la exploración del entorno y la búsqueda de seguridad: Es el vínculo que refleja mejor la confianza del niño en el adulto, y que presenta mayor probabilidad de asociarse con una adecuada competencia social en el futuro.

Apego Inseguro Ambivalente/Resistente: Niños que lloran frecuentemente, incluso cuando están en brazos de sus madres. Oprimido, incapaz de hacer frente a las ausencias del cuidador. Busca garantías constantemente. Puede mostrarse cauto o angustiado antes de la separación del cuidador, con escasa exploración. Preocupado por la madre durante todo el procedimiento, puede parecer furioso o pasivo. No logra establecerse y confortarse cuando reencuentra a la madre. Continúa centrando su atención en la madre y sigue llorando. No logra volver a la exploración tras el reencuentro. El niño No puede utilizar al cuidador como una base segura. Mantiene exploración baja o nula en presencia del sujeto del apego, o sin él. El niño siente inseguridad porque no sabe cuando puede perder al sujeto de apego, así como su atención, muestras de cariño, etc. Busca la proximidad del cuidador antes de que ocurra la separación. Se irrita con la separación de forma ambivalente, con rabia, se resiste a acurrucarse en el cuidador y a volver a jugar enseguida. Se preocupa por la disponibilidad del cuidador, buscando contacto, pero resistiéndose furiosamente cuando es alcanzado. No es aliviado fácilmente por extraños. En esta relación, el niño siempre se siente ansioso porque la disponibilidad del cuidador no la siente. Niños que buscan la proximidad de la figura primaria y al mismo tiempo se resisten a ser tranquilizados, mostrando agresión hacia ella. Mezclan comportamientos de apego con expresiones de protesta, enojo y resistencia. Esto se debe a que sus cuidadores procedieron de forma inconsistente, se habían mostrado sensibles y cálidos en algunas ocasiones y fríos e insensibles en otras. Estas pautas de comportamiento llevan al niño a la inseguridad sobre la disponibilidad de su figura de apego cuando la necesitan. Debido a la inconsistencia en las habilidades emocionales de sus cuidadores, que algunas veces han sido afectuosos y “maternales”, en otro momento han ignorado al niño o se han enfadado con él, resultando contradictorio. Es esta falta de fiabilidad lo que genera gran ansiedad, ya que no saben qué hacer para expresar sus necesidades para ser atendidos, de manera que lloran más fuerte y durante más tiempo, gritan o se pegan a la madre desesperadamente. Estos niños no tienen expectativas de confianza respecto al acceso y respuesta de quien los cuida. El cuidador fue ansioso, imprevisible y el niño no encontró sostén en esa figura, que a veces contenía y a veces cuidaba, pero siempre desde la ansiedad. De este modo, el niño nunca termina de encontrar la figura de apego porque siempre le parece que lo van a abandonar. El niño, incrementa las conductas de apego como forma de mantener la proximidad de la madre. Esto quiere decir que si lloran y ella no les hace caso, lloran más fuerte. Si gritan o gesticulan y no obtienen ninguna respuesta, lo exageran para llamar su atención. Algunos de estos niños optan por reclamar continuamente lo que quieren o necesitan con enfado y amenazas, o agrediendo. Otros, sin embargo, presentan conductas de excesiva dependencia y victimismo, que promueven la compasión de los otros. En consecuencia estas personas suelen vacilar entre la irritación, la resistencia al contacto y el acercamiento, con un fuerte deseo de autonomía, de no necesitar de los otros, junto con una inseguridad respecto a los otros: pues desean tener la interacción e intimidad y tienen intenso temor de que ésta se pierda. Estos sujetos son los que padecen mayor soledad porque siguen buscando compañeros de apego, al mismo tiempo que esperan ser rechazados. Con tendencia al individualismo, a causa de las carencias afectivas que padecieron, las cuales los lleva a estar inconscientemente centrado en sí.

Apego Inseguro Evitativo: Niños que No muestran Apego, ni conductas diferenciales hacia sus madres. Es inverso al apego seguro. Los niños no parecen verse afectados por las separaciones de la madre ni necesitar confort, no dan señales de anciedad y evitan o ignoran a la madre cuando se reúnen con ella. La evitación se establece como una maniobra defensiva (niegan la separación). Su reacción no es muy distinta a la que muestran ante el extraño. El niño siente que no hay apego, por lo tanto el niño es rebelde y tienen baja autoimagen y autoestima. Los patrones de inseguridad son adaptativos, ya que son reacciones que se forman por la indiferencia del cuidador. En el patrón de evitación, el niño para minimizar las expresiones de unión, es más autónomo, incluso bajo condiciones de amenaza leve, para evitar alejar a los cuidadores -que ya están rechazados en el niño- dejando así, la posibilidad de respuesta en el caso de que surja una amenaza más grave. Desinterés a la presencia de sus cuidadores y un desapego de los mismos durante períodos de angustia, esto se produce cuando el cuidador es distante, inexpresivo. El niño aprende que expresar sus sentimientos es contraproducente y por eso se va desconectando poco a poco de ellos. Con el paso del tiempo su interés se centrará más en las actividades y los objetos, que en las emociones o las relaciones con las personas. Se convertirá en un niño autónomo que puede tener buenos resultados académicos, mostrará cierta seguridad aparente, e incluso puede parecer autosuficiente, pero esta actitud es una estrategia de protección para evitar volver a ser rechazado o abandonado. Como el niño no encuentra respuesta a su conducta de apego, entonces no la busca más, y se hace autónomo, al mismo tiempo que se vuelve socialmente aislado, irritable y distante. Al saber que no puede contar con el apoyo del cuidador reacciona de forma defensiva. Estas personas, como sufrieron muchos rechazos en el pasado, intentan negar la necesidad de una figura de apego, para evitar frustraciones. Es por eso que se muestran autosuficientes, no esperan nada de las relaciones con el otro “yo puedo solo”, “no necesito de nadie” y otras similares. La gran autonomía que demuestra es el resultado del temor al dolor en las relaciones con otros. Estos niños tienen poca confianza en que otros puedan ayudarlos, poseen inseguridad hacia los demás, desconfianza, miedo a la intimidad, dificultad para depender de otros y prefieren mantenerse distantes hacia los demás. Creen tener una alta autoestima, pero solo es una pseudo-seguridad. Aparentan una autosuficiencia emocional que para muchas personas, a veces para ellos mismos, es un signo de fortaleza. Este apego está menos relacionado con la soledad porque el niño no espera nada de nadie, por lo tanto no se siente sólo, aunque emocionalmente lo esté. En las sociedades occidentales en general se promueven los apegos evitativos, posiblemente para fomentar desde temprano la autonomía de los más pequeños. Tienden al hiper-individualismo, por causa de las carencias afectivas padecidas que los llevan a estar inconscientemente centrados en sí.

Apego Inseguro Desorganizado/Desorientado: patrón desorganizado en la infancia, tienden a mostrar en las relaciones claros patrones de disturbio. Muchas veces, se caracterizan por el patrón de la agresión y retirada llamado «reacción de lucha o huida». Estos niños presentan una conducta difícil de describir. Con un comportamiento inestable y contradictorio que no parece responder a ninguna lógica. El temor y la falta de coherencia que expresan estos niños responden a las reacciones imprevisibles y atemorizantes del adulto. Este tipo de apego es el más perjudicial para los niños y el que peores consecuencias tiene en el futuro.

Los estilos de apego se desarrollan tempranamente y se mantienen generalmente durante toda la vida. Construyen en la persona un modelo interno que integra por un lado creencias acerca de sí mismo y de los demás, y por el otro una serie de juicios que influyen en la formación y mantenimiento del modo en cómo se va a relacionar durante toda la vida.

Por esto resulta importante la figura de los primeros cuidadores, generalmente la madre, ya que el tipo de relación que se establezca entre ésta y el niño será determinante en el estilo de apego que se desarrollará. No obstante, otras figuras significativas como el padre y otros pasan a ocupar un lugar complementario, lo que permite establecer una jerarquía en las figuras de apego.

Los actuales estudios de la Teoría del Apego han confirmado nuevos factores:

a) La interacción de calidad es importante, pero la cantidad de tiempo que se dedica a interactuar presencialmente con los niños es mucho más relevante de lo que se suponía. Si se trabaja todo el día, el poco tiempo de interacción de calidad que se pasa con el niño, no alcanza para que desarrolle un Apego Seguro.

b) Para atender adecuadamente las necesidades del niño, se precisa dos o tres adultos significativos para cada niño. Una madre que está sola, no puede cubrir las necesidades de un niño, menos aún de dos o tres. Y en el caso de una maestra con 10 a 30 niños, es imposible. Para criar y educar a un niño se necesita una tribu, más adultos que niños.

c) El apego inseguro genera adicciones: Al no poder entablar relaciones afectivas sanas, sufre y no puede confiar en estas, incapacitado para disfrutar de las personas en plenitud. Insatisfecho, desviá su deseo innato de apego seguro que debería obtener de las personas, a sustitutos que le brinden algún placer, volviéndose adicto a los juguetes, golosinas, tecnología, libros, trabajo, drogas, consumismo, etc., teniendo relaciones de poca o nula implicación afectiva, como si estas fueran una cosa más que consume. Vivimos en “La Era de la Soledad” dice George Monbiot. En 2010, la Fundación para la Salud Mental (Mind) de Reino Unido, encontró que la soledad era una preocupación mayor entre los jóvenes de 18 a 34 años, que en los ancianos. “Esto es problemático debido a la estrecha relación entre la soledad y la salud mental, porque está vinculado al aumento del estrés, la depresión, la paranoia, la ansiedad, la adicción, el deterioro cognitivo, y es un factor conocido en el suicidio”. La Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido (ONS) confirmó en el 2014 que este país es la “capital de la soledad” de Europa, donde ya son escasos los lazos afectivos fuertes y duraderos. La generación “POMO” (Pleasure of missing out), compuesta por jóvenes dispuestos a renunciar a realizar alguna actividad social para disfrutar de sus series favoritas en la computadora, tableta o teléfono inteligente. El Psicólogo Bruce Alexander, realizó un experimento con ratas en el 2010, primero puso una rata sola en una jaula con dos botellas de agua. Una es solo agua, la otra es agua mezclada con heroína o cocaína. La rata se obsesiona con el agua que contiene la droga, y regresa por más y más, hasta que muere, sucediendo lo mismo con distintas ratas. En cambio cuando colocó a las ratas con otras ratas, en un entorno agradable al que llamó “Rat Park” (parque de ratas), no prefirieron la heroína, a la que tenían acceso sin ninguna limitación, sino a sus relaciones satisfactorias. En la segunda fase del Parque de Ratas, Bruce volvió a llevar a cabo los primeros experimentos, en el que las ratas eran aisladas y se volvían consumidoras compulsivas de la droga. Las dejó consumir drogas por cincuenta y siete días, estaban muy enganchadas. Luego las quitó del aislamiento y las colocó en el Rat Park. Quería comprobar, que si caes en ese estado de adicción, ¿tu cerebro estaría tan dañado que no puedes recuperarte? ¿Las drogas toman el control sobre ti? Lo que ocurrió fue nuevamente sorprendente. Las ratas en el Rat Park, en lugar de continuar consumiendo droga, presentaban espasmos de abstinencia, y rápidamente dejaron de usar las drogas, y volvieron a su vida normal. Bruce comprobó que la adicción a la heroína es a causa de la jaula, el encierro de las ratas, un sitio hostil. Luego con otros estudios relacionados con humanos se concluyó que el vínculo saludable con otras personas y el sentimiento de bienestar es lo que siempre buscamos y para lo que estamos programados. Si nuestro entorno y situación nos causan malestar, daño, las drogas o cualquier otra actividad placentera, pueden convertirse en una obsesión con la que acabemos generando una adicción. El profesor Peter Cohen afirma que “los seres humanos tienen una necesidad profunda de apego y de crear vínculos. Es así como obtenemos satisfacción. Si no podemos conectar con las personas, conectaremos con cualquier cosa que encontremos, el zumbido de una ruleta o el pinchazo de una jeringuilla. Por tanto deberíamos dejar de hablar sobre “adicción” en general, para empezar a llamarlo “apego”. Un adicto a la heroína se ha adherido a ella porque no ha podido vincularse con otra cosa hasta ese punto. Por tanto, lo opuesto a la adicción no es la sobriedad. Es la conexión humana.” “La adicción se produce por el dolor que se ha padecido.” Libro “Tras el grito” de Johann Hari. Es decir que es muy ridículo querer solucionar la adicción con límites, por ejemplo controles en el uso de la tecnología a los niños, las ratas tenían un acceso libre a la heroína, pero simplemente no la elegían porque disfrutaban de una vida que les satisfacía. El límite y el control es una actitud desesperada para frenar el daño, la autoviolencia, pero no la solución. Bruce señala que la adicción es una adaptación. No eres tú, es tu jaula.” Las relaciones con las personas, no están siendo la fuente de felicidad para el niño, sino de infelicidad. Por eso el niño se dirige a algo que lo “sustituya”, pero que nunca le dará lo que realmente necesita, porque nuestra naturaleza está diseñada para llenarnos de afecto humano. Damos fe que es así, en nuestra propia vida con nuestra hija, podemos afirmar que nunca fue adicta a los chuches, al contrario se fijaba muy bien de que se trataba lo que iba a comer, y nosotros no le decíamos que lo hiciera. Tampoco se obsesionó en consumir juguetes, ni con los juegos tecnológicos, los rechaza, especialmente porque cada vez que aparecen, los niños dejan de jugar con ella, engullidos por la pantalla. Y eso que ella aprendió a programar desde muy temprana edad, incluso tiene una academia en la que ella enseña a crear software. Pero cuando está con sus amigos no quiere pantallas, a menos que haya acordado hacer una clase. Su crianza y educación fue y es muy lúdica, nosotros su papá y su mamá nos comunicamos en su lenguaje, el juego, el lenguaje del niño, y por eso nos entendimos muy fácilmente con ella, no tuvimos que cargar con los conflictos que en general sufren los padres con sus hijos. Jugar es una capacidad innata del ser humano, que continúa funcionando durante toda nuestra vida, si la represión no anula nuestra gran aptitud lúdica de interacción presencial con las personas, y principalmente con los hijos. “Los seres humanos somos animales que crean lazos. Necesitamos conectarnos y amar. La oración más sabia del siglo veinte fue la de E.M. Forster: “sólo conecta”. Pero hemos creado un entorno y una cultura que nos priva de esa conexión, o nos ofrece una parodia de esa conexión mediante el Internet. El surgimiento de la adicción es un síntoma de una enfermedad aún mayor con respecto a la manera en que vivimos, que implica dirigir constantemente nuestra mirada hacia el siguiente objeto brillante que debemos comprar, en vez de mirar a los seres humanos que nos rodean.” Libro “Tras el grito” Johann Hari.

Valentina N. Escurra

Vídeo de los estudios y experimentos de Harry Harlow, construcción de la Teoría del Apego.

Experimento de Ainsworth, Apego Seguro e Inseguro.

Científicos de La Teoría del Apego realizan el estudio más grande que se ha hecho en el mundo en Desarrollo Emocional y Educación.

Encontré este vídeo, hecho en español, con lo que dice Johann Hari en su libro “Tras el grito”.

Continuación de “Todo lo que crees saber sobre adicción está mal”, reportaje en español a Johann Hari, libro “Tras el grito”.

PorValentina Escurra

CI y actuales fundamentos sobre el desarrollo de la Inteligencia

Este artículo son partes de un libro que aún no he publicado. Comparto más datos científicos sobre los fraudes científicos que desarrollaron el Coeficiente Intelectual. Y los fundamentos actuales de cómo se desarrolla la inteligencia de una especie inteligente: la humana.

Cuando invaden África, Oceanía y América en nombre de su objetividad, afirman que los grupos humanos que encuentran son salvajes, que no tienen cultura. A su vez se llaman a sí mismos civilizados, sinónimo de humanos con cultura, término contrapuesto al de salvajes, sinónimo de humanos sin cultura, y equiparados con animales salvajes. Estos son los Hombres Civilizados que matan, esclavizan y torturan a esta gente “salvaje”. Consideran a las tribus como parte de la naturaleza, por lo tanto en un lugar inferior respecto a lo que ellos llaman cultura. Lo mismo sucede con el menosprecio hacia la mujer, por ser percibida como un ser más ligado a la naturaleza, a causa de su biología reproductiva. La mujer era un ser natural y el hombre un ser cultural, la mujer estaba recluida al hogar y el hombre a lo público. Los conocimientos del hombre eran ciencia, los de las mujeres brujería.

Así la ciencia y luego la tecnociencia se declararon como las únicas capaces de ser objetivas, de ver la realidad sin interferencias. Pero esta supuesta objetividad estaba sustentada por un poder económico, que instrumentalizaba la ciencia para lograr sus fines. Estos paradigmas sirvieron de soporte para la ideología dominante. Teníamos que creer que la élite no intervenía dirigiendo la ciencia, y que el científico no intervenía con sus emociones al realizar estudios. Es muy perjudicial y no es sano suponer que no intervenimos cuando sí lo hacemos.

Por ejemplo los esclavos africanos eran considerados vagos, que “no querían trabajar” si no fuera por la disciplina que el hombre blanco les imponía no servirían para nada. Criterios que se apoyaban solo en la conducta presente, omitían la drástica intervención que hicieron en sus vidas, dejaron de lado las circunstancias emocionales, históricas y culturales. Habían sido arrancados de sus aldeas, de su tierra, de su familia, castigados a látigo, sin siquiera derecho a la queja ¿Se puede juzgar la conducta, sacada del contexto histórico cultural? ¿Es lo mismo trabajar para ti, que trabajar para quien ha destruido tu vida, tu familia y tu cultura? Trabajo, por cierto, no a cambio de una paga digna, sino a cambio de maltrato. ¿Se puede llamar a esto trabajo? ¿Es lo mismo no querer trabajar, que negarse a ser explotado, humillado, esclavizado?

Hemos dicho que esta corriente de pensamiento sostenía que para ser objetivo con algo, había que eliminar cualquier intervención. Por ejemplo para estudiar a una persona, no se tenía en cuenta ni su historia, ni su cultura, se la arrancaba de su contexto de influencias y a esto lo consideraban suficiente para lograr un criterio objetivo.

Por ejemplo en USA los eugenistas en 1911, tomaron un test de inteligencia diseñado por Binet después de su muerte, y lo manipularon. Según el creador del test, Binet, la inteligencia era algo demasiado complejo como para representarlo en un solo dato numérico. Por eso Binet remarcó que el test servía para apoyar a niños que por sus situaciones culturales, sociales y económicas, que no tenían acceso a la información que sí tenían otros niños acomodados de su edad, y que por ese motivo no se desempeñaban igual en determinadas áreas formativas. El test fue diseñado para detectar ese tipo de problemáticas sociales.

Luego los eugenistas sacándolo de contexto, lo utilizaron para examinar a la población con preguntas basadas en la cultura norteamericana. Los inmigrantes con mayores diferencias culturales resultaron los “menos inteligentes”, ya que no tenían claros los conceptos culturales norteamericanos. Pero esos resultados, fueron utilizados e interpretados luego por los científicos eugenistas de la época, para proclamar la inteligencia superior de un grupo frente al resto. Justificando también las diferencias sociales y apoyando “teóricamente” las desigualdades, imponiendo a estas diferencias como una consecuencia “lógico y natural”. Por ejemplo, la siguiente idea “el que tiene mejor posición económica es por su superioridad genética, y por ese motivo se encuentra socialmente en un sitio por encima de los otros”. Esta afirmación, impone que no existe razón para querer cambiar o mejorar el orden social establecido de superiores e inferiores. El interés por justificar la herencia biológica se debe a la necesidad de mantener los sitios de poder fijos, invariables, se busca el derecho natural de superioridad. Por eso se excluye del análisis, la situación económica particular de cada niño, como causa, solo se toma en cuenta el efecto. Así los errores de conocimiento del niño no son por falta de recursos, sino por la herencia de pertenecer a un grupo de personas incapaces de tener inteligencia, es decir los pobres.

El paleontólogo, geólogo, biólogo, historiador científico y profesor de la Universidad de Harvard Stephen Jay Gould en su libro “La falsa medida del hombre” (1981), nos dice que el origen del CI se desarrolla en la época que se buscaba dar a muchas teorías racistas base científica (principios del XX). Como la de los lombrosos -otro fraude científico- que decía que según la fisionomía de la cara, asimetrías craneales, determinadas formas de mandíbula, orejas, arcos superciliares, etc. se podía saber si una persona era un criminal. El Darwinismo Social justificaba el racismo y las desigualdades sociales de la época victoriana, basándose en un supuesto paralelismo con “la supervivencia del más fuerte”. Gould estudia los diversos intentos realizados a lo largo del tiempo para medir la inteligencia humana: primero a través de los cráneos y del tamaño del cerebro, más tarde por medio de los tests para averiguar el «coeficiente intelectual» y, finalmente, recurriendo a análisis sociológicos como los de La curva de Bell, siempre con la intención de afirmar la naturaleza hereditaria de la capacidad intelectual y, por lo tanto, la inutilidad de cualquier esfuerzo cultural y educativo. Gould denuncia la falsedad científica de estos planteamientos, que condujeron en el siglo XX a la matanza de millones de seres humanos, y que pretenden hoy perpetuar la pobreza y las injusticias sociales, explicándolas como una consecuencia inevitable de la inferioridad innata de determinados seres humanos.

Otros libros son The bell curve (1994), de Richard Herrnstein y Charles Murray, y The global bell curve (2009), del profesor británico Richard Lynn. El demógrafo y sociólogo Julio Pérez Díaz explica: “En estos libros demuestran que en EE.UU. el cociente de inteligencia heredado explica los logros, el estatus y los ingresos. De nuevo hay que leer que los negros son pobres porque son menos inteligentes que los blancos, y lindezas semejantes. Y en el libro de Lynn aplican los datos americanos al ámbito europeo. Ahora son los alemanes los que justifican su mejor situación socioeconómica por su mayor CI comparado, por ejemplo, con los franceses”.

La biología ya hace tiempo que descartó la existencia de razas. La única raza, es la raza humana. Por eso se habla de distintas etnias, y no hay diferencias genéticas que indique mayor inteligencia de una etnia y otra. Lo que si existe, es la violencia psicológica y física, y es la que realmente destruye la inteligencia.

Volviendo al test de inteligencia, quienes manipularon el test creían de antemano, que un grupo humano tenía una inteligencia de nivel superior al resto de la humanidad, y por lo tanto querían demostrarlo. Esa creencia anterior es completamente subjetiva, y se interviene en el “experimento” con esa subjetividad, con la intención de justificar el sometimiento humano.

Para la antropología existen múltiples inteligencias, no solo la lógico-matemática. La expresión corporal libre, el arte, las relaciones sociales también forman parte de la inteligencia humana. Sin embargo hay corrientes conductistas que pregonan el paradigma numérico, insisten en medir inteligencia, y dividir a nuestros niños en criaturas superdotadas, normales e infradotadas.

Por ejemplo Albert Einstein, tenía serios problemas personales para relacionarse con sus hijos y su esposa, fue un padre vacilante, y alternaba el amor y el rechazo con sus dos hijos1. ¿Entonces era superdotado en física e infradotado para relacionarse con sus hijos? ¿Entonces qué era, superdotado o infradotado? Según los valores del poder, era superdotado, si podía relacionarse afectivamente bien con sus hijos o no, eso no importa para nuestra sociedad.

Para los aborígenes Wichi, por ejemplo, sería un infradotado porque no tenía una buena relación afectiva con sus hijos. El valor de sus vidas cotidianas no pasa por las matemáticas, la física, la economía, la competencia, el exitismo, ni las tecnologías armamentísticas. Los Wichi no pondrían su inteligencia al servicio de artefactos genocidas, como la bomba atómica, como muchos físicos famosos si lo hicieron. Entonces ¿quiénes son más inteligentes para la vida de la humanidad?

Se puede utilizar la inteligencia para la vida o para la muerte. Nuestras culturas se basan en preferir, premiar y desarrollar la inteligencia que sirve para acumular poder, y no a la que sería útil para que seamos felices, como el apoyo mutuo y potenciar la capacidad de amor entre las personas. Quizás los científicos con empatía, crearán una tecnología para que los psicópatas que maneja este mundo tengan capacidad de enamorarse.

Investigaciones antropológicas y otras disciplinas científicas, afirman que estas calificaciones de superioridad o inferioridad en la inteligencia son falacias científicas, y que se manipularon los datos durante décadas, para clasificar a las personas de acuerdo a los conceptos que se querían imponer. Las conclusiones son que todos los seres humanos tenemos potencialmente similares capacidades, y se desarrollan según la cultura y el entorno afectivo.

La ciencia epigenética dice que si nuestros antepasados recibieron estrés o buenos estímulos estos se transmiten, pero solo se expresan si el ambiente es propicio para que se desencadenen. Es decir la motivación del ambiente es imprescindible. Einstein recibió estímulo musical de su madre, y entusiasmo por las matemáticas y la física lo recibió de su padre y tío ingeniero, que juntos montaron un taller de proyecto e investigación tecnológica. El pequeño Albert creció motivado por las personas que lo querían, participando de las investigaciones que se realizaban en el taller y todos los aparatos que allí había. Además, su tío incentivó sus inquietudes científicas proporcionándole libros de ciencia. Los hijos de Einstein no recibieron los estímulos de su padre, se criaron lejos de él, uno llegó a ser ingeniero, pero no destacó como él, y el otro fue sucumbido por los problemas afectivos que dañaron su mente.

Otra corriente que nació del paradigma de la ilusión de poseer la verdad absoluta, es el conductismo. La ciencia para estudiar a los seres humanos y ser objetiva, solo se limitaba a la biología y a medir la conducta. No tenía en cuenta ni la historia, ni la cultura, ni el inconsciente, ni la situación económica social y familiar. Lo que importaba era la conducta y lo biológico, el resto se descartaba para poder ser objetivo. Así, si lo único que contaba era la conducta, había que centrarse en cambiar esa conducta, o clasificar y corregir la biología.

De este modo sacaron conclusiones correlacionando conductas a fisiologías del rostro y del cuerpo, porque la únicas razones válidas para justificar las diferencias de comportamiento debían ser biológicas, ya que buscaban leyes y no causas. Si las razones eran biológicas la ciencia corregía los “errores sociales” biologicamente, por ejemplo esterilizando a los que habían clasificado como delincuentes innatos para que no se reprodujeran.

Esta información suena extraña y muchos creen que son casos aislados, sin embargo para situarnos en la gravedad que tuvo y cómo afectó al pensamiento científico, y a nuestras creencias sociales, tenemos el caso de Carolina del Norte (EEUU) que es el único que compensó económicamente a las víctimas. Allí se practicó la esterilización de personas, en su mayoría pobres y negras durante 44 años, hasta 1977, muchas de las víctimas están vivas.Ver libro “Tres generaciones y ningún imbécil”. Los movimientos Eugenistas fueron iniciados por los científicos más respetados de los Estados Unidos, tal como Sir Francis Galton, quien manipuló los datos genéticos de las anomalías de especies vegetales, comparándolas con la genética de los humanos “no aptos” para cumplir su objetivo de integridad racial, y poder justificar la interrupción de la reproducción de los rasgos “defectuosos” de las minorías raciales, a través de la esterilización forzada y de leyes injustas. La mentira organizada impuesta por un grupo de poderosos empresarios y renombrados científicos, acerca de la existencia de una “raza superior” de humanos, marcó el inicio del genocidio racial. A través del cual los eugenistas de California afirmaban que el talento y la pobreza eran rasgos hereditarios, que deberían ser mejorados con la esterilización de las personas consideradas inferiores. La fortuna de los ferrocarriles Harriman pagó a organizaciones para buscar a los inmigrantes judíos, italianos y otros en Nueva York y varias ciudades turísticas para la esterilización forzada. IBM, la Fundación Rockefeller y otros ayudaron a fundar el programa de eugenesia nazi de Alemania y Polonia, incluso financiaron el programa en el que trabajó Josef Mengele antes de ir a Auschwitz. El Presidente de Stanford David Starr Jordan declaró que las cualidades humanas y condiciones tales como el talento y la pobreza se traspasan a través de la sangre, en su epístola racial de 1902 “Sangre de una Nación”. 4

Aún hoy asistimos a aberraciones por parte de científicos, que intentan hacernos creer que han encontrado el gen de la delincuencia o de la inferioridad de algunos humanos. No hay humanos superiores ni inferiores, todos tenemos el mismo origen. Solo culpamos a las víctimas, de ser víctimas de nuestra cruel organización social.

Si nos trasladamos a los orígenes de la especie humana, al seguir la línea genealógica por vía materna de cada persona, en el árbol genealógico de toda la humanidad, la Eva mitocondrial correspondería a un antepasado femenino común, proveniente de África, que produjo una línea completa de hijas mujeres hasta nuestros tiempos. Es el ancestro femenino de toda la población actual. Los humanos modernos surgieron por primera vez en África, y se mezclaron con homínidos más arcaicos dentro y fuera de África.

De las ciencias que se basan en controlar la conducta, surge el autocontrol, control de esfínteres, gestión de las emociones, autoevaluación, autoobservación, aprendizaje autónomo, autodirigir, automonitorearse, autoinstruirse, autoevaluarse, tener voluntad de autoestimularse, autoorganizarse, con el control de todas estas acciones se lograría la autonomía, la autorregulación y la autorrealización. Después de centrarnos tanto en auto-hacernos es muy difícil no tender al autismo. Si el objetivo de la educación es lo “auto” vamos en contra de nuestra naturaleza social de dependencia, porque para amar y ser amados dependemos de que exista la relación con otros, de centrarnos y fomentar la relación entre unos y otros. Si la relación entre persona no es lo primero, no nos alimentamos de lo humano y nos deshumanizamos. La educación debería estar centrada en aprender con los otros, porque poder sentir al otro nos hace humanos. Si nos centramos en que la educación sea autónoma, dirigimos al niño a que se encierre en sí mismo, centrado en su yo, se vuelven narcisistas, egoístas, irritable, intolerable, rabietas. Se lo va incapacitando para sentir al otro, se lo entristece en su soledad emocional.

Dentro de los cuestionamientos a estas posiciones, se advierte el peligro de ¿adónde se dirigen esas metas de control y adaptación? ¿La finalidad es conseguir el control de los hombres para una buena adaptación a un determinado sistema?

La sociedad se desarrolló en el control y en que nos auto-impongamos el control.

Para no dañar nuestra naturaleza afectiva, ni el impulso de tener iniciativas de hacer cosas por nuestros propios medios, de ser creativos, nuestra vida tendría que estar centrada en el desarrollo afectivo. Sin olvidarnos que la base del mismo es la sana relación afectiva, es lo que nos constituye desde que nacemos, dándonos lenguaje, estima, capacidad de amar, etc.

Otra dificultad que afecta a nuestra percepción, es que el método conductista forma parte del inconsciente colectivo, porque es más fácil de aplicar y responsabilizar en gran parte a la víctima, en muchos casos totalmente. Por eso sirve al poder, para perpetuar el sistema de sometimiento humano. Ofrece soluciones rápidas a una problemática basándose en el principio de estimulo-reacción. Pero con el tiempo otros síntomas aparecen, porque los problemas inconscientes no se resuelven, no se cuestiona profundamente la infancia de los adultos. Es decir ¿cuándo y por qué surgieron las heridas? ¿quién las causó y cómo? ¿cuáles son sus consecuencias? ¿cómo afectan a la estructura psíquica actual? Porque el inconsciente es atemporal, las heridas del pasado están en el presente y actúan en el presente.

Nuevamente no se tiene en cuenta la historia particular y social de la persona, solo se busca que encaje y se adapte a un sistema para el cual la naturaleza no lo dotó.

En cuestión de crianza, por más que se adopten conductas de “vanguardia” -como llevar el bebé pegado al cuerpo con un pañuelo-, esto no cambiará la historia psicológica del adulto, quien repetirá tarde o temprano y de manera compulsiva el daño padecido, bajo nuevas o diferentes formas de educación, aplastando los deseos originales de la criatura.

La aplicación de recetas conductistas no producen un cambio real en la relación criatura-adulto. El simple hecho de cumplir un programa no cambiará lo que vivió el adulto.

El daño que recibimos en la infancia permanece a nivel inconsciente y la compulsión a la repetición también, ningún programa podrá modificar lo que sentimos y subyace en nuestra psiquis.

El mero cumplimiento de una serie de reglas que el adulto se imponga, como la crianza con apego por ejemplo -dormir con el niño, lactancia, etc.- no evitará que se dañe al niño. Nuestras carencias no van a desaparecer por fuerza de voluntad.

Se pueden imponer reglas que conducen al control, pero no cambiarán los sentimientos compulsivos del adulto que lo conducen a rechazar los deseos originales de la criatura.

Valoremos la observación de la conducta, siempre y cuando esta no esté aislada de su complejidad, que no vaya en detrimento de ninguno de los factores que componen nuestra vida. Significa que esta observación se realice dentro del estudio de lo psicológico que incluya al inconsciente, al factor social, histórico-cultural, y como perteneciente a la naturaleza y al universo. Pero sin tener como objetivo el control de la conducta, sino conocer más acerca de qué manera el ser humano puede construir su felicidad (libertad, afectividad, respeto a su naturaleza, etc.).

Valentina N. Escurra

Bibliografía:

1Einstein, a biography, del escritor alemán Jurgen Neffe, y Einstein, his life and the universe, del periodista y antiguo directivo de Time Walter Isaacson

2Aclaro que lamentablemente la cultura Wichi, hace años que está siendo destruida. Para más información leer a John Palmer antropólogo inglés.

3 Audiencia de Carolina del Norte explora la historia de la esterilización forzada. http://edition.cnn.com/2011/US/06/22/raleigh.eugenics.hearing/

4 Edwin Black: “Guerra contra los débiles: la eugenesia y la campaña de Estados Unidos para crear una raza superior “, “The Horrifying American Roots of Nazi Eugenics”(Las horripilantes raíces americanas de la eugenesia nazi), “Soluciones Finales: Cómo IBM ayudó a automatizar la máquina de muerte nazi en Polonia”.

¿La inteligencia se hereda de la madre? Artículo científico explicado por Javier Yanes periodista, biólogo y doctor en Bioquímica y Biología Molecular.

PorValentina Escurra

El coeficiente intelectual es un mito creado por los eugenésicos

El coeficiente intelectual es un mito creado por los eugenésicos para demostrar que son humanos superiores.
Todos los seres humanos son inteligentes si reciben lo que necesitan.
Si hay seguridad emocional, el niño se desarrolla con elevada inteligencia, porque todos los seres humanos nacemos inteligentes ¡¡Pertenecemos a una especie que lo es!!

Si las emociones están sanas, la inteligencia se despliega en plenitud.
En los siguientes documentales pueden ver los fraudes científicos que desarrollaron el CI..


Translate »
error: Content is protected !!